¿Gases, sueño, hambre? Un algoritmo descifra por qué lloran los bebés

Investigadores del Hospital Clínic han desarrollado un algoritmo que identifica por qué llora un bebé. Han detectado 5 tipos de llanto y el algoritmo se podría instalar en sillitas de bebé para ayudar a las madres y padres.

Actualizado a
BEBE LLORANDO

El llanto de un bebé es distinto según el motivo que lo cause.

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

¿Tendrá hambre?, ¿Será sueño? ¿Le dolerá algo? Saber por qué llora un bebé es una de las cosas que más angustia a los padres. Y un bebé llora una media de entre una hora y media y tres horas al día. Durante los primeros meses de vida, el llanto es la manera en la que tienen los bebés de comunicarse y los padres lo interpretan como una señal de alerta o necesidad. El Hospital Clínic de Barcelona ha encontrado la forma de descifrar el significado del llanto del bebé, lo que puede ser gran ayuda para los padres. Los investigadores han desarrollado un algoritmo en colaboración con la empresa Zoundream que permite saber en solo 10 segundos si el pequeño llora por motivos como el hambre, el sueño o los gases.

Los 5 tipos de llanto

Para desarrollar este algoritmo, los investigadores han estudiado el llanto de 38 bebés recién nacidos. Han tenido en cuenta la acústica, las señales de electroencefalografía (EEG), de saturación regional cerebral de oxígeno (NIRS), las expresiones faciales y los movimientos corporales.

Recopilaron datos de EEG, NIRS, audios y vídeos de cada recién nacido mientras lloraban de manera espontánea, que sirvieron para definir diferentes tipos de llanto generados por diferentes situaciones.

Los investigadores han conseguido identificar cinco tipos de llanto diferentes según sus características:

  • Llorar por hambre: Es un llanto constante, rítmico, de corta duración, intenso y ruidoso, pero no agudo. Y puede provocar una variedad de expresiones faciales y movimientos corporales destinados a llamar la atención de los padres o cuidadores e indicar necesidad de alimento: movimientos de succión, retorcerse, arquear la espalda.
  • Llorar de angustia: Este tipo de llanto tiene pocas pausas, es errático y más agudo pero también es el más molesto según los padres. El bebé se muestra inquieto, hace muecas faciales, agita brazos y piernas, arquea la espalda o mantiene los puños cerrados.
  • Llanto de gases: Es parecido al de angustia, pero más ronco a causa de la tensión que ejerce sobre las cuerdas vocales.
  • Llorar por sueño: Es de larga duración, con gritos prolongados y monótonos que presentan una melodía decadente.
  • Llanto de demanda. El llanto para demandar atención es parecido al llanto de sueño, aunque parece más un lamento que un llanto.

Algoritmo en Sillitas infantiles

La idea es incorporar este algoritmo a algunos modelos de sillitas infantiles, lo que ayudará a los padres a identificar por qué llora el bebé, y no descartan incorporarlo a sistemas de voz como Alexa. De momento no hay intención de desarrollar aplicaciones para instalarlas en el móvil porque, según los investigadores, cuando un niño llora los padres deben atenderlo y no estar pendiente de buscar una aplicación.

Ayudar a los padres en la tarea de averiguar por qué llora su hijo es solo el principio de esta apasionante investigación. Ana Laguna, cofundadora e investigadora principal de Zoundream, ha explicado que en un futuro la investigación se centrará en cómo el llanto puede ayudar a identificar patologías como el autismo para ayudar al diagnóstico precoz. Así pues, el llanto podría ser un biomarcador vocal que serviría para diagnosticar y prevenir desde las primeras semanas de vida si el niño sufre daño neurológico.