1 / 8 Mejor cóctel que rebozados

Dado que no pueden faltar en las mesas estas navidades, las gambas o los langostinos, mejor cocidos que rebozados. De este modo, tienen mucho sabor y muy poca grasa.

  • Puedes acompañarlos con una salsa de aguacate, ligera y cargada de antioxidantes. Perfecta para tu salud intestinal.

2 / 8 Elige bien la pasta

Otro de los canapés que más triunfan en Navidad es el volován relleno. Ahora bien, por muy ligero que sea el relleno, este cesto está hecho de hojaldre, lo cual sumará no pocas calorías.

  • Elige mejor un aperitivo con pasta filo, igual de rico, pero con mucha menos grasa.

3 / 8 El pescado blanco siempre gana

Una de las opciones más saludables en cualquier celebración. Su bajo contenido en grasa no le resta ni un ápice de sabor. Te proponemos abrir el menú con una deliciosa merluza al horno, rape en salsa verde o un lenguado a la naranja.

  • Solo tienes que prestar atención a la guarnición o la salsa que acompañará el pescado. Evita las harinas y las natas y escoge ingredientes ligeros como unas verduritas cocidas o salteadas.

4 / 8 Las carnes rojas, al horno

Uno de los platos estrella en muchos hogares es el cabrito, una carne bastante grasa que además, solemos acompañar de una salsa no menos calórica. Si el plato principal va a ser carne, te proponemos que elijas una más ligera como el costillar. Puedes prepararlo asado para que resulte menos calórico que, por ejemplo, el cabrito rebozado.

  • Si optas por la ternera, ásala sobre una rejilla, irá perdiendo grasa durante la cocción.

5 / 8 Postre de colores y vitaminas

Pocas maneras hay más acertadas que acabar la cena de Nochebuena que con un par de brochetas de frutas. Puedes prepararlas con kiwi, fresa, piña y manzana, por ejemplo. Un festival de colores y sabores, sin grasas y muy refrescante.

  • Lo mejor de todo, es que puedes repetir sin remordimientos.

6 / 8 Unos bombones para la sobremesa

No tienes por qué privarte de acabar la comida con un dulce. Si tú o tus invitados sois unos incondicionales del chocolate, puedes amenizar la charla del café con unos bombones.

  • La única condición es que hayan elaborado con el 70% de cacao y que no toquéis a más de dos por cabeza.

7 / 8 Turrón casero bajo en calorías

Si quieres mantener la tradición y poner un platito de turrón en tu mesa estas navidades, pero también estás decidida a no ganar peso estos días, quizá la mejor opción sea preparar tú misma el turrón, así te asegurarás del tipo y cantidad de azúcar que incluye.

  • Hay muchas recetas de turrón, pero todas tienen en común el empleo de las versiones integrales de las harinas, edulcorantes como la estevia y lácteos desnatados.

8 / 8 Calorías escondidas en la bebida

Muchas veces andamos huyendo de las frituras, las carnes grasas y las tartas, sin darnos cuenta de que las calorías que contiene el vino puede echar por tierra el control calórico de la cena de navidad.

  • Te recordamos que una copa de vino tinto te aporta unas 178 calorías. El rosado, unas 174; y el blanco, alrededor de 185. En cuanto a la variedad, elige mejor un vino seco, porque el afrutado contiene más azúcar.

Disfruta sin culpa

En breve comenzará el maratón de cenas con los amigos, compañeros de trabajo y familiares para celebrar la Navidad. Y con él, los excesos gastronómicos. Y es que nos pasamos prácticamente dos semanas comiendo a todas horas.

Relacionado con este artículo

Este descontrol en cuanto a horarios, por lo general, tampoco va acompañado por una dieta equilibrada y baja en grasas, sino más bien, todo lo contrario, ya que estos días, la mayoría de las cocinas preparan recetas en las que abundan fritos, salsas, carnes rojas, dulces y postres.

  • Con este panorama, mantener nuestro peso ideal se presenta como algo muy parecido a una "misión imposible". Sin embargo, no todo está perdido. Siempre hay alternativas que nos permitirán disfrutar de la gastronomía navideña sin tener que arrepentirnos a cada bocado.
  • En la galería que acabas ver te damos 10 ideas para que estas navidades puedas saborear como todos los años las recetas navideñas más sabrosas, pero esta vez sin tener que ponerte a régimen después de Reyes.

... si vas como invitada

Tanto si vas a casa de tus padres como si te han invitado a la de tus suegros, lo cierto es que no es fácil negarse a comer lo que con tanta dedicación y cariño han preparado en sus respectivas cocinas.

Para salir del paso, te sugerimos los siguientes consejos:

  • Resérvate para los platos principales y modérate en los aperitivos.
  • Una copa de vino antes de comenzar, es suficiente. Recuerda las calorías que "esconde" el alcohol.
  • Come de todo, pero en cantidades pequeñas.
  • Compensa con el resto de las comidas principales con platos ligeros.
  • No ayunes, porque entonces te resultará muy difícil contenerte en la comida familiar.

Tags relacionados