Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

Durante el confinamiento se han diagnosticado menos casos de cáncer
iStock by Getty Images

¿Cómo ha afectado la pandemia a la atención de los pacientes con cáncer? A esto trata de responder un estudio llevado a cabo por las principales sociedades médicas que los atienden, entre ellas la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

  • Una de las principales conclusiones es que, durante la primera ola (de marzo a junio), el número de personas a las que se le diagnosticó un cáncer bajó un 21%, si lo comparamos con las cifras del mismo periodo del año anterior.
  • La caída más grande se produjo en pleno confinamiento: las nuevas consultas descendieron un 32% en abril y mayo.

por qué se retrasaron las consultas

Lógicamente el hecho de que durante los meses más duros de la pandemia (cuando los hospitales tuvieron que crear UCI y salas Covid en espacios que hasta ese momento eran quirófanos o plantas estándar) una gran parte de las consultas médicas presenciales se suspendieran tiene mucho que ver con este descenso.

Pero no es lo único que ha provocado que, tras la irrupción del coronavirus y hasta junio, el número de diagnosticados con cáncer haya bajado.

Si tienes dudas, no dejes que el miedo a la Covid-19 te impida ir al médico

  • El miedo al contagio por acudir a un centro hospitalario también ha influido, concluyen los autores del informe. Que remarcan, también, que el 100% de los servicios que han participado en este proyecto disponían de medidas de control para evitar la propagación del virus.

    Por ello, insisten en la importancia, también ahora, de que los pacientes no retrasen sus consultas o incluso abandonen sus tratamientos por temor al coronavirus.

menos pruebas de diagnóstico

De marzo a junio se hicieron, en general, un 57% menos de citologías y un 41% menos de biopsias. Y esto, sin duda, puede acabar haciendo que algunos casos de cáncer, sobre todo los que se detectan gracias a las pruebas de cribado rutinarias, se acaben diagnosticando más tarde.

  • Si nos centramos en las pruebas de diagnóstico que se piden para evaluar si existe o no un posible tumor, se hicieron un 30% menos de citologías y un 23,5% menos de biopsias que durante el mismo periodo de 2019.
  • Comparado con las cifras de ambas pruebas en general, el descenso de estas últimas fue menor. "Esto indica que, en la medida de lo posible, se priorizaron los estudios de pacientes con cáncer", afirma el doctor Xavier Matías-Guiu, presidente de la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP), entidad que también firma el informe.

Menos consultas presenciales y más telefónicas

Las consultas presenciales bajaron un tercio durante el confinamiento pero, como contrapartida, las telefónicas se multiplicaron casi por tres.

  • En junio, con la desescalada, no se observan grandes diferencias respecto al número de consultas presenciales si lo comparamos con las cifras de 2019.

La telemedicina ha llegado para quedarse... pero con matices

La apuesta de emergencia por las llamadas telefónicas o las videoconferencias ha hecho visible que hay otra manera de pasar visita. Pero esto no significa que, cuando volvamos a la normalidad, todas las consultas deban hacerse de este modo.

  • "Probablemente sea una herramienta para aquellos pacientes en situación muy estable en los que se pueda alternar la visita presencial y telefónica, o para los que tan solo requieren un resultado puntual tras una visita presencial", afirma el doctor Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de la SEOM.

    "La información que aporta al médico y al paciente una visita presencial no puede ser sustituida por una visita telefónica", insiste.

Ligero descenso de los tratamientos

A pesar de que la bajada en cuanto al número de nuevas consultas y de pruebas diagnósticas supera el 20%, a la hora de evaluar los tratamientos de quimioterapia y radioterapia el descenso con respecto a 2019 es mucho menor.

menos casos cancer 4
  • Los tratamientos con quimioterapia bajaron un 9,5%, y los de radioterapia, un 5%.
  • En cuanto al número de pacientes atendidos en los hospitales de día, se redujeron un 14%.

Para el presidente de la SEOM, "incluso en los peores momentos de la primera ola, se mantuvo la atención a los pacientes oncológicos y sus tratamientos, a pesar del colapso de los hospitales y bajas en los servicios".

Los trasplantes de médula, un caso aparte

Aunque la radioterapia y la quimioterapia son los tratamientos más utilizados en la lucha contra cáncer, hay ciertos tumores que requieren de otras herramientas como el trasplante de médula ósea.

  • "Durante los peores meses, el transplante de donante no emparentado se llegó a reducir hasta un 50%", apunta el doctor Ramón García Sanz, presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).
  • "Los hematólogos españoles contamos con, al menos, siete estudios que detallan los efectos de la pandemia en nuestros pacientes, y muestran que las personas con cáncer de sangre son de las más vulnerables frente a la Covid-19", añade.

Precisamente para reducir al máximo el impacto del coronavirus sobre ellos, desde la SEHH han puesto en marcha una estrategia para evitar los contagios y facilitar, así, que puedan ser atendidos con las máximas garantías.

Tags relacionados