la obesidad se multiplica

Actualizado a

Un reciente estudio encabezado por el Instituto del Hospital del Mar de Investigaciones Médicas ha levantado la señal de alarma. La población española no ha hecho más que engordar en las últimas décadas y la tendencia no para de crecer.

Hoy hay más de 24 millones de españoles con sobrepeso, lo que representa más del 70% de los hombres y el 50% de mujeres mayores de 16 años.

Haciendo una extrapolación, a partir de los datos recogidos entre 1987 y el 2014, en que se ve que el número de no ha parado de crecer, los investigadores han deducido que en el 2030, tendrán sobrepeso u obesidad ya el 80% de los hombres y el 55% de las mujeres.

¿POR QUÉ CADA VEZ ENGORDAMOS MÁS?

Según el investigador Álvaro Hernáez, primer firmante del estudio, “el incremento de la ocupación y del poder adquisitivo en estas casi tres décadas que abarca el estudio nos han alejado de los patrones de alimentación y de costumbres más saludables”.

El aumento del trabajo y la riqueza han contribuido al cambio

Puede parecer contradictorio que si trabajamos más y ganamos más se coma peor, pero no lo es. Hay tres factores significativos que favorecen la obesidad:

  • El tipo de trabajo nos ha hecho más sedentarios. Cada vez hay menos trabajos activos del campo y más del sector servicios y oficina.
  • La falta de tiempo para cocinar nos acerca a dietas más rápidas y menos saludables. A la vez que hay menos consumo de alimentos frescos, como fruta y verdura.

Relacionado con este artículo

  • El aumento del poder adquisitivo también ha hecho que se consuma más productos precocinados, que quizá antes no se podían permitir y que también son más grasos.

LA INFLUENCIA DE LA CRISIS EN LA DIETA

El estudio solo coge datos hasta el 2014 por lo que abarca únicamente los primeros años de la crisis. Es un periodo demasiado corto para saber exactamente cómo ha afectado a los hábitos, pero la tendencia a engordar no ha decrecido.

Una explicación es que los malos hábitos alimenticios ya adquiridos no se han perdido. “La gente ha perdido poder adquisitivo y lo que ha hecho es irse a productos precocinados de peor calidad”, explica Hernáez.

La crisis no ha hecho cambiar los malos hábitos ya adquiridos

Tampoco los cambios a nivel laboral han favorecido una mayor actividad. “Al contrario, la gente ahora tiene menos tiempo para comprar, cocinar y hacer ejercicio, porque los trabajos son más precarios y las jornadas más largas. Todo eso hace que nos aleje de un patrón más tradicional y saludable”, añade el investigador.

TODO EL PLANETA ESTÁ ENGORDANDO

El resultado es que hay una clara progresión del exceso de peso en España. Esta tendencia, además, no es exclusiva de nuestro país. Otros estudios similares hechos a nivel mundial del 2016 reflejan que en prácticamente todos los países del mundo hay un aumento de los casos de sobrepeso, y se da tanto en los países ricos como en los que están en desarrollo.

Ese incremento se observa en países en recesión como en crecimiento y en todos los grupos de población y de estatus social.

Relacionado con este artículo

Una explicación es que también se extienden los hábitos de consumo urbanos, alejados de la cocina tradicional y de productos cercanos.

El estudio español lo que ha hecho es confirmar estos datos a nivel nacional. La única diferencia es que aquí las mujeres no siguen la tendencia de un modo tan acusado como los hombres.

EL MAL EJEMPLO AMERICANO

El caso más significativo es el de Estados Unidos, con un tipo de dieta, a la que parece que todos queramos imitar.Aprendemos del mal ejemplo”, destaca Hernáez.

Las cifras se acercan a las de Estados Unidos, aunque allí la obesidad es más exagerada

Nuestras cifras de número de personas con exceso de peso se están equiparando con la de los norteamericanos. Por fortuna el grado de sobrepeso es aquí inferior.

En Estados Unidos la mayoría de los gordos están ya en el grado de obesidad o de obesidad mórbida, que son los ya muy gordos. En España son los menos, la mayoría están en un sobrepeso moderado.

¿cómo se lucha contra la obesidad?

El estudio no plantea ninguna fórmula mágica. Hacer más ejercicio y volver a las dietas tradicionales, especialmente la mediterránea, son la norma ya conocida.

También apuntan a la necesidad de que la administración tome cartas en el asunto:

Relacionado con este artículo

  • Imponga nuevos impuestos a las bebidas azucaradas y los alimentos menos saludables.
  • Se promocione los productos frescos y de proximidad con rebajas fiscales.
  • Promueva hábitos saludables de alimentación y ejercicio en las escuelas.

De no hacerse así, el estudio predice un fuerte aumento del gasto sanitario por culpa de las dolencias relacionadas con el sobrepeso, como son el aumento de cáncer, problemas cardiovasculares, diabetes, etc.

Parece que no nos damos cuenta de hacia dónde vamos”, concluye Hernáez.

Tags relacionados

Por Pablo Cubí