Por Diana Llorens

publicidad bebidas azucaradas fomenta obesidad ninos

Las cifras de obesidad infantil hablan por sí solas: entre 1974 y 2016 el número de niños y adolescentes con obesidad se multiplicó por 11, pasando de 11 millones a 124.

  • España ocupa el cuarto lugar en obesidad infantil entre los países europeos, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Es un tema muy preocupante y seguramente no hay un único culpable sino varios.

Un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) sugiere que el incremento de inversión en publicidad de bebidas y refrescos azucarados podría ser uno de los factores que ha propiciado el aumento de casos de obesidad infantil en las últimas décadas.

La inversión en publicidad se ha multiplicado

Los niños españoles están expuestos a unos 9000 anuncios publicitarios de media al año, muchos de ellos de productos con un bajo valor nutricional.

Así lo indica un estudio liderado por Mireia Montaña, profesora e investigadora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, que investiga la relación entre los valores nutricionales de los refrescos y las bebidas azucaradas y las estrategias publicitarias utilizadas para captar consumidores.

En cinco años, la inversión en publicidad de bebidas y refrescos azucarados ha aumentado en un 66%, pasando de 32 millones de euros en el 2013 a más de 53 millones en el 2018.

La mayor parte de estos millones fue para la publicidad de productos con poco valor nutricional. De la inversión en publicidad de los productos analizados en el estudio:

  • El 0,3% correspondió a productos con un alto valor nutricional.
  • El 62,7% fue para bebidas con un valor nutricional muy bajo.

Efecto de la publicidad en los niños

Según se indica en el estudio, la publicidad de este tipo de productos hace mella entre los niños españoles.

Se estima que un 81% de los niños y niñas españoles consumen refrescos y bebidas azucaradas cada semana”, indica Mireia Montaña.

  • Aproximadamente un 7% de los menores de 9 años los consume a diario.
  • Un 16% casi cada día (entre 4 y 6 días a la semana).
  • Un 56 %, entre 1 y 3 días a la semana.
  • Un 19 % los consume menos de una vez por semana.

La publicidad, sin embargo, no es el único factor que influye en el consumo de refrescos y bebidas azucaradas entre los niños. “Hay diversos aspectos que lo condicionan, pero la publicidad es uno de los importantes”, apunta Montaña.

Estrategias publicitarias

Una de las claves de la publicidad de los productos menos sanos, especialmente cuando va dirigida a los menores, es atribuir a los alimentos propiedades emocionales, apunta el estudio.

  • Cuanto más insano es el producto anunciado, más se asocia a cualidades extrínsecas del producto (ser divertido, aportar felicidad, ser valiente, ser único...)”, indica Montaña.

Mayor regulación de la publicidad

El estudio concluye que para reducir la obesidad infantil en España es necesario un mayor control de la publicidad, especialmente en relación con el lenguaje empleado en los anuncios.

  • Otra estrategia que podría resultar útil, en opinión de la profesora Montaña, consistiría en aplicar un mayor impuesto a las bebidas azucaradas.

Tags relacionados