Diana Llorens

Periodista

Buffet libre
iStock by Getty Images

La obesidad se ha convertido en un gran problema de salud pública en las últimas décadas. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde 1975 se ha casi triplicado la incidencia en todo el mundo, llegando a afectar a más de 650 millones de personas en todo el mundo.

Seguir buenos hábitos alimentarios y realizar ejercicio físico de forma regular son las mejores estrategias para combatirla. Pero ¿cómo podemos saber si tenemos predisposición a aumentar de peso?

De acuerdo con un reciente estudio de la Universidad de Kansas publicado en la revista Appetite, el tipo de comida que elegimos (más allá de la cantidad) para llenar nuestros platos en un bufet libre puede indicar nuestro riesgo de tener sobrepeso u obesidad en un futuro.

Tipos de alimentos analizados

Para su estudio, los investigadores se centraron en los alimentos denominados “hiperpalatables” (es decir, aquellos con una gran intensidad de sabor que los convierte en prácticamente adictivos).

"Los alimentos hiperpalatables tienen combinaciones de ingredientes que pueden mejorar la palatabilidad de un alimento y hacer que las propiedades gratificantes de la comida sean artificialmente fuertes", asegura la psicóloga Tera Fazzino, autora principal del estudio.

Algunos ejemplos comunes serían los chocolates, los hot dogs, los pretzels o los brownies, alimentos que pueden ser difíciles de dejar de comer”, indica.

Dividieron los alimentos hiperpalatables en dos subgrupos:

  • Por un lado, alimentos ricos en carbohidratos y sodio.
  • Por otro, alimentos ricos en grasas y sodio.

Estos alimentos hiperpalatables se compararon con otros ultraprocesados y de alta densidad energética.

Cómo se realizó el estudio

El estudio se hizo en adultos jóvenes sin obesidad a los que se pidió que realizaran una comida en un bufet libre en la que podían elegir lo que quisieran.

Se midió su composición corporal antes de la comida y un año después.

De esta forma, se pudo determinar la asociación entre las proporciones de los alimentos del bufet elegidos (hiperpalatables, ultraprocesados o con alta densidad energética​​) y el cambio de peso y el porcentaje de grasa corporal un año después.

¿Qué tipo de alimentos aumentan el riesgo de obesidad?

Aquellas personas que consumieron una mayor proporción de alimentos hiperpalatables con carbohidratos y sodio en el bufet tenían un aumento de peso y un porcentaje de grasa corporal significativamente mayores un año después.

Los alimentos hiperpalatables con carbohidratos y sodio se vinculan con un aumento de peso

Pero ¿qué son los alimentos hiperpalatables con carbohidratos y sodio? “Dos ejemplos clásicos serían los pretzels o las palomitas de maíz”, explica Fazzino.

  • Las personas que en el bufet consumieron altas proporciones de alimentos hiperpalatables con grasa y sodio, alimentos densos de alta energía y ultraprocesados, por el contrario, no tuvieron cambios corporales significativos.

Alimentación hedónica

Los investigadores sugieren que elegir alimentos hiperpalatables con carbohidratos y sodio puede indicar una tendencia hacia la “alimentación hedónica”, es decir, una alimentación que se centra más en las características gratificantes del alimento que en satisfacer estrictamente el hambre fisiológica.

  • Este tipo de alimentación puede aumentar el riesgo de ganar peso y grasa corporal en la edad adulta temprana.

"La conclusión es que las personas que tendían a consumir más alimentos con carbohidratos y sodio, cuando estaban disponibles gratuitamente, tenían un mayor riesgo de aumento de peso y grasa corporal", señala Fazzino.

Exposición de los bebés a alimentos hiperpalatables

Los alimentos hiperpalatables, de acuerdo con Fazzino, pueden activar el circuito neuronal de recompensa cerebral de manera similar a algunas drogas.

Es por ello que en un estudio anterior analizó la exposición de los bebés a este tipo de alimentos cuando empiezan a tomar alimentos sólidos.

  • Encontró que el 90% de los bebés incluidos en el estudio fueron alimentados con alimentos hiperpalatables, principalmente porque se alimentaban con alimentos para adultos con regularidad.
  • Pero no solo eso, también descubrió que el 12% de los alimentos comercializados como "alimentos para bebés" eran hiperpalatables.

Si los bebés consumen alimentos que son altamente gratificantes artificialmente al principio de la infancia, esto podría indicar fisiológicamente a su sistema (y a su cerebro), que ‘así es como se supone que deben saber los alimentos y así de gratificante se supone que debe ser comer”, advierte Fazzino.

Acostumbrarse a este sabor y a esta recompensa tan intensas a una edad tan temprana les hará querer consumir más ese tipo de alimentos a medida que crezcan.

En última instancia, la preocupación es que tal vez este sea un factor que predispone de forma temprana del riesgo de obesidad". Atrasar el momento de exposición a los alimentos hiperpalatables en los bebés y los niños puede ser una buena estrategia para reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad en la edad adulta.