Sopa de cebolla o caldo de pollo: ¿qué va mejor para la gripe y el resfriado? 

Tanto el caldo de pollo como la sopa de cebolla son preparaciones con propiedades muy saludables. Te descubrimos los beneficios de cada una y cuál es más efectiva para superar la gripe o el resfriado.

Actualizado a
sopa de cebolla

La sopa de cebolla es una de las recetas más antiguas que existen.

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

Probablemente hayas escuchado con frecuencia que el tradicional caldo de pollo es un remedio infalible para combatir resfriados, gripes y recuperarte de diversas dolencias. Esta antigua receta va más allá de ser simplemente una recomendación de la abuela, ya que estudios respaldan sus beneficios para la salud. Investigaciones han demostrado que el caldo de pollo estimula el apetito, facilita la digestión de nutrientes, optimiza su absorción y reduce la inflamación, disminuyendo así la congestión nasal.

En este artículo publicado en Saber Vivir, Colby Teeman, profesora de Dietética y Nutrición en la Universidad de Dayton, exponía las razones científicas que respaldan la eficacia del caldo de pollo para recuperarse de infecciones respiratorias. No obstante, existe otra sopa igualmente popular y casi tan antigua como el caldo de pollo, con numerosas propiedades saludables, que resulta especialmente reconfortante en días fríos. Hablamos de la sopa de cebolla, cuyos orígenes se pierden en la nebulosa del tiempo.

Se atribuye a los romanos la preparación de una versión primitiva de esta sopa, aunque fue en la Edad Media donde alcanzó mayor popularidad en Europa. En la tradición culinaria francesa, la sopa de cebolla es considerada una obra maestra y ha llegado a ser un plato emblemático de la cocina gala, destacando especialmente la famosa "soupe à l'oignon" parisina.

Beneficios para la salud de la sopa de cebolla

Más allá de su sabor delicioso, la sopa de cebolla es conocida por sus beneficios para la salud. Las cebollas, uno de los ingredientes principales de este plato, son ricas en compuestos sulfurosos, antioxidantes y flavonoides, que han demostrado tener propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

 

Además, las cebollas son una excelente fuente de vitamina C, vitamina B6 y manganeso, nutrientes esenciales para el sistema inmunológico y la salud general del cuerpo.

Uno de los beneficios más destacados de la sopa de cebolla es su capacidad para ayudar en la digestión. Las cebollas contienen fibra dietética, que promueve la salud gastrointestinal al facilitar el movimiento regular del intestino. Además, este plato suele incluir caldo, que puede tener propiedades reconfortantes para el sistema digestivo y ayudar en la absorción de nutrientes.

La sopa de cebolla también se ha asociado con la mejora de la salud cardiovascular. Los compuestos antioxidantes presentes en las cebollas pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol y disminuir la presión arterial, contribuyendo así a la prevención de enfermedades cardíacas.

Comparamos la sopa de cebolla con el caldo de pollo

Ambas sopas tienen beneficios únicos y aportan nutrientes esenciales, pero difieren en sus perfiles nutricionales y propiedades saludables. Aquí tienes una comparación entre la sopa de cebolla y la de pollo:

Sopa de Cebolla

Ventajas para la salud

  • Propiedades antioxidantes: La cebolla, uno de los ingredientes principales, aporta antioxidantes como la quercetina, que puede ayudar a combatir el estrés oxidativo y la inflamación.
  • Fibra dietética: La cebolla también contiene fibra dietética, beneficiosa para la salud digestiva al promover la regularidad intestinal.
  • Vitaminas y minerales: La sopa de cebolla proporciona vitaminas como la C y la B6, así como minerales esenciales.

Desventajas

  • Contenido calórico: Algunas recetas de sopa de cebolla pueden incluir ingredientes más energéticos, como queso y pan, lo que puede aumentar el contenido calórico y de grasas.

Sopa de Pollo

Ventajas para la salud

  • Proteínas de alta calidad: El pollo es una excelente fuente de proteínas magras, esenciales para la reparación y construcción de tejidos en el cuerpo.
  • Vitaminas y minerales: La sopa de pollo puede contener nutrientes como zinc, fósforo, hierro y vitaminas del grupo B.
  • Hidratación: El caldo de la sopa de pollo es muy hidratante, siendo especialmente beneficioso durante enfermedades como resfriados y gripes.

Desventajas

  • Contenido de grasas: Dependiendo de la preparación, la sopa de pollo puede contener algo de grasa, especialmente si se utiliza la piel de pollo o se añade aceite.

Sopa de cebolla para perder peso

La sopa de cebolla, si se prepara sin añadir queso ni pan, es una opción baja en calorías y muy diurética. La sopa de pollo también puede ser adecuada si se controla el contenido de grasas, pero siempre será más calórica que la sopa preparada solo con cebolla.

Caldo de pollo por sus proteínas

Para aquellos que buscan una opción rica en proteínas, la sopa de pollo puede ser más adecuada, especialmente después del ejercicio o durante la recuperación de enfermedades.