11 consejos para que dar el pecho sea sencillo

La leche materna es el mejor alimento que puede tomar un bebé.

Las recomendaciones de todas las instituciones sanitarias, tanto mundiales como españolas, es que se intente dar el pecho a demanda durante dos años o más, acompañado a partir de los seis meses por otros alimentos.

Sin embargo, a pesar de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a veces no resulta sencillo y no todas las mujeres que tienen el deseo de dar el pecho a sus hijos consiguen que la lactancia materna se instaure con facilidad.

Consejos para una lactancia materna fluida

Te damos una serie de consejos para que esta práctica tan beneficiosa para madre e hijo fluya desde el primer momento.

  1. La lactancia materna es más fácil cuando se inicia pronto, idealmente en la primera hora de vida. El bebé sólo tiene que mamar; normalmente no necesita sueros ni complementos.
  2. El bebé mamará bien si abre bien la boca, con la nariz a la altura del pezón. De esta manera, con el pezón apuntando al paladar, pondrá la lengua debajo de la areola y abarcará gran parte de ella. No debe cogerse solo del pezón.
  3. Sujetarlo con tu mano en la mitad de su espalda, mientras su cabeza reposa en tu antebrazo, y no en la articulación del codo, mejora la posición y facilita el agarre.
  4. No hay alimentos que incrementen la cantidad de leche. Es el propio bebé quien aumenta la capacidad de producción del pecho con la succión, es decir, cuanto más mama el bebé, más leche genera el cuerpo de la madre. Y cabe recordar que todas las madres tienen leche buena.
  5. Hay que evitar usar el chupete hasta que la lactancia esté bien establecida, ya que puede provocar el síndrome de confusión: el bebé no se sujeta bien al pecho porque con el chupete succiona con la boca muy cerrada.
  6. Visitar un grupo de apoyo tras el parto es muy útil. Verás cómo dan el pecho otras madres, te ayudarán con la técnica, solucionarán tus posibles dudas y podréis compartir experiencias. En muchos de ellos hay doulas que podrán ayudarte si tienes algún problema con la lactancia.
  7. Todo va bien si moja los pañales unas cinco veces al día, se suelta del pecho relajado, el pecho está menos lleno que al principio, el peso va progresando, él está contento y su aspecto general es bueno.
  8. La ampolla que a veces tienen en el labio superior se llama callo de succión. Es común cuando hay una posición mejorable. Aparece por la presión que hacen al estar mal agarrados.
  9. La lactancia materna casi siempre es compatible con la toma de medicamentos y el uso de cosméticos. Si debes tomar algún tipo de fármaco por alguna enfermedad consulta con un sanitario que conozca el tema y en la web www.e-lactancia.org, donde se informa de la compatibilidad de los medicamentos con la lactancia.​
  10. Ante la vuelta al trabajo o una hospitalización, es una buena idea extraerse leche. Hay que lavarse bien las manos antes de la extracción, ya sea con un sacaleches o de forma manual. Conviene no llenar los envases por completo, congelar la leche que no se vaya a dar el mismo día y descongelarla a temperatura ambiente, bajo el grifo o al baño maría, y removerla para unificar su temperatura. Es importante saber cómo conservarla.
  11. Nunca es tarde para amamantar. ¡Lo han conseguido incluso madres adoptivas! Tras un parón puede intentarse. La técnica consiste en colocar al bebé varias veces al día para que succione mientras la madre utiliza un relactador (un recipiente lleno de leche que se cuelga del cuello y del que salen unos tubitos hacia el pecho). El bebé estimula la mama y traga la leche que resbala por la piel materna.