HIJA MADRE

Actualizado el

HIJA MADRE

La obesidad y sobrepeso infantil son uno de los problemas de salud más importantes y preocupantes en España, en Europa y en todo el mundo. Los expertos no dudan en considerarlo como un problema de salud pública.

Las tasas de sobrepeso y obesidad infanto-juvenil españolas, según el 'Estudio Aladino 2015', del antiguo Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, son:

  • La prevalencia de sobrepeso: 23,2% (22,4% en niños y 23,9% en niñas)
  • La prevalencia de obesidad: 18,1% (20,4 % en niños y 15,8 % en niñas).

La obesidad y el sobrepeso se asocian a un mayor riesgo de enfermedades como diabetes o hipertensión

Una persona adulta con obesidad está expuesta a multitud de enfermedades y en un niño esos riesgos no cambian: un niño obeso tiene más posibilidades de padecer pre-diabetes, diabetes tipo 2, hipertensión, síndrome metabólico y trastornos del sueño. Está comprobado que un pequeño obeso será un adulto con alguna patología de salud, si no revierte la situación.

Además, los niños y niñas con problemas de peso o obesidad padecen de menor autoestima y eso repercute en su carácter y vida social.

contra la obesidad, Mayor conciencia

Desde los año 80 y 90, la obesidad y el sobrepeso infantil han ido ganando terreno en nuestra sociedad. En la actualidad, el problema preocupa a los especialistas, aunque la buena noticia es que se observa un ligero estancamiento en las cifras.

Relacionado con este artículo

Y así lo dijeron los especialistas que participaron en el XVII Congreso de la Sociedad Española de Nutrición (SEN), celebrado en Barcelona, el pasado mes de junio: "La obesidad infantil es, sin duda, un problema de salud pública, y aunque se está reduciendo, todavía está en unos niveles inaceptables" afirmaba el Dr. Luis Moreno, presidente de la SEN.

El Dr. Moreno explicó que "Aunque desde los años 90 la obesidad sigue aumentando, parece que en los últimos 10 o 15 años, por los distintos estudios de que disponemos, se está produciendo una cierta estabilización, incluso con ligera tendencia a disminuir. Pero esto hay que verlo todavía con precaución, porque en todo caso observamos todavía muy elevada frecuencia de obesidad infantil".

En los últimos 10 o 15 años las cifras siguen siendo inaceptables

"Cada vez hay más conciencia del problema de la obesidad infantil sobre todo el las escuelas. Es importante que los niños aprenden a comer y que lo hagan en el colegio y también en sus casa. La asignatura de Educación Nutricional debe ser fundamental", afirma a Saber Vivir el Dr. Diego Bellido, vicepresidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

La obesidad en Europa

Recientemente, en el año 2017, la prestigiosa revista ‘The Lancet’ publicó cifras que eran especialmente preocupantes para los especialistas. En el continente europeo, entre 12 y 16 millones de jóvenes tienen obesidad o sobrepeso, esto es:

  • El 19%-49% de los niños.
  • El 18%-43% de las niñas.

LOS 5 FACTORES DE RIESGO DE LA OBESIDAD INFANTIL

Podríamos resumir las causas del actual aumento de la obesidad infantil en 5 puntos:

1. No desayunar

No existen datos, pero, según palabras del Dr. Moreno, "nos consta que hay niños que no desayunan y, además en caso que lo hagan, suele haber déficit en el aporte de alimentos".

  • El desayuno es la comida más importante del día. Por lo que los niños deberían tomar en él, tres grupos de alimentos: un lácteo o derivado (leche, yogur o queso, por ejemplo), un alimento a base de cereales (pan, preferiblemente integral o equivalente) y una pieza de fruta o un zumo de fruta hecho en casa.​

2. Dormir poco

"En los países mediterráneos, y especialmente en España, los niños duermen poco. Se suelen acostar tarde, con lo cual tienen menos tiempo por la mañana y eso dificulta que puedan desayunar con tranquilidad", afirma el Dr. Moreno. Por ello:

  • Los niños tienen que acostarse temprano, para que duerman las horas indicadas, según cada edad.
  • Y poder tener tiempo, al día siguiente, para desayunar tranquilamente.

3. El sedentarismo

Los niños y niñas españoles:

  • Consumen de media, según expone el Dr. Bellido, entre 2-4 horas al día frente a las pantallas (TV, tablets, móviles etc).
  • No tienen, no existe, la cultura de salir a jugar a la calle (por el entorno, por la peligrosidad del tráfico, porque no existen apenas entornos verdes... ). Se ha perdido la cotidianidad de salir a jugar al aire libre.

El ordenador y el móvil han robado tiempo al juego al aire libre

  • Según el Observatorio Infantil de Juego (OIJ), los niños tienen que jugar. Es su derecho. Y mejor si lo hacen en espacios libres ya que les permite experimentar con los sentidos, realizar actividad física y prevenir el sobrepeso y la obesidad.

"El sedentarismo es la clave más importante que favorece hoy en día, la obesidad infantil. Debemos hacer algo para frenarlo", afirma el Dr. Bellido.

4. La falta de frutas y verduras

  • Hay que comer 5 raciones de frutas y verduras al día. Al igual que los mayores, los niños también.
  • Puede ser intercambiables, dice el Dr. Bellido, pero el objetivo es que tomen cinco raciones diarias.
  • Según un estudio de 2016, realizado por LIDL 5alDía, 3 de cada 10 niños y adolescentes comen verduras y hortalizas sólo una vez al día y el 26% lo hace entre 2 y 4 veces a la semana.
  • Es necesario aumentar la conciencia social de la importancia de las frutas y las verduras en los más pequeños.

5. No llevar una alimentación variada

La alimentación de los pequeños debe ser, según expone el vicepresidente de la SEEDO: una alimentación variada y acorde a las necesidades de edad y actividad del niño. Una alimentación en la que se incluyan todos los grupos de alimentos.

La bollería y los refrescos deberían ser de consumo puntual

10 consejos para una buena alimentación infantil.

  • Comer cinco veces al día.
  • Tomar un buen desayuno (que incluya lácteos, cereales y fruta).
  • Comer fruta a media mañana.
  • En la merienda, es aconsejable tomar al menos un lácteo o una pieza de fruta.
  • En una dieta equilibrada, vale con tomar dos o tres veces a la semana carne (preferiblemente blanca).
  • Y pescado, tres o cuatro veces a la semana.
  • Tomar legumbres. Se pueden alternar con las verduras y mezclarlas con cereales.
  • Cereales. El pan, la pasta y el arroz son imprescindibles.
  • Comer cinco raciones de frutas y verduras diarias.
  • La patata es un buen alimento, es una buen fuente de energía pero hay que saber utilizarla.

LA DIETA DE LOS PADRES, SÍ IMPORTA

Proveer a los niños de alimento y que este sea sano y equilibrado es clave.

  • Pero que además los niños vean que en su casa se come de una forma balanceada y variada es primordial.
  • Que los padres tomen fruta y verdura, legumbres, pescado... y prescindan de refrescos, platos precocinados o bollería será la mejor manera que lo pequeños adopten buenos hábitos en la mesa de forma sencilla y espontánea.