Receta fácil de polvorones con canela y anís: tan deliciosos que no los volverás a comprar

Este dulce típico de Navidad puede prepararse fácilmente en casa si sigues la receta que te proporcionamos. Quedan tan buenos que no los volverás a comprar.

Actualizado a
POLVORONES

Los polvorones son originarios de Estepa, Sevilla.

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

Los polvorones son uno de los dulces más típicos en Navidad. Con su textura quebradiza y un sabor inconfundible, estos pequeños bocados son una auténtica delicia que recuerda a los dulces de antaño. Su elaboración es todo un arte culinario. La receta básica incluye ingredientes como harina de trigo, azúcar, almendra molida y manteca de cerdo. La mezcla se amasa hasta obtener una masa homogénea, que luego se corta en formas redondas o rectangulares. Después, los polvorones se hornean hasta que adquieren ese característico tono dorado.

La almendra molida aporta un toque de exquisitez, mientras que la manteca de cerdo es clave para lograr esa consistencia que se deshace en la boca.

No puede negarse que es un alimento calórico. El polvorón clásico de almendra hecho con manteca de cerdo tiene 560 calorías por cada 100 gramos de polvorón, pero teniendo en cuenta que cada unidad pesa entre 30 y 35 gramos, un polvorón aporta unas 190 calorías, aunque dependerá de los ingredientes.

Origen de los polvorones

Los polvorones son originarios de Estepa, un pueblo de la provincia de Sevilla donde en el siglo XVI se utilizaba habitualmente la manteca de cerdo en la repostería local. La historia nos lleva al Convento de Santa Clara de Estepa, hogar de las monjas clarisas que, además de dedicarse a la oración, se aventuraron en la creación de dulces.

En aquellos tiempos, los hogares de Estepa utilizaban manteca de cerdo, harina, almendra y azúcar para hacer tortas de manteca. Sin embargo, las monjas clarisas decidieron darle un giro a estos ingredientes, creando así los primeros polvorones, hoy conocidos como un clásico navideño. Este convento se convirtió en el epicentro de la producción de polvorones, marcando el inicio de una tradición dulce que perdura hasta nuestros días.

Es importante destacar que, a pesar de la similitud, existen diferencias entre polvorones y mantecados. Los polvorones llevan almendra en diferentes proporciones y tienen más harina, lo que les confiere una consistencia diferente.

receta de polvorones de canela y anís

Ingredientes (20-30 unidades):

• 220 g de harina • 75 g de almendra molida • 120 g de manteca de cerdo • 75 g de azúcar • ½ copa de licor de anís • 1 cda. de canela • 1 cda. de semillas de sésamo

Preparación:

1. Forra dos fuentes con papel sulfurizado. Extiende 200 g de harina en una y hornea 2 minutos a 180°C. Dispón la almendra en la otra e introdúcela también en el horno. Prosigue la cocción 10 minutos más, hasta que ambas se doren ligeramente.

2. Coloca la manteca en un cuenco y remuévela hasta que esté cremosa. Añade el azúcar, la canela y el anís, y mezcla.

3. Agrega la harina y la almendra, sin dejar de remover, hasta integrarlas. Amasa 2 minutos con las manos; se debe obtener una pasta homogénea.

4. Extiende la masa sobre la mesa enharinada y córtala con un cortapastas. Espolvoréala con el sésamo y presiona para que se adhiera bien. Coloca los polvorones en la placa forrada con papel sulfurizado y hornea de 25 a 30 minutos a 180°. Deja enfriar.