compota manzana. Compota de manzana de guarnición

1 / 8 Compota de manzana de guarnición

Sustituye las patatas fritas por una compota de manzana. En los platos de carne encaja de maravilla. Además, el toque de canela le aporta un sabor muy especial.

Eliminando las frituras estaremos reduciendo notablemente las calorías del plato al mismo tiempo que cuidamos de nuestra salud cardiovascular.

  • Un dato: Aunque la canela acompaña normalmente a los platos dulces, en los países orientales es habitual en las carnes de cordero y de pollo.
olla. Guisos sin grasa

2 / 8 Guisos sin grasa

Puedes reducir mucho la grasa de estos platos cociendo la carne, el chorizo, la morcilla... por separado, antes de echarlo a la olla.

También puedes pasarlo por la sartén, sin aceite a fuego medio, de esta manera irá perdiendo la grasa sin que el sabor que tanto te gusta se resienta.

  • Un consejo: Si vas a preparar un cocido de garbanzos, recuerda ponerlos en remojo la noche anterior. Si donde vives el agua lleva mucha cal, añade una cucharadita de bicarbonato sódico.
requeson. Sustituye el queso por requesón

3 / 8 Sustituye el queso por requesón

Si eres del club de los amantes del queso, puedes reemplazar de vez en cuando tus taquitos de queso habituales por un trozo de requesón.

Este alimento procede del suero del queso, pero es mucho más sano, ligero, con menos calorías y con menos grasas.

  • El requesón aporta 7,3 g de grasa cada 100 g, la mitad que el queso fresco y cinco veces menos que un queso curado, uno de cabra, un roquefort o un queso tipo Cabrales.
verduras. Deja paso a las verduras

4 / 8 Deja paso a las verduras

Para muchos la esencia de un guiso de cuchara es incluir unos trozos de carne, chorizo o morcilla.

Sin embargo, para aligerar estos platos, una buena idea puede ser sustituir todos esos alimentos de origen animal por apio, zanahorias, puerro, boniatos y otras verduras que aporten sabor al plato.

  • Si echas en falta algo de carne, apuesta por el pollo o sigue nuestros consejos para desengrasar la carne.
frutos secos. Espesa tus salsas con frutos secos

5 / 8 Espesa tus salsas con frutos secos

Muchas recetas, especialmente las que preparamos en invierno, tienen como protagonista la salsa que acompaña al ingrediente principal y, una de sus virtudes más valorada suele ser la textura.

Normalmente, empleamos carnes o embutidos para dar consistencia a las salsas. Sin embargo, para hacerlo sin aumentar mucho la cantidad de calorías, puedes picar un puñadito pequeño de frutos secos y añadirlo al guiso.

  • Almendras, nueces o avellanas suelen encajar bien en las salsas para platos de carne.
zanahoria cebolla. Corrige la acidez sin azúcar

6 / 8 Corrige la acidez sin azúcar

Los guisos de carne, sobre todo los de caza o los que llevan tomate, suelen tener un punto ácido que corregimos con azúcar con el consiguiente aporte calórico.

Para corregir el sabor sin aumentar la carga calórica de la receta, lo mejor es usar una gran cantidad de cebolla y zanahoria, dos verduras con capacidad para endulzar el plato.

  • Un consejo: debes cocinarlas de manera suave y continua.
vino. Reduce el contenido en alcohol

7 / 8 Reduce el contenido en alcohol

Aromatizar los guisos con vino o brandy es una costumbre que añade un sabor muy agradable a las recetas de puchero. Pero, si no los empleamos correctamente aportarán demasiadas calorías a nuestros platos.

Lo ideal es añadir el alcohol cuando el guiso esté hirviendo y dejar que se cocine durante unos instantes con la tapa abierta, para que una parte de éste se evapore. De esta forma, se eliminan las calorías sin renunciar al sabor.

  • Importante: Nunca cocines con un vino del que no te beberías una copa. Si escatimas con la calidad, puede que eches a perder todo el guiso.
crema calabacin. Crema de calabacín (y nada más)

8 / 8 Crema de calabacín (y nada más)

Calabacín, puerro, apio, cebolla y.... ¡ya está! Evitemos incluir patata, queso, leche y nata líquida. Sí, es cierto de que dan una textura más densa y suave. Pero, en cuanto al sabor no tiene nada que envidiar.

  • Esta crema no solo es más ligera también será más saludable, ya que en lugar de las grasas saturadas de los lácteos, nos quedamos con la fibra, vitaminas y minerales de las verduras.

Actualizado el

verduras

Se da por inaugurada la temporada de platos de puchero, las cremas, sopas... Uno de los más socorridos es el cocido de garbanzos. Su receta es una de las más completas, ya que incluye proteínas de alta calidad, fibra, carbohidratos y, por supuesto, grasas.

En la galería que has visto te proponemos algunas maneras para reducir la grasa de platos como el cocido o la crema de calabacín y disfrutarlos sin remordimiento alguno.

Consejos extra para una dieta sana

Es recomendable que la composición nutricional de los alimentos que integran nuestra dieta tienda al equilibrio. Lo ideal es que la presencia de hidratos de carbono, proteínas, lípidos, vitaminas y minerales en nuestra alimentación guarde los porcentajes recomendados por los expertos.

Según la Organización Mundial de la Salud:

  • Las proteínas deben suponer un 10-15% del aporte calórico total diario.
  • Los carbohidratos, deberían representar un 50%-55%, y
  • Las grasas no es bueno que superen el 30-35% de las calorías totales ingeridas.

Partiendo de esta premisa, una buena medida para lograrlo es acompañar nuestro cocido, estofado o carne guisada con una ensalada verde y fruta de postre.

Además, es recomendable controlar las cantidades que nos echamos al plato, comer sin prisa y evitar tomarlo demasiado caliente, de este modo evitaremos malas digestiones.