1 / 7 Un plato de legumbre ¿y luego?

Hay gente que toma un plato de lentejas o garbanzos y de segundo un bistec. Es un menú muy habitual pero podría resultar un exceso proteico. Las legumbres son alimentos con un alto contenido en proteínas, hidratos de carbono complejos, vitaminas y minerales.

  • Combinadas con cereales (arroz, pasta o cuscús) constituyen un plato único completo y no es necesario seguir con un segundo.

2 / 7 Las dietas que prohíben mezclar alimentos

Los mitos en torno a cómo se deben combinar los alimentos para aprovechar mejor sus nutrientes y para perder peso, en general, carecen de fundamento científico.

  • No existe ninguna evidencia de los beneficios de este tipo de pautas que pretenden separar ciertos alimentos de la misma toma. Además, la mayoría de ellos contiene, en mayor o menor proporción, carbohidratos, grasas y proteínas que son imposibles de separar.

3 / 7 ¿Integral es igual a menos calórico?

Es cierto que contienen más fibra y por eso favorecen el tránsito intestinal y poseen un mayor efecto saciante, con lo que te ayudan a perder peso.

  • Sin embargo, este tipo de alimentos suele contener la misma cantidad de calorías que los refinados. Y esto significa que, si abusas de ellos, igualmente estarás aportando un valor calórico alto.

4 / 7 No dejes de desayunar

Saltarse la primera comida del día es uno de los errores más frecuentes que cometen las personas que se ponen a dieta.

  • Todas las investigaciones han demostrado que realizar cinco comidas al día contribuye a una menor prevalencia de sobrepeso y obesidad.

5 / 7 La fruta es mejor al principio

En realidad es aconsejable a cualquier hora porque, independientemente de cuando se tome, aporta el mismo número de calorías.

  • Lo que sí es cierto es que si la tomas al principio de la comida, al producir un efecto saciante favorece que te sientas llena antes y no comas más alimentos de los necesarios.

6 / 7 El peligro de los “light”

Un alimento que se presenta como “light” no tiene por qué ser muy bajo en calorías, simplemente es un producto cuyo aporte calórico es inferior respecto al que “imita”.

  • Dulces y bollería. Aunque algunos chocolates, mermeladas y productos de bollería se venden como “light”, muchas veces esta denominación se refiere a que tiene una menor cantidad de azúcar pero siguen aportando una elevada cantidad de calorías que igualmente hacen aumentar tu peso.
  • Salsas. Hay quien toma solo una cucharada sopera de mayonesa normal pero cuando dispone de la versión “light” se sirve tres. No obstante, la diferencia energética entre las dos salsas no es tan grande como para doblar su consumo, y mucho menos para triplicarlo.

7 / 7 No engordan tanto como creías

  • Unbocata”. Un panecillo de 40 g y 2 lonchas de jamón york te aportan 190 kcal.
  • Una copa de yogur. Un yogur, 200 g de fruta y 20 g de mermelada sin azúcar son 190 kcal.
  • Patatas asadas. Una pieza pequeña con un poco de ajo y perejil contiene solo 80 kcal.
  • Champiñones. Incluso guisados al vino tinto te aportan solamente 60 kcal por cada 100 g.
  • Plato de pulpo. Comiendo 100 g de pulpo a la gallega sumas a tu dieta solamente 75 kcal.

Actualizado a

algunas consideraciones

Como has visto en la galería que te acabamos de presentar, el éxito de una dieta va mucho más allá de prenscindir de alimentos calóricos y seguir un plan restrictivo de comidas.

Antes de incorporar cualquier cambio en tus hábitos alimentarios te recomendamos consultar con un especialista, quien será la persona idónea para ofrecerte los consejos más ajustados a tus necesidades diarias. De esta forma, tu alimentación será mucho más saludable.

Recuerda completar la dieta con una rutina de ejercicio que podrás ir adaptando a medida que avances en tu plan de adelgazamiento. Beber suficiente agua, cuidar tu motivación y respetar tus horas de descanso.

Tags relacionados

Nutricionista María T. López