psicooncologo

Actualizado el

psicooncologo

Un diagnóstico de cualquier tipo de cáncer es un shock emocional muy fuerte para quien lo recibe.

Por eso la figura del psicooncólogo cada vez cobra más presencia en el tratamiento de esta enfermedad y es ya habitual, por ejemplo, en las unidades de patología mamaria de muchos hospitales.

Del papel de este profesional y de cómo te puede ayudar frente al cáncer hemos hablado con la psicooncóloga Olga Albaladejo Juárez.

las emociones frente al cáncer

Olga asegura que "una persona que tiene cáncer, o lo ha tenido, el tiempo de espera desde que surgieron las sospechas y comenzó a hacerse pruebas hasta que recibió el diagnóstico, es probablemente una de las experiencias más aterradoras a las que se ha enfrentado".

El miedo puede acompañarte durante toda la enfermedad, incluso después de haberte curado

"Seguramente tampoco fueron momentos fáciles cuando se lo comunicó a su familia y entorno, o cuando se enfrentó a los diversos tratamientos y sus síntomas secundarios (problemas digestivos, fatiga, insomnio, dolor…). Puede que le pareciera una frivolidad compartir su angustia por el cabello de menos, o las cicatrices de más, e incluso que se aburriera a si mismo de tanto llorar". Nos cuenta la psicóloga.

Relacionado con este artículo

"Y puede también que, cuando parecía que todo había acabado porque tenía el alta médica, o porque ya habían pasado años sin tratamiento activo, surgiera un enorme miedo a la recaída, o a la muerte".

Todos son pensamientos recurrentes (y normales) en estas situaciones, que uno puede sorprenderse de tener pero que no hay que negar sino aprender a gestionar.

¿el psicólogo es necesario?

El ánimo es un factor muy importante en una enfermedad. No es que "el buen humor vaya a curar" ni es tan sencillo decirle a alguien que está pasando por esto que "se anime". Pero un ánimo sereno y en cierto modo "controlado", puede ser de gran ayuda para afrontar las intervenciones terapéuticas asociadas a todo este complicado proceso.

"Cada persona somos un mundo y por eso, alguien puede verse facilmente representado en todas o en alguna de las situaciones descritas", prosigue Albaladejo, "pero en cualquiera de ellas el profesional más adecuado para aprestar ayuda es el psicooncólogo".

La mayoría de los pacientes con cáncer necesitan ayuda psicológica

"De la misma forma que el oncólogo es el médico especializado en cáncer, el psicooncólogo es el psicólogo especializado en oncología. Conoce, por tanto, todo aquello por lo que un afectado puede estar pasando y domina las técnicas y tratamientos con los que obtener los mejores resultados".

Olga afirma que hoy en día se sabe que hasta un 70% de las personas diagnosticadas de cáncer necesitan la ayuda de un psicólogo en algún momento del proceso de su enfermedad.

Cuándo pedir ayuda psicológica

En realidad lo ideal sería no tener que pedirla, sino que fuera algo que se ofreciera al paciente desde el primer instante, cómo una parte más del tratamiento. Ocurre en muchas unidades de oncología, pero todavía queda camino por recorrer en este sentido.

Relacionado con este artículo

Así que, cómo dice Olga Albaladejo "hay que acudir cuanto antes. Siempre será más fácil prevenir y anticiparnos a posibles síntomas o trastornos, que trabajarlos cuando ya llevan tiempo atormentándonos. No obstante, sea cual sea el momento en el que el paciente se encuentre, podremos ayudarle a mejorar el estado de ánimo, el bienestar y el calidad de vida. No hay diagnóstico, tratamiento o síntoma que no sea importante y frente al que no se pueda hacer nada", asegura.

Así te ayuda el psicooncólogo

Este tipo de profesional te ayuda a:

  • Lidiar con tus emociones y estados de ánimo (ansiedad, tristeza/depresión, estrés).
  • Poner fin a esos pensamientos que se repiten constantemente y te obsesionan.
  • Relajarte, descansar y sobre todo, dormir.
  • Comunicarte con tu familia y/o con el personal sanitario para entenderles y que te entiendan.
  • Gestionar tu dolor de forma que tenga el menor impacto posible en tu vida.
  • Trabajar la niebla mental, los despistes y la pérdida de memoria.
  • Manejar el miedo al sufrimiento, al propio dolor… o a la muerte.

El psicooncólogo te enseña a manejar el sufrimiento para que su impacto sea menor

  • Gestionar tu día a día en todos los ámbitos (de pareja, familiar, social, de trabajo…).
  • Y, sobre todo, puede ser tu aliado para vivir aprovechando cada momento. Todo lo que hagas en este ámbito contribuirá a una mayor tolerancia al dolor y a los efectos de los tratamientos, a un mejor seguimiento de los mismos y a una mayor sensación de bienestar.

Olga Albadalejo afirma que un psicooncólogo, además, "puede ayudar a toda la familia a lidiar con la enfermedad y a establecer hábitos saludables de prevención".

Y acaba dándonos un último consejo: "si te has sentido identificado con este artículo, deja que un psicooncólogo te ayude".