Cómo preparar ramen en cuatro pasos sencillos, el plato único japonés más antiinflamatorio

El ramen es una joya de la gastronomía japonesa tan completa y equilibrada en nutrientes que te soluciona una comida. Una propuesta reconfortante y antiinflamatoria perfecta para disfrutar en los días de otoño.

Actualizado a
RAMEN

El ramen es mucho más que un plato de fideos.

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

La gastronomía japonesa es mucho más que sushi. Uno de sus platos más emblemáticos que ha conquistado paladares alrededor del mundo es el ramen, algo más que una simple receta de sopa de fideos. Sumergirse en los secretos de este plato es adentrarse en la rica tradición culinaria japonesa.

El ramen tiene sus raíces en China, donde los fideos fueron introducidos por primera vez en el siglo IV. Sin embargo, la versión moderna y característica del ramen que conocemos hoy en día se desarrolló en Japón a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. La migración de chinos a Japón trajo consigo la receta de los fideos, pero fue en la década de 1950 cuando el ramen ganó popularidad masiva en Japón con la apertura de los "yatai" o puestos callejeros de ramen. Desde entonces, el ramen ha evolucionado, convirtiéndose en un símbolo culinario de la nación nipona.

Una sinfonía de sabores y texturas

La base del ramen es su caldo, que puede ser de diferentes tipos: shoyu (soja), miso (pasta de soja fermentada), shio (sal) o tonkotsu (caldo de huesos). Cada caldo aporta una dimensión única al plato. Los fideos, elaborados con harina de trigo y kansui (agua alcalina), son otra parte esencial, y su textura puede variar desde fina y delicada hasta gruesa y firme.

Acompañando a estos ingredientes básicos, el ramen suele incluir ingredientes como carne (pollo, cerdo, ternera), brotes de bambú, algas nori, huevo cocido a baja temperatura o cebolleta. La combinación de estos ingredientes crea una plato equilibrado y reconfortante.

Beneficios para la Salud

Aunque el ramen es conocido por ser un manjar reconfortante y lleno de sabor, también aporta beneficios para la salud. Los fideos proporcionan carbohidratos, una fuente de energía vital. Además, los ingredientes frescos y el caldo a base de huesos aportan nutrientes esenciales como proteínas, colágeno y minerales.

Es importante recordar que, como cualquier alimento, el ramen debe consumirse con moderación, ya que algunos recetas pueden contener cantidades significativas desodio y grasas. Optar por versiones caseras con ingredientes frescos permite un mayor control sobre los nutrientes para que el plato sea más ligero.

receta de ramen en cuatro pasos

Preparar ramen en casa puede parecer complicado, pero con paciencia y dedicación, cualquiera puede convertirse en un maestro. Aquí tienes una receta básica:

  • 150 gramos de fideos noodles
  • 2 Huevos
  • Cebolletas para usar la parte verde
  • 1 alga nori
  • 1 litro de caldo de huesos de pollo, ternera o cerdo
  • 6 setas shiitake
  • 200 gramos de carne de pollo, ternera o cerdo
  • 4 dientes de ajo
  • 80 mililitros de salsa de soja
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 trozo de jengibre
  • 30 gramos de mantequilla
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1 cucharadita de sal

Ingredientes:

  • Prepara la carne. Mezcla una cucharada de salsa de soja con una cucharadita de azúcar. Empapa la carne de pollo, ternera o cerdo con esta mezcla. Calienta una sartén con el aceite y sella el pollo a fuego fuerte un minuto por cada lado. Ponlo en una fuente de horno y hornea 15-20 minutos a 180º con el horno precalentado.
  • Cuece los fideos y los huevos. Mientras se hace la carne, cuece los huevos 6 minutos para que no queden hechos del todo y ponlos en un bol con agua muy fría. Hierve los fideos en agua con un poco de sal siguiendo las indicaciones de tiempo del fabricante, escurre y reserva.
  • Prepara las setas. En otra cazuela vierte el caldo y agrega las setas enteras, los ajos pelados o machacados, el jengibre laminado, la otra cucharadita de azúcar, la mantequilla y la salsa de soja. Cocina a fuego bajo 20 minutos. Pasado el tiempo de cocción, apaga el fuego, desecha los ajos y el jengibre del caldo, retira las setas y resérvalas.
  • Emplata para servir. Pela los huevos y pártelos por la mitad, lamina la carne y pica la cebolleta. Para preparar el plato, pon caldo en un plato hondo con fideos para una persona, añade trozos de carne y de setas, cebolleta y un huevo partido en dos. Decora con alga nori.