Más pescado azul y nueces a los 60 para reducir el riesgo de demencia y alzhéimer

Un gran estudio ha demostrado que unos niveles altos de omega 3 en sangre ayudan a prevenir la aparición de demencias y alzhéimer años más tarde.

Actualizado a
OMEGA 3 CEREBRO

El pescado azul y las nueces son ricos en ácidos grasos omega 3.

ISTOCK
Dra. Susan Judas
Dra. Susan Judas

Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

Los beneficios del omega 3 para el corazón son bien conocidos y cada vez hay mayor certeza de que también protege el cerebro. Un estudio coliderado por el Hospital del Mar Research Institute y publicado en Nutrients ha demostrado que tener niveles altos de omega 3 en sangre se asocia con un menor riesgo de demencia y alzhéimer.

No es una investigación más que asocia el consumo de pescado azul o nueces, alimentos muy ricos en estas grasas buenas, con la protección del cerebro. Se trata del estudio sobre este campo más grande realizado hasta ahora porque ha analizado datos de 260.000 personas.

Más omega 3, menos riesgo de demencia

Los autores del estudio han analizado muestras de sangre de personas incluidas en la base de datos Biobank del Reino Unido. Poder trabajar con un número tan alto de participantes ha permitido estudiar a personas más jóvenes que tradicionalmente no participan en investigaciones sobre el alzhéimer o la demencia.

Así, han dividido a los participantes en voluntarios de entre 40 y 50 años, de 50 a 60 y de más de 60 años. "Nos ha servido para estudiar si tener niveles elevados de omega 3 a los 50 años puede ayudar a prevenir la aparición de la demencia muchos años más tarde", explica el Dr. Aleix Sala-Vila, del Grupo de investigación en Riesgo Cardiovascular y Nutrición del Hospital del Mar Research Institute y primer autor del estudio.

Las conclusiones del estudio revelan que tener "niveles elevados de omega 3 se asocian con menos riesgo para todos los grupos de edad, para hombres y mujeres y para las dos enfermedades (demencia y alzhéimer), pero las asociaciones más fuertes se dan en hombres, en personas de más de 60 años, y para las demencias que no son alzhéimer", explica el principal autor del trabajo.

protección para las personas de riesgo

Investigaciones anteriores lideradas por el Dr. Aleix Sala-Vila apuntaban en la misma dirección, como el estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition que reveló que la ingesta de ácidos grasos omega 3 procedentes del pescado azul protege especialmente a personas con riesgo de alzhéimer.

Se analizaron los posibles beneficios del omega 3 en personas portadoras del genotipo que confiere un mayor riesgo de desarrollar alzhéimer: el APOE con dos alelos Ɛ4. El gen APOE lo tenemos todas las personas y se puede presentar como resultado de la combinación de los alelos Ɛ2, Ɛ3 y Ɛ4. En el caso del alzhéimer, los individuos con dos alelos Ɛ4 son los que presentan un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

La investigación concluyó que las personas de este colectivo de riesgo que consumen más ácido docosahexaenoico (DHA, por el nombre en inglés), un tipo de ácido graso omega 3 aportado por el pescado azul, conservan mejor zonas del cerebro específicamente afectadas por el alzhéimer.

Otra investigación publicada en Nutrients y liderada también por Sala-Vila sugería que las personas con un nivel más alto de omega 3 en sangre tienen un 49% menos probabilidades de desarrollar alzhéimer en comparación con aquellas con niveles más bajos.

Pescado azul y también nueces

Los omega 3 son una familia de ácidos grasos que tienen una estructura química peculiar y que están presentes tanto en productos de origen vegetal como animal.

Concretamente el omega 3 del tipo DHA se encuentra en alimentos de origen animal como el pescado azul. También es muy abundante en el cerebro humano, comienza a acumularse a partir del tercer trimestre de gestación y resulta clave para la función cognitiva. El organismo es capaz de fabricar este ácido graso pero no en suficientes cantidades, por lo que resulta necesario aportarlo a través de la dieta. Y la mejor manera de garantizar unos buenos niveles de DHA es comiendo pescado azul, ya que los omega 3 de vegetales como las nueces son de otro tipo.

Los estudios realizados hasta ahora sugerían que es el omega 3 del pescado azul, el DHA, el más beneficioso para el cerebro. De hecho, se ha demostrado que las personas con alzhéimer tienen niveles bajos de DHA en el cerebro.

Sin embargo, este nuevo estudio ha observado que unos niveles altos de omega 3 en sangre se relacionaban con una mayor protección cerebral aunque no fueran DHA.

"Esto refuerza la idea que hay algunos alimentos, que no tienen que ser pescado, como las nueces, que podrían ser beneficiosos para la salud cerebral", apunta el Dr. Sala-Vila.

En cuanto a la frecuencia de consumo, los expertos aconsejan a toda la población comerun puñadito de nueces a diario y dos raciones de pescado azul a la semana (salmón, sardinas, anchoas o atún).