Las 10 enfermedades que ayuda a combatir el jengibre

Pocas especias atesoran tantas propiedades medicinales como el jengibre. Incluirlo en tus platos o tomarlo en infusión mejora tu salud.

Actualizado a
JENGIBRE

El jengibre se usa desde hace siglos en la medicina tradicional asiática por sus propiedades saludables. 

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

La historia del jengibre es muy extensa tanto en la cocina como en la medicina tradicional. Existe constancia de que en Asia se ha utilizado con fines medicinales durante más de 2.500 años y como especia para condimentar alimentos durante 4.400 años. Seguramente quien inventó el dicho popular "An apple a day keeps the doctor away" (una manzana al día mantiene al doctor en la lejanía) probablemente no conocía este superalimento, que tiene una lista tan larga de propiedades saludables que muchos expertos recomiendan tomarla a diario.

El jengibre es una planta con flores de la que suele usarse el rizoma (la raíz), tanto fresco como seco, en polvo o como aceite, en distintas preparaciones.

La razón por la cual se considera un superalimento es por su contenido en aceites esenciales y sustancias picantes.

El jengibre contiene un 25% de gingerol, la sustancia que le otorga su sabor picante. El gingerol tiene una acción similar al ácido acetilsalicílico, lo que le confiere un efecto analgésico (calma el dolor), por eso se ha utilizado tradicionalmente para el dolor de regla o las migrañas.

Además, los gingeroles estimulan los jugos gástricos y mejoran la digestión, reducen las gases y alivian las náuseas.

El jengibre también es rico en minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio y el hierro, y aporta antioxidantes.

Enfermedades y síntomas que ayuda a combatir el jengibre

Sus compuestos bioactivos, en especial el gingerol, ayudan a combatir las siguientes afecciones:

  • Náuseas y mareos:  El gingerol actúa sobre el sistema digestivo, reduciendo las náuseas y el malestar.
  • Alivio de la artritis: Tanto el gingerol como el shogaol (se forma cuando el gingerol se cocina o se seca) tienen potentes propiedades antiinflamatorias al inhibir la producción de moléculas proinflamatorias, reduciendo así la inflamación en el cuerpo y ayudando a aliviar el dolor en enfermedades como la artritis.
  • Dolores musculares y articulares: La capacidad del jengibre para bloquear las señales de dolor lo convierten en un analgésico natural efectivo contra dolores musculares y articulares.
  • Indigestión: Estimula la producción de enzimas pancreáticas, facilitando la descomposición de los alimentos y mejorando la absorción de nutrientes, aliviando así la indigestión y reduciendo la sensación de hinchazón.
  • Control del azúcar en sangre: La raíz de esta planta es una aliada para controlar los niveles de azúcar. Un estudio demostró que las personas con diabetes tipo 2 que consumían 1,2 g diarios de jengibre durante 90 días mejoraban los niveles de glucosa. El jengibre mejoraría la sensibilidad a la insulina. También reduciría la cantidad de azúcar que atraviesa la barrera intestinal para pasar a la sangre.
  • Colesterol: La capacidad del jengibre para reducir los niveles de colesterol, así como su efecto vasodilatador, contribuye a mejorar la circulación sanguínea y a mantener un corazón más saludable.
  • Triglicéridos: Algunos estudios sugieren que los compuestos del jengibre pueden influir en la actividad de enzimas relacionadas con el metabolismo de los lípidos. Esto podría ayudar a la eliminación de los triglicéridos en el organismo.
  • Infecciones bacterianas y fúngicas: Compuestos como el gingerol tienen propiedades antimicrobianas que pueden ayudar a combatir infecciones bacterianas y fúngicas, fortaleciendo el sistema inmunológico en la defensa contra patógenos.
  • Dolor menstrual: Su acción antiinflamatoria y analgésica puede ayudar a reducir los dolores menstruales y otros síntomas de la regla.
  • Migrañas: Las migrañas a menudo están asociadas con la inflamación de los vasos sanguíneos en el cerebro. El gingerol tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir esta inflamación.
  • Obesidad: El jengibre ayuda a quemar grasa y a perder peso nuevamente por su gran contenido gingerol. El picante tiene una acción termogénica, lo que significa que aumenta la temperatura corporal y acelera el consumo calórico.
  • Infecciones respiratorias: Sus propiedades antioxidantes fortalecen las defensas naturales del cuerpo, protegiéndolo del ataque de virus.

la receta del té de jengibre

Lo ideal es tomar la raíz de jengibre en crudo para aprovechar mejor sus nutrientes como la vitamina C, aunque también puedes beneficiarte de sus propiedades si preparas una infusión o té.

  • Corta el jengibre a rodajas.
  • Dispón agua en un cazo, añade el jengibre y calienta en el fuego. 
  • Cuando arranque a hervir apaga el fuego y deja reposar unos 8 a 10 minutos, tapado.
  • Cuela y añade un chorrito de zumo de limón.

Para aumentar la propiedades antiinflamatorias del jengibre puedes añadir a la infusión cúrcuma y una pizca de canela.

Jengibre en crudo

Para consumir el jengibre crudo puedes rallar la raíz y mezclarla con aceite de oliva y un poco de vinagre para obtener una vinagreta que puedes utilizar para aderezar tus ensaladas.

También puedes utilizar jengibre en polvo, que puedes preparar triturando la raíz con una licuadora e incluso un molinillo de café. El jengibre debe estar bien seco antes de triturarlo, para ello déjalo expuesto a la luz del sol durante un día entero. Puedes espolvorear el jengibre en polvo en sopas, batidos, carnes, legumbres, verduras, arroces... Otra opción es añadirlo a postres dulces, queso frescos o requesón, compotas o zumos.

¿El jengibre puede tener efectos secundarios?

El consumo de jengibre, además de tener beneficios para la salud, suele considerarse seguro. Sin embargo, en exceso (más de 4 gramos diarios) puede causar efectos secundarios a algunas personas, como acidez estomacal, diarrea o náuseas. 

También puede interaccionar con algunos medicamentos, por ejemplo para la diabetes o la hipertensión, por lo que si tomas medicación conviene siempre consultar al médico.