Asesorado por el Dr. Jeroni Nadal, subdirector médico y coordinador del área de Retina y vítreo del Centro de Oftalmología Barraquer

Por Diana Llorens

Personas ciegas podrían recuperar la visión con un implante de retina de grafeno
iStock by Getty Images

En España hay actualmente más de 15.000 personas con retinosis pigmentaria y 700.000 con degeneración macular asociada a la edad, dos enfermedades que pueden causar ceguera.

Estas y otras personas con ceguera podrían recuperar la visión con los nuevos implantes de retina de grafeno.

Hablamos con el Dr. Jeroni Nadal, subdirector médico y coordinador del área de Retina y vítreo del Centro de Oftalmología Barraquer.

un Proyecto pionero

El proyecto i-VISION (Adaptive Retinal Implant Technology for Vision Restoration) se inició en 2015 y se encuentra en las últimas fases de investigación.

En él colaboran la Fundación Barraquer, el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2), el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), el Instituto de Física de Altas Energías (IFAE) y el Instituto de la Visión de París.

Los implantes de retina que se han hecho anteriormente solo han llegado a conseguir que las personas perciban sombras.

  • Con el nuevo sistema i-VISION, se espera que las personas ciegas recuperen una mayor visión y ganen autonomía.

Se trata de un implante de nueva creación con un número de estimuladores muchísimo mayor”, explica el Dr. Nadal.

Esto será posible gracias al grafeno, un material con una altísima conductividad que permite estimular la retina con un número de estimuladores por milímetro cuadrado mucho mayor.

Esto tiene que representar una mayor identificación de la imagen que se estimula sobre la retina y consecuentemente también una mejor visión en cuanto a calidad de percepción del entorno”, indica el doctor.

enfermedades de la vista que tratará

Este implante podrá hacer posible que recuperen la visión las personas con enfermedades en la capa externa de la retina.

Entre estas enfermedades está la retinosis pigmentaria, la enfermedad de Stargardt o la degeneración macular asociada a la edad, entre otras.

Muchos tipos de enfermedades en que se pierde la visión central y esto podría hacer recuperar probablemente entre unos 20 a 30 grados de visión central”, aclara el doctor.

En estas enfermedades, pese a que las células fotoreceptoras (las encargadas de convertir la luz en impulsos nerviosos que luego el cerebro transforma en imágenes) han dejado de funcionar, las neuronas que mandan la información al cerebro se mantienen intactas.

En la actualidad, la terapia génica se utiliza en pacientes jóvenes (por debajo de los 10 años) con enfermedades de la capa externa de la retina y tiene buenos resultados.

Este sistema estaría más indicado en rangos de edad superiores, pacientes con afectación retiniana completa que ya han perdido la visión”, aclara el doctor.

En aquellas personas que son ciegas de nacimiento este sistema no se puede aplicar porque, como explica el doctor, “el cerebro no ha aprendido a ver y si estimulamos un cerebro que no ha aprendido a ver no sabe interpretar el estímulo eléctrico que le está llegando”.

Cómo funciona el implante de retina

El sistema consta de dos partes:

  • Por un lado, hay una cámara externa de alta definición y una gran velocidad que transmite una gran cantidad de frames por segundo. Esta cámara se incorpora a unas gafas.
  • Por otro, se implanta en la parte interna de la retina de uno de los ojos un electroestimulador con miles de estimuladores. La cámara externa transmite por telemetría (sin ningún tipo de contacto) la información al implante y este va emitiendo la señal directamente a la superficie de la retina. Esta información se transmite por vía óptica al cerebro, que lo interpreta como la visión normal.

Una de las grandes ventajas que ofrece este nuevo dispositivo es que se podrá adaptar a cada paciente.

Habrá electrodos emisores y receptores de tal manera que el aparato va aprendiendo el nivel de estimulación que se tiene que hacer para adecuar las condiciones a cada paciente en particular”, explica.

Así, se espera que la visión sea mucho mejor que con los implantes anteriores y que el paciente gane autonomía.

Pensamos que el paciente podría tener una visión útil para hacer vida prácticamente normal”, indica el Dr. Nadal.

Podría estar disponible en 2 años

La aplicación de esta nueva técnica podría suponer una auténtica revolución y los investigadores creen que representa un salto adelante muy importante.

Actualmente se acaba de iniciar una de las últimas fases experimentales y se espera que en un periodo de entre dos y tres años se pueda empezar a aplicar en humanos.

Tags relacionados