14 dudas y respuestas sobre la salud del recién nacido

Tras el parto y los primeros días en el hospital, a las madres y padres les llega la hora de irse a casa con su bebé. En estos primeros días con su recién nacido, sobre todo si es el primero, les invaden las dudas sobre si lo están haciendo bien.

Te contamos algunas curiosisdades sobre los bebés que debes saber.

DUdas y respuestas sobre los bebés

  1. El corazón de los bebés late a un gran ritmo (sobre unas 130-160 pulsaciones por minuto). No te sorprendas si sientes la velocidad a la que late su corazón o de si ves sus latidos en la fontanela superior.
  2. Durante unos días tienen las palmas de las manos y plantas de los pies de un tono violáceo por la inmadurez de los capilares de las extremidades. En cuanto la circulación se estabilice, la piel tomará el color rosáceo típico.
  3. La ictericia, ese tono amarillento de la piel, se debe a que no pueden eliminar la bilirrubina que se genera al destruirse la reserva de glóbulos rojos con la que nacen. La mayoría de los casos se resuelve espontáneamente.
  4. El control de peso es una manera objetiva de valorar el crecimiento, pero no la única. Lo importante es que el peso y la talla estén proporcionados, y que vayan aumentando paulatinamente semana a semana. En los controles rutinarios con el pediatra se hará este seguimiento para ver que gana peso adecuadamente.
  5. Muchas madres creen que su bebé se ha resfriado la primera semana. Pero no es así. Con esos estornudos, lo que hacen los recién nacidos es eliminar restos de mucosidad y líquido amniótico.
  6. La fiebre no es una enfermedad, es un síntoma. Si el niño está bien y la temperatura no es muy alta, no es necesario bajársela. Los antipiréticos hay que dárselos a partir de los 38º C. De todas formas, si tiene fiebre en los primeros meses, aunque no sea muy alta, es conveniente que lo visite su médico.
  7. De la misma manera que nunca hay que tomar un medicamento sin prescripción médica, el que se receta debe tomarse hasta el final. Es la manera de asegurarse que el tratamiento va a funcionar. No los dejes a medias aunque veas que tu bebé ha mejorado.
  8. Para eliminar la mucosidad de la nariz se aplica el suero fisiológico despacio, casi gota a gota, para que se diluya y los mocos salgan con mayor facilidad.
  9. Para evitar el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante se recomienda dormir boca arriba, usar un colchón normal sin almohada, no poner juguetes en la cama, no abrigar al bebé en exceso y no fumar en su entorno. Dar el pecho tiene un efecto protector.
  10. Las heces del bebé de pecho son amarillentas y con grumos y, aunque a veces se espacian en el tiempo, no hay que pensar que está estreñido. Las del bebé de biberón son más compactas.
  11. La ingesta excesiva de aire es una de las causas más frecuentes de gases. ¿Cómo lo tragan? Al llorar, si comen con ansiedad o en mala posición al pecho... Más adelante, una dieta muy rica en fibra podría causar flatulencia.
  12. Para tratar las diarreas hay que olvidarse de las dietas astringentes. Primero hay que dar al niño agua con sales de rehidratación y, después, alimentos según su apetito.
  13. Los primeros dientes suelen aparecer entre los seis y los 10 meses. Durante esos días el bebé puede mostrarse inquieto e irritado, con hinchazón o hematoma en las encías. Pero no es causa de fiebre ni diarrea.
  14. Cuando su dieta sea diversificada, el niño puede limpiar sus piezas dentales bebiendo un poco de agua. Cuando tenga más dientes, puede empezar a jugar a cepillarse, pero sin pasta dentífrica hasta los tres años. De todas maneras, es importante que repases el cepillado para terminar de eliminar los restos de comida.