Por Soledad López, periodista especializada en salud

comer verduras divertido ninos

La autoridades sanitarias aconsejan que tanto niños como adultos tomen 2 raciones de verdura al día y, preferiblemente, que una de ellas sea en crudo porque con la cocción se pierden nutrientes.

Pero si ya es difícil que los niños -no todos pero la gran mayoría sí- coman fruta, todavía lo es más que consuman verdura. Y es que, seguramente, las verduras ocupan el primer lugar en el ránking de los alimentos que menos suelen gustar a los niños.

  • De hecho, la llamada neofobia alimentaria (rechazo a probar alimentos) es común entre niños de 3 a 6 años y se da habitualmente con las verduras.

De la mano de la dietista-nutricionista Sonia Ruiz, te damos consejos para que tus hijos toleren mejor las verdurase ideas de preparaciones divertidas, apetitosas y económicas.

Cómo conseguir QUE LOS NIÑOS COMAN VERDURA

Estas estrategias te ayudarán a que tu hijos no rechacen las verduras:

Explícales lo sanas que son

  • Los niños son todo oídos. Si les explicas que las vitaminas y minerales que aportan las verduras son esenciales para que su corazón, sus ojos o su cerebro funcionen bien; para que sus huesos crezcan fuertes y no se rompan; o para que esos soldaditos que son nuestras células defensivas nos protejan de enfermedades como la COVID-19 seguramente harán un esfuerzo por comérselas.

Ponles nombres divertidos

  • Es puro márketing pero en niños menos de 6 años parece ser que funciona. Un estudio de la Universidad de Cornell (EE. UU.) demostró que cambiar el nombre de las verduras y llamarlas, por ejemplo, "visión rayos X" en lugar de zanahorias ayuda a que las consuman con más entusiasmo.
  • Y tiene su lógica porque es una forma de llamar su atención, y los niños reaccionan ante la novedad.

Pídeles que te ayuden cocinar

  • A los niños les encanta experimentar, así que anímales a que te ayuden en la cocina.
  • Por ejemplo, puedes trocear los ingredientes de la ensalada y que luego sea él quién los disponga en la fuente de servir.

Dibuja con verduras

  • La comida entra la comida por la vista y a ellos aún más. Por eso, una estrategia muy divertida consiste en emplear diferentes verduras a trozos o rodajas y decorar el plato hasta reproducir algún animal, árbol, cochecito… Es cuestión de dejar volar la imaginación.

recetas con verduras que gustarán a tus hijos

Estas ideas son perfectas como primer plato a mediodía pero también como cena en sustitución de la típica pizza o nuggets, opciones menos saludables.

Minipizzas de berenjena

  • La base de estas minipizzas son rodajas de berenjena.
  • Añade por encima un poco de tomate frito, queso e incluso unas virutas de bacon o, por qué no, unas pocas rodajitas finas de salchichas. Hornea unos minutos y sirve.

Socorrida tortilla de brócoli

  • El huevo es el camuflaje perfecto de la verdura. Y las mezclas son tantas como tipos de verduras: tortilla de brócoli, espinacas, calabacín o pimientos; revuelto de acelgas o de judías verdes con champiñones...
  • Incluso la verdura más insípida gana sabor (o queda completamente disimulada) con el huevo.
  • Además, es una muy buena forma de aprovechar restos de verduras que tengas en la nevera para que no acaben en la basura.

Flan de verduras de colores

Solo necesitas patata, zanahoria, calabacín, huevo, yogur natural y una pizca de sal. También puedes añadir albahaca para aromatizar el plato si tienes en casa.

  • Lava, pela y corta la zanahoria, el calabacín y la patata. Cuécelas al vapor durante unos 10 minutos y luego añade huevo batido, yogur y albahaca picada. Salpimienta y bate todo junto.
  • Vierte la mezcla en flaneras individuales y hornea a 180º hasta que cuaje. Deja enfriar y desmolda. Es ideal como primer plato con un poco de arroz o como acompañamiento de carnes.

Empanadillas caseras se pisto y atún

El pisto es un recurso fácil, sano y sabroso para realzar platos tanto de carne como de pescado.

  • Pero si a tus hijos no les gusta encontrarse trozos de pimiento o cebolla en el plato, puedes mezclarlo con atún, triturarlo un poco en la batidora (no demasiado para que no quede muy fino) y utilizarlo como relleno de empanadillas caseras.

Las cremas de verduras nunca fallan

Seguramente la que más gusta a los niños es la de calabacín con patata o la clásica vichyssoise (puerro con patata). Para salir un poco de esta rutina:

  • Te proponemos preparar la crema con estos tres básicos (patata, puerro y calabacín) que son garantía de éxito y añadir cualquier otra verdura que tengas en la nevera para sumar vitaminas a la crema: unos ramilletes de brócoli, un puñadito de judías verdes...
  • Agrega también un par de quesitos. El resultado es delicioso y puede tomarse tanto en caliente como en frío.

Calamares de cebolla

Corta una cebolla grande en aros finos.

  • Reboza los aros en harina (para que te resulte más fácil puedes poner la harina en una bolsa de plástico, introducir los aros de cebolla y, con la bolsa bien cerrada, agitar bien).
  • Fríe los aros en aceite bien caliente. Les recordarán a los calamares a la romana y seguro que les encantan.
  • También puedes cortar otras verduras bien finas (calabacín, zanahoria...) y prepararlas de la misma manera.

Salsas... de verduras

Preparar salsas de carne, pasta o cualquier otro plato a base de verduras y triturar luego las verduras es una forma de que se las coman fácilmente.

  • De lo contrario, seguramente se comerán esos deliciosos muslitos de pollo pero apartarán el pimiento o la zanahoria y lo dejarán en el plato.

San Jacobos de berenjena o calabacín rellenos de jamón y queso

Corta dos láminas finas de berenjena o de calabacín.

  • Dispón una loncha de jamón y otra de queso encima de la lámina de verdura y tapa con la otra lámina. Pincha con un palillo para que no se abra.
  • Sumerge en huevo batido y luego reboza con pan rallado. Fríe en aceite de oliva.

cuánta verdura deben comer los niños

Cómo decíamos al principio, los niños deben tomar dos raciones de verdura al día.

  • Para que te hagas una idea fácil, una ración sería el equivalente a lo que cabe en las dos manos juntas en forma de cuenco, ya sean crudas o cocidas.

Tags relacionados