Actualizado a

No hay una edad en concreto a partir de la cual los niños deban dormir en su habitación; es más, las familias que han compartido la cama o la habitación con sus hijos sin importarles 
hasta cuándo se han
 dado cuenta de que 
más tarde o más temprano todos se acaban 
yendo a dormir a su 
cuarto sin problemas.
 No obstante, hay una
 serie de circunstancias 
que pueden adelantar ese momento: la cama y/o la habitación no es lo suficientemente espaciosa como para compartirla con más hermanitos, uno de los padres vuelve a fumar... Cada familia debe valorar la mejor solución para todos sus miembros, y muchas veces hay alternativas al hecho de sacar al niño de la habitación. Si en vuestro caso que la niña duerma en su cuarto es la única opción, sería recomendable que lo hicierais progresivamente para que la niña se adapte mejor al nuevo espacio. Turnarse para dormir con ella hasta que se acostumbre es una buena técnica.

Tags relacionados