¿Por qué el vino tinto da dolor de cabeza? La ciencia tiene la respuesta

Algunas personas sufren dolores de cabeza cada vez que beben vino tinto, aunque sea poca cantidad. Investigadores han descubierto que el culpable es la quercetina, un flavanol del vino tinto.

Actualizado a
VINO TINTO

Un flavanol del vino tinto es el responsable del dolor de cabeza que provoca en algunas personas.

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

El vino tinto no sienta bien a todo el mundo. Para algunas personas, incluso pequeñas cantidades de esta bebida pueden provocar dolor de cabeza. Por lo general, el dolor de cabeza por vino tinto puede ocurrir entre 30 minutos y 3 horas después de beber tan solo un vaso pequeño de vino. Científicos de la Universidad de California han realizado un estudio para averiguar por qué el vino tinto puede provocar cefalea en algunas personas mientras que otras bebidas alcohólicas no les provocan este efecto. Y han descubierto que un componente natural en el vino tinto, llamado quercetina, podría ser el culpable. Este flavanol, también presente en frutas y verduras, incluidas las uvas, actúa como un antioxidante saludable. Sin embargo, cuando se combina con el alcohol, en especial en el vino tinto, puede interferir con el metabolismo adecuado del alcohol, provocando dolores de cabeza.

El culpable es la quercetina

Andrew Waterhouse, químico especializado en vinos y autor del estudio, explica que cuando la quercetina se metaboliza con alcohol, se convierte en una forma diferente llamada glucurónido de quercetina, bloqueando el metabolismo del alcohol. Esto puede llevar a la acumulación de una toxina llamada acetaldehído, conocida por causar enrojecimiento facial, dolor de cabeza y náuseas.

El estudio también revela que la cantidad de quercetina en el vino tinto puede variar significativamente. Por ejemplo, las uvas cultivadas bajo la luz solar directa, como en el Valle de Napa, tienden a tener niveles mucho más altos de quercetina. Además, el proceso de elaboración del vino, incluido el contacto con la piel durante la fermentación y los métodos de envejecimiento, también influye en los niveles de este flavanol.

Los problemas del aceltaldehído

El acetaldehído es una sustancia que se forma en nuestro cuerpo cuando bebemos alcohol. Viene a ser un subproducto del proceso de descomposición del alcohol. Cuando bebemos, nuestro cuerpo trata de eliminar el alcohol y en ese proceso produce acetaldehído.
El acetaldehído puede tener varios efectos en el cuerpo y se ha asociado con síntomas desagradables como:

  • Resaca: El acetaldehído es el responsable de la resaca que ocurre después de consumir alcohol en exceso. La resaca provoca síntomas como dolor de cabeza, fatiga, náuseas, vómitos, sed intensa y sensibilidad a la luz y al sonido.
  • Enrojecimiento facial (ruborización): Algunas personas experimentan enrojecimiento facial después de beber alcohol debido a la acumulación de acetaldehído.
  • Náuseas y vómitos: El acetaldehído puede irritar el estómago y provocar náuseas y vómitos.

"El acetaldehído es una toxina, una sustancia irritante e inflamatoria bien conocida", afirma Apramita Devi, autora principal del estudio.

De hecho, el medicamento disulfiram recetado a los alcohólicos para evitar que beban causa estos mismos síntomas porque el fármaco provoca que la toxina se acumule en el cuerpo, cuando normalmente una enzima del cuerpo la descompondría.

Las personas que tienen deficiencia de esta enzima también tienen problemas para eliminar el acetaldehído.

"Creemos que cuando las personas susceptibles consumen vino, incluso con cantidades modestas de quercetina, desarrollan dolores de cabeza, particularmente si tienen una migraña preexistente u otra afección que provoque dolor de cabeza", señalan los autores del estudio.