Actualizado a

¿Cada cuánto debo bañar a mi bebé? Es una pregunta que muchas madres y muchos padres se formulan. Lo cierto es que la frecuencia del baño es algo a tener en cuenta, puesto que no debemos abusar de ello. Entonces, ¿qué frecuencia es la adecuada?

Para algunos bebés meterse en la bañera es una actividad relajante, puesto que el medio acuático les resulta placentero y familiar, ya que durante nueve meses se han sentido seguros dentro del vientre de su madre flotando en el líquido amniótico.

Si observas que tu hijo disfruta de ese momento puedes hacerlo cada día, pero si notas que no le gusta, que llora, que está incómodo, es preferible evitarlo y reducir la frecuencia con que lo bañas. Eso sí, a la zona del pañal es necesario prestarle especial atención en cuanto a higiene se refiere. No hace falta aplicar jabones sistemáticamente, la mayoría de las veces basta con agua y una esponja para limpiar todos los residuos, la caquita y demás. Asegúrate de secar bien la piel para que no se irrite y, si es posible, deja que se airee un poco la zona antes de colocarle el nuevo pañal. En el caso de que sea imprescindible usar jabones, siempre hay que utilizar los que están pensados especialmente para ellos. Si tienes cualquier duda específica sobre este asunto, es buena idea que consultes al pediatra. Cada bebé es un mundo y es posible que su piel vaya siendo un poco más o menos sensible en distintas épocas del año. De todos modos, con los consejos que te hemos proporcionado en este artículo puedes estar segura de que conoces lo básico en cuanto a la frecuencia con la que deberías bañar a tu pequeñín.

Tags relacionados