Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Parar la regla puede evitar la quimio en el cáncer de mama más habitual
iStock by Getty Images

Los tratamientos de quimioterapia para tratar el cáncer de mama dan resultados muy diversos, dependiendo del paciente y del tipo de cáncer.

Vamos a tratar del llamado cáncer hormosensible u hormonodependiente, que es el más extendido. Afecta al 70% de las mujeres con cáncer de mama.

Los médicos entendían que la quimioterapia funcionara bien en los casos de cáncer alto riesgo, que se extienden muy rápido. Lo que estaba menos claro es por qué iba bien en tumores no tan agresivos que se multiplican más lentos.

Cómo funciona la quimio

Una investigación liderada por el Hospital Clínic de Barcelona ha comprobado qué mecanismo se activa con la quimioterapia y han propuesto una solución que podría ser igual de efectiva y con menos efectos secundarios.

  • La clave está en que con la quimioterapia se suprime la función de los ovarios y se reduce así la producción de estrógenos.

Era una sospecha que ya se tenía, porque, con un cáncer de bajo riesgo, la quimio sí servía en pacientes que tenían la regla, pero no en las mujeres postmenopáusicas. De hecho, ya no se les da quimio.

Al frenar la producción de estrógenos se corta el alimento del tumor

Por eso se creía que el efecto de castración femenina que provoca era vital. La quimioterapia hace que pierdan la menstruación temporalmente y en algunos casos esa pérdida se vuelve irreversible.

Los investigadores del Clínic han analizado cerca de un millar de pacientes y han podido comprobar la hipótesis. Al cortar el flujo de estrógenos del ovario, se corta la fuente de alimentación del tumor.

¿Qué supone este avance?

Si el beneficio antitumoral de la quimio está solo en el flujo de estrógenos, la deducción es que se puede sustituir.

Existen tratamientos mucho menos dañinos para parar la ovulación. Son inyecciones intramusculares que detienen la regla y que pueden revertirse. En cuanto dejan de administrarse, la menstruación vuelve sin problemas.

No es un tratamiento inocuo, pero los posibles efectos son incomparablemente menores.

La quimioterapia tiene efectos secundarios duros. Más allá de la visible caída del cabello, también puede provocar dolores muy fuertes, sobre todo de huesos, la pérdida de la fertilidad y se produce una fuerte bajada de las defensas con el consiguiente riesgo.

Todo tratamiento sustitutorio va a ser un gran avance.

El siguiente paso es un ensayo clínico en el que se puede demostrar que el cambio de tratamiento funciona. Para ello deberá tener dos grupos comparativos:

  • Unas pacientes a las que se administre quimio.
  • Otras a las que solo se le pongan inyecciones.

Si los resultados son iguales en los dos grupos, se podrá descartar definitivamente la quimioterapia.

¿Qué pacientes se benefician?

Ya hay pacientes con los que se está experimentando dar dosis más suaves de quimio y combinarlas con las inyecciones para inhibir la producción de estrógenos.

Son pacientes jóvenes con tumores pequeños y buen pronóstico y a las que el riesgo de perder la fertilidad es mucho más.

El cambio de tratamiento está pensado en mujeres fértiles

Por eso los médicos, a la hora de planificar el tratamiento, son más reacios a dar demasiados fármacos en aras de asegurarse que el tumor remite.

Lo que pretende el estudio clínico es confirmar que las mujeres que tienen un cáncer con riesgo intermedio y a las que sí se les da sesiones fuertes de quimioterapia la pueden sustituir.

Las cifras del cáncer de mama

El cáncer de mama es una de las enfermedades más extendidas. Se calcula que una de cada ocho mujeres lo padecerá. También se da en hombres, pero en un porcentaje muy inferior.

  • Como ya hemos indicado, el cáncer de mama hormosensible supone el 70% de los casos totales.
  • De estos, más de la mitad, el 60%, son en mujeres postmenopáusicas y que, por tanto, este estudio no les afecta.
  • Pero en el otro 40%, el grupo de pacientes más jóvenes y en edad aún de tener hijos, hay un 70% de casos en que el tumor es de riesgo bajo o medio.

Estas pacientes, que podrían quedar estériles, ahora tienen una nueva esperanza.