Por qué comer y cenar muy tarde es malo y engorda

Tener unos horarios de comida y cena muy tardíos desencadena una serie de mecanismos en el cuerpo que hace que tengamos más hambre, quememos menos calorías y almacenemos más grasa. Y todo ello comiendo lo mismo.

Actualizado a
Dra. Susan Judas
Dra. Susan Judas

Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Comer o cenar tarde engorda más
iStock by Getty Images

Comer o cenar tarde marca una diferencia en los niveles de hambre, la forma en que se queman las calorías después de comer y la forma en que se almacena la grasa.

Comer y cenar muy tarde o levantarse a comer de noche se ha relacionado siempre con la obesidad. Pero, ¿por qué comer tarde engorda? Un equipo de investigadores del Brigham and Women's Hospital ha estudiado los efectos de comer tarde en los factores que influyen en peso corporal y han demostrado científicamente que unos horarios de comida tardíos hace que quememos menos calorías, aumenta el hambre y provoca cambios en el tejido adiposo, y todo ello combinado aumenta el riesgo de obesidad. Los resultados del estudio se han publicado en Cell Metabolism.

¿Qué se entiende por comer y cenar tarde?

Los investigadores descubrieron que "comer 4 horas más tarde del horario que se considera normal en nuestro entorno marca una diferencia en nuestros niveles de hambre, la forma en que quemamos calorías después de comer y la forma en que almacenamos la grasa", ha señalado Nina Vujovic, primera autores del estudio. Esto es así aunque comamos lo mismo que una persona que tiene unos horarios regulares e independientemente de cualquier otra variable que pueda influir en el peso como el sueño, el ejercicio o el estrés.

El horario de comida que se consideraría óptimo en este sentido sería que el almuerzo se realice antes de las 14h y la cena antes de las 21h horas. Esto teniendo en cuenta que en España solemos ir mucho más tarde de lo habitual ya que en otros lugares entre las 12h y las 13h y por la tarde entre las 18h y las 19h son las horas habituales de las dos comidas principales del día.

Cómo nos afecta la hora de comer al peso

Para descubrir cómo nos afecta la hora de comer al peso, los investigadores estudiaron a un grupo de pacientes con un índice de masa corporal (IMC) en el rango de sobrepeso u obesidad.

Los pacientes participaron en dos pruebas distintas de laboratorio. En la primera siguieron un horario de comidas tempranas estrictamente programado. En la segunda comieron exactamente las mismas comidas que en la primera prueba, pero unas cuatro horas más tarde al día.

En ambas pruebas, los participantes informaron regularmente de sus niveles de hambre y apetito, se les hicieron análisis de sangre a lo largo del día y se les midió la temperatura corporal y el gasto de energía. Para medir cómo la hora de comer afectó a la forma en que el cuerpo almacena grasa, los investigadores recolectaron biopsias de tejido adiposo.

Al analizar los resultados, los investigadores concluyeron que cuando comemos muy tarde se desencadenan una serie de mecanismos fisiológicos y moleculares que aumentan el riesgo de obesidad.

  • Comer más tarde tiene efectos profundos sobre el hambre y las hormonas reguladoras del apetito, la leptina y la grelina, que influyen en nuestro impulso por comer. Los niveles de la hormona leptina, que indica saciedad, se reducen cuando se come tarde.
  • Cuando se come muy tarde, también se queman calorías a un ritmo más lento.
  • Aumenta la expresión de los genes que favorecen el crecimiento del tejido adiposo.

¿Comer temprano ayuda a adelgazar?

Del estudio se deduce que tener unos horarios de comida tempranos (el almuerzo entre las 12 y la 13:00 horas y la cena entre las 19:00 y las 20:00 horas) aumenta los niveles de leptina, la hormona de la saciedad, lo que ayuda a reducir la ingesta calórica.

También acelera la quema de calorías porque el metabolismo está más activo y se acumula menos grasa. Por tanto, comer temprano debería formar parte de nuestra lista de hábitos saludables, aunque no bastaría para adelgazar si no la acompañamos de una dieta de pérdida de peso supervisada por un profesional y ejercicio.