Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

Propuestas y beneficios de la horchata
iStock by Getty Images

La horchata no suele tener término medio: o te apasiona o no te acaba de convencer.

  • Su característico sabor recuerda al de frutos secos como la avellana y la almendra, pero en realidad se elabora con un tubérculo, la chufa, que es típico de la huerta valenciana.

Es precisamente en la Comunidad Valenciana donde más se consume esta bebida y también sus derivados. Porque, aunque en el resto de España lo habitual es tomarla bien fría, solo como bebida, la horchata tiene otras muchas más posibilidades y combinaciones.

Cómo se hace la horchata

La materia prima de la horchata son las chufas secas a las que se les añade agua, se trituran y cuelan hasta obtener esta bebida tan popular en verano.

Cómo prepararla en casa

Aunque puedes comprar horchata natural en numerosos establecimientos, otra opción es elaborarla en casa.

  • Deja 250 g de chufas en remojo de agua (aproximadamente 1 litro) entre 12 y 24 horas dentro de la nevera. Cambia el agua unas 3 o 4 veces.
  • Una vez rehidratadas, escúrrelas bien pero no tires el agua, y tritúralas.

Necesitarás un colador de gasa para aprovechar bien la pulpa de la chufa

  • Agrega la mitad del agua y vuelve a triturar hasta que se forme una pasta densa. Cuélala con un colador de gasa, apretando bien para sacar toda la sustancia.
  • Incorpora el agua restante a los restos de chufa que han quedado por filtrar, añade 100 g de azúcar glas si quieres seguir la receta tradicional (o un poco menos, o incluso nada, si la prefieres menos dulce) y vuelve a triturar y colar.
  • Junta los dos líquidos y ya tienes lista tu horchata casera, que debes conservar en la nevera.

Disfrútala sola... o combinada

La horchata combina muy bien con otras bebidas vegetales, como por ejemplo con la de avena. Otra opción muy popular en la Comunidad Valenciana, ideal para los más golosos, es presentarla con una bola de helado dentro.

  • Dos opciones muy refrescantes son tomar horchata granizada o mezclar la bebida de chufa con zumo de limón.
  • Desde el consejo regulador de esta denominación de origen sugieren, incluso, añadirla a una infusión de flores de hibisco.
  • Otra posibilidad es usarla, en lugar de la leche, como ingrediente para elaborar tus postres.

Propiedades de la horchata

Aunque no es una bebida ligera (aporta unas 70 kcal por cada 100 ml, según un informe llevado a cabo por la OCU), algunos de sus componentes son muy beneficiosos.

  • La horchata es cardiosaludable, concluye un estudio del CSIC. Esta bebida es rica en ácido fosfatídico y en arginina (más la fresca que las versiones industriales), dos compuestos que ayudan a conservar las membranas de las células en mejor estado y favorecen una correcta dilatación de los vasos sanguíneos.
  • También aporta ácido linoleico, un ácido graso poliinsaturado esencial que debemos obtener a través de los alimentos.
  • En ella, además, abundan los minerales: aporta fósforo, magnesio, calcio, hierro, potasio... Su riqueza en potasio y su contenido casi nulo de sodio la hacen, además, muy recomendable si se padece hipertensión.
  • No contiene ni gluten ni lactosa, por los que las personas con alergias o intolerancias a estos compuestos pueden tomarla sin problemas.

En definitiva, aunque no conviene abusar de ella, sobre todo si quieres perder peso, es una bebida que aporta un gran número de nutrientes necesarios y saludables. Tómala de vez en cuando y disfruta de sus característicos sabor y textura sin remordimientos.

  • Lo ideal es que elijas las versiones sin azúcares añadidos, pero si la notas demasiado amarga puedes añadir un poco de horchata azucarada, que le aportará un punto dulce sin llegar a ser empalagoso.