Por Sara Mansa, dietista y nutricionista

leche coco

A pesar de que hace unos años lo veíamos el coco como un producto exótico, hoy en día podemos encontrarla en cualquier supermercado cercano junto con otro producto que procede del mismo fruto: el agua de coco.

La leche de coco, o bebida de coco para los más “puristas”, se elabora mezclando su agua y su pulpa triturada, que posteriormente se hierve y se filtra.

los BENEFICIOS de la leche de coco

Cremosa, es rica en grasas, aunque hay que tener en cuenta que más del 65 % son ácidos grasos de cadena media (MCT) que se convierten inmediatamente en energía en el hígado en lugar de ser almacenados como grasa.

  • Su grasa, además, tiene efectos antiinflamatorios, eleva el colesterol bueno y mejora la sensibilidad a la insulina (disminuyendo así el riesgo a sufrir diabetes tipo 2).
  • También es rica en minerales como magnesio, fósforo y calcio.

La leche de coco se suele vender el brik o lata y puede durar meses si se conserva en un entorno fresco y seco. Eso sí, una vez abierta, guárdala en el frigorífico durante un máximo de 4 días.

Si con toda esta información todavía no te hemos convencido para que la pruebes, presta atención a todo lo que puedes preparar con este tesoro alimenticio. Cuando termines, no te podrás resistir a probar alguna de estas ocho recetas.

1. Crema de leche de coco y frutos rojos

Hazte con moras, fresas o arándanos frescos o congelados. Una lata de 400 ml de leche de coco y 100 g de frutos rojos será más que suficiente para cuatro personas. Es un postre riquísimo y saludable con textura mousse.

  • Tritura la leche de coco con los frutos rojos.
  • Llévalos a ebullición en una olla y espera que se evapore parte del agua de la leche de coco.
  • Después, deja enfriar, reparte en vasos de vidrio y ponlo en el congelador.

2. “Cocolate” caliente

Es la versión vegetal y cremosa del goloso y tentador chocolate a la taza. Una propuesta ideal para las tardes de otoño.

  • Mezcla en un cazo el contenido de una lata de leche de coco, dos cucharadas de cacao en polvo, un poco de azúcar de caña integral (o estevia) y una pizca de sal.
  • Lleva a ebullición y obtendrás un chocolate caliente más saludable para cuatro personas.

3. Arroz o fideos al curry

Es un plato único delicioso y supernutritivo que no te costará nada hacer

  • Sofríe una cebolla grande y añade las hortalizas que más te gusten (pimiento, zanahoria...).
  • Incorpora la parte proteica del plato: tiras de pollo, carne picada, tofu, gambas...
  • Añade la leche de coco y un poco de curry, mezcla bien y deja que se termine de cocer.

4. Espaguetis con salsa verde de coco y espinacas

Las espinacas tienen una gran cantidad de ácido fólico y esta receta seguro que consigue que las disfruten hasta los más reticentes a probarlas. Para cuatro personas:

  • Pon a hervir los espaguetis en abundante agua hirviendo.
  • En una sartén, dora cuatro dientes de ajo picados.
  • Añade una lata de leche de coco, jengibre en polvo, pimienta negra, cayena (si te gusta el picante) y el zumo de medio limón.
  • Tritura esta mezcla con 60 g de espinacas crudas o cocidas, depende de lo que más te guste.
  • Escurre la pasta cuando esté lista, ponla en un bol grande, mezcla con la salsa... ¡y a la mesa!

5. Sopa de oriental de leche de coco

Ahora que las sopas apetecen de verdad, prueba esta exótica propuesta.

  • Corta las verduras que te gusten en trozos grandes (por ejemplo, zanahoria, champiñones, calabacín y cebolla morada) y dóralas en la cazuela.
  • Aañade el contenido de una lata de 400 ml de leche de coco y 500 ml de caldo vegetal.
  • Deja hervir hasta que las verduras se ablanden, añade un poquito de sal y un toque de especias potentes como curry, nuez moscada o guindilla.

Si quieres, con el fuego apagado puedes añadir una cucharada rasa de miso, una pasta de soja fermentada que apoya tu salud intestinal y a tu sistema inmunitario.

6. Crema de calabaza

Este plato te reconfortará y, a la vez, llenará de antioxidantes: los carotenoides de la calabaza se transforman en vitamina A, que contribuye al desarrollo de los glóbulos rojos, las defensas y participa en el ciclo visual. Para dos personas:

  • Pon a hervir una rodaja de calabaza de 200 g (sin piel) y una cebolla troceada (si quieres, en lugar de hervirla puedes pasarla por la sartén con un poco de aceite para que sea más sabrosa) y un diente de ajo.
  • Cuando estén listas, tritura con una taza de caldo de verdura, media taza de leche de coco (150 ml), sal, pimienta y una cucharada de aceite de oliva virgen extra.

7. Batido con piña y zanahoria

Conseguirás un tentempié espectacular, porque al valor de la leche de coco le añades piña, rica en vitamina C; zanahoria, que contiene betacarotenos como la calabaza (vitamina A) y cúrcuma, una especia con potencial antiinflamatorio y modulador del sistema inmune.

  • Pela y trocea la zanahoria, y ponla en el vaso de la batidora.
  • Haz lo mismo con la piña. La proporción de ambos vegetales la dejamos a tu elección según el sabor que prefieras.
  • Agrega un trocito de cúrcuma pelado, leche de coco al gusto y tritura.

8. Bol de coco, avena y plátano

Si has cenado poco y varias horas antes de meterte en la cama a dormir puedes prepararte este resopón. Es una combinación de ingredientes fáciles de digerir y que contienen serotonina y triptófano, sustancias que te ayudan a conciliar el sueño.

  • Mezcla en un bol dos cucharadas de leche de coco y agua hasta conseguir una textura más líquida que pueda aceptar el resto de ingredientes.
  • Añade dos cucharadas de avena, medio plátano cortado en rodajas y una cucharadita de miel.
  • Ponlo en el microondas 2 minutos... ¡y listo!

Tags relacionados