Magnesio: mineral clave para que tus defensas luchen contra el cáncer

Un estudio ha demostrado que el magnesio es necesario para que las células T, las que identifican las células cancerígenas, se activen. El hallazgo abre la puerta a mejorar los tratamientos de inmnunoterapia que estimulan las defensas contra el cáncer.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Tus defensas necesitan magnseio para luchar contra el cáncer
iStock by Getty Images

Unos niveles óptimos de magnesio en sangre son imprescindibles tanto para prevenir el cáncer como para mejorar su pronóstico.

La explicación está en el sistema inmunitario. Tus defensas luchan a diario contra patógenos y también contra células cancerígenas. En realidad, a diario eliminan pequeños cánceres.

Y de la misma manera que un coche necesita gasolina para funcionar, las células inmunitarias, en concreto las células T, necesitan una cantidad de magnesio para trabajar de forma eficiente.

Cómo afecta el magnesio al organismo

El magnesio interviene en la transmisión del impulso nervioso y en la relajación muscular, por lo que es clave para el correcto funcionamiento del corazón, los músculos, los nervios o los riñones.

También participa en la formación de los huesos y en procesos como el metabolismo.

  • Su deficiencia está asociada con una gran variedad de enfermedades, desde infecciones como la gripe hasta el cáncer.

Estudios anteriores realizados en ratones han demostrado que los tumores se propagan más rápido o que la gripe también es mucho más grave cuando los animales siguen una dieta baja en magnesio

Sin embargo, no se sabía exactamente cómo afecta este mineral al sistema inmunitario.

Magnesio y sistema inmunitario

Un equipo de investigadores de la Universidad de Basilea y de la Universidad de Cambridge han descubierto que las células T solo pueden eliminar de forma eficiente las células anormales o infectadas si reciben magnesio.

  • Las células T son las células del sistema inmunitario encargadas de identificar sustancias extrañas, ya sea patógenos o células cancerígenas.
  • Y lo hacen buscando unas proteínas llamadas antígenos en la superficie de las células enemigas.
  • Para lograrlo, las células T tienen sus propias proteínas (receptores) que se unen a esos antígenos extraños. Una vez localizados, otras células del sistema inmunitario los destruyen.

Pues bien, el magnesio es necesario para que esa proteína o receptor de la célula T realice su función, es decir, identifique al enemigo. Sin esta proteína, las células T no se activan.

Mejorar las terapias contra el cáncer

El hecho de que el magnesio sea esencial para el funcionamiento de las células T puede suponer un gran hallazgo para mejorar las inmunoterapias contra el cáncer.

Estas terapias tienen como objetivo movilizar el sistema inmunitario, en particular las células T, para combatir las células cancerosas.

En modelos experimentales, los investigadores pudieron demostrar que la respuesta inmunitaria de las células T contra las células cancerosas se vio fortalecida al aumentar la concentración local de magnesio en los tumores.

Ahora, "el siguiente paso es encontrar la forma de aumentar la concentración de magnesio en los tumores de manera específica", explica Christoph Hess.

En cuanto a la dieta, este estudio no ha investigado concretamente si la ingesta regular de magnesio afecta al riesgo de cáncer, pero podría deducirse que así es.

Niveles óptimos de magnesio

La dosis diaria recomendada de magnesio son 330 miligramos/día para las mujeres y 420 para los hombres.

La mejor manera de conseguir unos niveles óptimos para tu organismo es a través de la dieta.

  • Frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, levadura de cerveza y frutas desecadas son alimentos ricos en este mineral esencial.

Ten en cuenta que las causas siguientes pueden provocar un déficit de magnesio:

  • Sudoración excesiva, ya sea provocada por la actividad física, situaciones de estrés...
  • El consumo de alcohol.
  • Las diarreas crónicas.
  • La orina excesiva provocada por una diabetes no controlada.
  • Enfermedades del riñón.
  • Celiaquía o enfermedad intestinal inflamatoria que pueden provocar malabsorción de nutrientes.
  • Pancreatitis (hinchazón e inflamación del páncreas).
  • Toma de ciertos medicamentos (laxantes, algunos antibióticos…).

Cómo avisa la falta magnesio

Las siguientes señales pueden alertarte de que sufres déficit de magnesio.

  • Molestias musculares. Hormigueos, temblores o entumecimiento en algunas partes del cuerpo.
  • Fatiga y debilidad.
  • Presión arterial elevada.
  • Cefaleas.
  • Estreñimiento.
  • Problemas de sueño.