Por Soledad López, periodista especializada en salud

Un reloj epigenético para predecir cómo evolucionará el cáncer
iStock by Getty Images

Conocer el pasado ayuda a predecir cómo será el futuro. Esta máxima ha inspirado a investigadores de IDIBAPS-Hospital Clínic para preguntarse si la historia pasada del crecimiento del tumor podría predecir su crecimiento futuro.

Y parece ser que sí. Los investigadores han desarrollado un reloj epigenético que permite conocer cuánto se han multiplicado las células tumorales en el pasado.

Gracias a este reloj, se puede aventurar cómo crecerá el tumor en un futuro y, en consecuencia, cómo evolucionará el paciente.

Una especie de bola de cristal que permite adelantarse a los acontecimientos con tratamientos más adecuados al riesgo que presenta el tumor.

Se trata de un estudio internacional en el que han participado 32 investigadores de 6 países diferentes coordinados por Iñaki Martín-Subero, director del grupo de Epigenómica biomédica en IDIBAPS-Hospital Clínic y profesor de la Universidad de Barcelona. La investigación ha sido publicada en la revista Nature Cancer.

La epigenética tiene memoria

Los genes son los miembros de la orquesta, y la epigenética es el director que hace que toque un músico u otro.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que la epigenética no es solo la ciencia que estudia los interruptores que activan o silencian los genes, sino que también juega un papel en la memoria celular.

Así lo explica Iñaki Martín-Subero:

"Podría decirse que el genoma, que es la enciclopedia de la vida presente en cada célula, está compuesto por dos tipos de libros:

  • El libro abierto que contiene los genes activos.
  • Y el libro cerrado que contiene los genes que permanecen silenciados.

Hemos observado que los cambios epigenéticos que tienen lugar en el libro cerrado del genoma guardan una memoria oculta del crecimiento celular pasado".

Cómo se ha hecho el estudio

Los investigadores han estudiado al detalle las alteraciones epigenéticas en más de 2.000 pacientes con diferentes tipos de leucemias y linfomas.

  • Han descubierto que cada vez que las células se reproducen van escribiendo pequeñas marcas en el libro cerrado del genoma.
  • Cuanto más se dividen las células, más marcas se acumulan.

Si el reloj avanza mucho en el pasado, también lo hará en el futuro y el cáncer será más agresivo

Martí Duran-Ferrer, primer firmante del estudio e investigador del grupo que dirige Martín-Subero, explica que "dado que los cambios epigenéticos asociados al crecimiento celular son acumulativos, hemos podido desarrollar un reloj epigenético que refleja cuánto se han multiplicado las células en el pasado".

Y ese reloj epigenético da pistas de cómo evolucionará el cáncer:

  • "Hemos observado que si este reloj ha avanzado mucho en el pasado tenderá a avanzar también en el futuro, y este hecho se asocia directamente con la presencia de determinadas mutaciones genéticas y con la agresividad clínica en los pacientes", añade Duran-Ferrer.

diseñar tratamientos acordes con el tumor

Hasta ahora, los cambios epigenéticos en el libro cerrado del genoma se consideraban acompañantes silenciosos del proceso de transformación tumoral, sin ninguna implicación clínica.

Según Martín-Subero, "nuestro estudio indica que los cambios epigenéticos acumulados en el libro cerrado del genoma de los tumores son importantes, ya que predicen el comportamiento clínico futuro de los pacientes. Las células cancerígenas escriben una gran parte de su historia en este libro cerrado".

El descubrimiento es sin duda apasionante, pero ¿cómo podría ayudar en la lucha contra el cáncer?

Todavía queda camino por recorrer para que este reloj epigenético pueda aplicarse directamente en la clínica, aclaran los investigadores, pero los resultados son tan sólidos que podría ayudar a diseñar estrategias de tratamiento más acordes con el riesgo biológico del tumor.

Elías Campo, director del IDIBAPS y de Investigación del Clínic, catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Barcelona y coautor del artículo, concluye que, "este estudio presenta una visión novedosa sobre cómo anticipar el comportamiento clínico de los pacientes con cáncer linfoide y tiene un gran potencial de convertirse en una variable importante para el manejo clínico del cáncer en la era de la medicina personalizada".

Tags relacionados