Por qué aparece y cómo se trata un quiste dental

Los quistes dentales pueden aparecer por una infección o inflamación o porque un diente queda atrapado en la encía durante su desarrollo. Es importante detectarlos a tiempo para evitar complicaciones.

Actualizado a
Dr. Óscar Castro Reino
Dr. Óscar Castro Reino

Presidente del Consejo General de Dentistas de España

Diana Llorens
Diana Llorens

Periodista

¿Qué es un quiste dental?
iStock by Getty Images

Los quistes dentales son lesiones benignas que se forman en la encía y que normalmente no causan síntomas. Es importante detectarlos y tratarlos de forma precoz para evitar que causen complicaciones como la destrucción del hueso o la pérdida de dientes.

El Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas de España, nos explica sus causas y cómo se tratan.

Tipos de quistes dentales y causas

No todos los quistes dentales son iguales. Se pueden diferenciar dos tipos en función de su origen:

Quistes de desarrollo de un diente

La causa principal de este tipo de quistes es la retención de una pieza dental”, explica el Dr. Castro.

  • Tener poco espacio (por ejemplo en el caso de las muelas del juicio) para que el nuevo diente salga de forma normal es un factor de riesgo para la aparición de este tipo de quistes.

Quistes inflamatorios o infecciosos

Suelen aparecer a causa de un proceso infeccioso.

  • Factores como traumatismos o caries pueden propiciar que ocurra una infección o inflamación que acabe generando en un quiste dental.

Síntomas de los quistes dentales

El hallazgo de los quistes dentales suele ser casual, por ejemplo, en una exploración radiológica o cuando se manifiesta algún síntoma”, explica el Dr. Castro.

Los quistes dentales pueden aparecer en cualquier lugar de la mandíbula y, aunque a menudo no dan síntomas (especialmente al principio), en algunos casos la persona puede notar un bulto en la encía que puede ocasionar dolor o estar inflamado, e incluso presentar llagas.

  • También pude haber sensibilidad en los labios.
  • Puede notarse cierta presión en la mandíbula.
  • Los dientes de alrededor pueden verse desplazados o pueden llegar a moverse.

Si no se detectan y tratan a tiempo, los quistes pueden crecer, destruir el hueso circundante e invadir las estructuras cercanas. “Pueden llegar a ocasionar la pérdida de la pieza dental causante, e incluso de las piezas adyacentes”, advierte el Dr. Castro.

Es conveniente acudir al dentista para una revisión, por lo menos, una vez al año e inmediatamente cuando aparezca cualquier signo o síntoma fuera de lo normal”, recalca.

Cómo se trata un quiste

Los quistes dentales no se resuelven solos. “Siempre debe ser el dentista, de forma individualizada, quien debe decidir la espera en observación o la intervención”, explica el doctor.

Si se puede conservar la pieza dental afectada y el quiste es pequeño, se suele resolver con una endodoncia.

  • La endodoncia consiste en extraer la pulpa dental y “vaciar” el diente para luego rellenarlo con material biocompatible. Se aplica en caso de traumatismos o caries profundas y de este modo se soluciona la inflamación a la vez que se conserva el diente.

Si el quiste dental es grande, “el tratamiento siempre es quirúrgico”, explica el especialista.

  • Según la extensión del quiste, la intervención puede ser muy simple o puede ser necesario llegar a tener que rellenar la cavidad resultante con injertos óseos.

Prevenir su aparición

No podemos evitar la aparición de todos los quistes, pero algunas medidas nos pueden ayudar a evitar, sobre todo, los quistes inflamatorios o infecciosos.

  • Mantener una buena higiene bucodental ayuda a reducir la posibilidad de infecciones. Esto incluye el cepillado dental con una pasta fluorada como mínimo dos veces al día durante dos minutos, el cepillado también de dientes y encías, y el uso diario de hilo dental.
  • Hacer las revisiones anuales nos ayudará a evitar que el quiste aumente de tamaño y acabe en problemas óseos o la pérdida de dientes.