Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Por qué una dieta rica en carbohidratos de mala calidad acorta la vida
iStock by Getty Images

No importa tener o no factores de riesgo cardiovascular. Seguir una dieta rica en carbohidratos de mala calidad aumenta el riesgo de infartos, ictus y muerte.

Y tampoco importa que vivas en un país mediterráneo, asiático o en Estados Unidos. O que tu nivel de ingresos sea alto o bajo.

Si te alimentas a base de hidratos de carbono de mala calidad, es decir, si sigues una dieta de alto índice glucémico, el riesgo para la salud es el mismo.

Así lo ha demostrado un gran estudio realizado en personas que viven en los cinco continentes.

dieta rica en hidratos malos, un problema mundial

El estudio, que se acaba de publicar en New England Journal of Medicine, es el más grande que se ha realizado hasta ahora sobre el tema, con una gran diversidad tanto geográfica como dietética de los participantes.

Los trabajos anteriores se habían centrado principalmente en países occidentales de altos ingresos.

En este caso, se siguió durante casi 10 años a un total de 137. 851 personas de 35 a 70 años de los cinco continentes. "He estado estudiando el impacto de las dietas de alto índice glucémico durante muchas décadas, y este estudio ratifica que el consumo de grandes cantidades de carbohidratos de mala calidad es un problema en todo el mundo", ha asegurado David Jenkins, profesor de la Facultad de Medicina Temerty de la Universidad de Toronto.

hidratos con alto índice glucémico

Una dieta rica en hidratos de carbono de mala calidad es, básicamente, una dieta de alto índice glucémico.

El concepto de índice glucémico se refiere a la capacidad que tienen los hidratos de carbono para provocar subidas de glucemia en sangre.

Se mide con una escala que va del 0 al 110:

  • Se considera bajo el tramo que va de 0 a 55.
  • Medio de 56 a 69.
  • Y alto de 70 a 110.

Los hidratos de carbono con alto índice glucémico, que son los hidratos de carbono simples, provocan picos de glucosa que favorecen el desarrollo de diabetes y otros factores de riesgo cardiovascular.

  1. El pan blanco, el arroz o las patatas tienen un índice glucémico alto.
  2. Además de los cereales refinados, la bollería y los dulces en general, así como los precocinados o los productos ultraprocesados también tienen un índice glucémico alto.

Los cereales integrales, las legumbres y la mayoría de frutas y verduras contienen hidratos con un índice glucémico bajo gracias a la fibra que incluyen, que ralentiza su absorción evitando así los picos de glucemia.

Más riesgo de infarto y de ictus

Para establecer un vínculo entre el consumo de hidratos de mala calidad y el riesgo de muerte, el equipo de investigación utilizó cuestionarios de alimentos para medir la ingesta dietética a largo plazo de los participantes y estimar el índice glucémico y la carga glucémica (la cantidad de carbohidratos en un alimento multiplicado por su índice glucémico) de sus dietas.

  • Durante el período de seguimiento se registraron 8.780 muertes y 8.252 eventos cardiovasculares importantes.

Analizado los resultados de los cuestionarios, los investigadores comprobaron que las personas que consumían una dieta de alto de índice glucémico tenían:

  • Un 50 % más de probabilidades de sufrir un ataque cardiovascular, un derrame cerebral o la muerte si tenían una afección cardíaca preexistente.
  • Un 20 % más de probabilidades de tener un evento cardiovascular aunque no tuvieran una condición preexistente.

También se observó que las personas obesas tenían un riesgo cardiovascular por encima de la media si, además, seguían una dieta rica en carbohidratos de mala calidad.

Por qué los carbohidratos simples perjudican

La lista de consecuencias es larga pero la primera y más obvia es la que apuntábamos anteriormente:

  • Los hidratos de carbono con un alto índice glucémico favorecen la diabetes tipo 2, y esta es un importante factor de riesgo cardiovascular.

Pero ya no es solo lo que comes, sino lo que dejas de comer:

  • Las personas que siguen dietas ricas en hidratos de carbono simples toman muy poca fibra.
  • También comen pocos vegetales, fuente de antioxidantes.

Y una alimentación baja en estos nutrientes favorece los procesos inflamatorios en el organismo como la arteriosclerosis (formación de placas de ateroma), la hipertensión y también el cáncer.

"Los datos actuales, junto con otros estudios, confirman que el consumo de carbohidratos de mala calidad probablemente sea más adverso que el consumo de la mayoría de las grasas en la dieta", concluye Salim Yusuf, también autor del estudio.