Por el Dr. Julio Basulto

Alimentos con y sin gluten

La enfermedad celíaca es un trastorno del sistema inmunológico ocasionado por una intolerancia al gluten, unas proteínas que se encuentran en algunos cereales.

En los alérgicos al gluten, esta proteína daña las vellosidades del intestino delgado encargadas de absorber los nutrientes. Si esto ocurre, el niño puede sufrir de desnutrición.

Si tu hijo es celíaco y quieres evitar los alimentos que no le convienen y tener claros cuales sí podrá comer sin problema, te dejamos aquí ambas listas.

Alimentos que se deben evitar

Un celíaco (con o sin síntomas) debe excluir totalmente de su dieta:

  • Trigo, cebada, espelta, kamut, centeno o triticale.
  • Alimentos elaborados con esos cereales: pasta, pan y cereales de desayuno, pero también salsas, marinadas, sopas...
  • Medicamentos que contengan gluten (por eso conviene leer el etiquetado).
  • Productos a granel, los elaborados artesanalmente y los que no estén convenientemente etiquetados: como no sabemos sus ingredientes no podemos estar seguros de su composición.
  • Alimentos en cuya etiqueta comercial aparezca alguno de los siguientes ingredientes: cereales, harina, almidones modificados (E-1404, E-1410, E-1412, E-1413, E-1414, E-1420, E-1422, E1440, E-1442, E-1450), amiláceos, fécula, fibra, espesantes, sémola, proteína, proteína vegetal, hidrolizado de proteína, malta, extracto de malta o levadura.

Alimentos que sí puedes incluir en su dieta

En cambio, hay alimentos totalmente seguros que se pueden incluir sin problemas.

El gluten es tan ubicuo que se acaba antes listando los alimentos que no lo contienen:

  • Cereales como la quinoa, el mijo, el arroz integral (o blanco), el amaranto, el maíz o el trigo sarraceno.
  • La avena es naturalmente sin gluten, pero a veces la comercializan mezclada con gluten y es conveniente fijarse en la etiqueta.
  • Huevos.
  • Verduras, hortalizas y tubérculos.
  • Frutas.
  • Legumbres.
  • Azúcar y miel.
  • Aceites y mantequillas.
  • Frutos secos naturales y fritos.
  • Sal, vinagre de vino, especias en rama y grano, y todas las naturales.
  • Pescados y mariscos, frescos o congelados sin rebozar, o en conserva al natural o en aceite.
  • Leche y derivados.
  • Carnes y vísceras frescas, congeladas y en conserva al natural, cecina, jamón serrano y cocido de calidad extra.

Y si tu bebé aún no ha empezado a comer sólidos y te preguntas cuándo es mejor empezar a introducir alimentos que contengan gluten, te recomendamos este artículo:

Tags relacionados