Las infecciones de transmisión sexual se doblan entre los adolescentes

Las infecciones de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea se han duplicado entre los adolescentes. Tampoco bajan los contagios de VIH en este grupo. Falta educación sexual y, seguramente, menos consumo de pornografía en internet a edades tan tempranas.

Actualizado a
Dr. Félix Notario
Dr. Félix Notario

Presidente de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia (SEMA)

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Las infecciones de transmisión sexual se doblan entre los adolescentes
iStock by Getty Images

Lejos de mantenerse bajo control, las infecciones de transmisión sexual (ITS) van en aumento. Y uno de los grupos más preocupantes son los adolescentes.

Según el último informe del Centro Nacional de Epidemiología, entre 2016 y 2019 la incidencia de gonococo, clamidia y sífilis se ha duplicado en los jóvenes de 15 a 19 años en España.

No baja el VIH entre los jóvenes

Aunque el VIH, el virus que provoca el sida, no se encuentra entre las ITS más comunes, sí preocupa a la comunidad médica.

"Los adolescentes constituyen uno de los pocos grupos de población a nivel mundial en los que no se ha conseguido un descenso en los nuevos diagnósticos. En ellos, además, el diagnóstico tardío es una realidad preocupante, ya que afecta al 30%", apunta la doctora Cristina Epalza Ibarrondo, miembro del grupo de trabajo de VIH e ITS de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP).

Recordemos que, aunque los tratamientos antirretrovirales han mejorado el pronóstico de la enfermedad, el sida no tiene cura ni existe todavía una vacuna.

Además, recientemente se ha descubierto una nueva variante del VIH en Bélgica que es mucho más virulenta. Por suerte, los infectados con la nueva variante responden bien a los tratamientos, pero su sistema inmunitario se deteriora más rápido, por lo que aún es más importante el diagnóstico temprano.

Clamidia y gonorrea, las más comunes

El virus del papiloma humano es la ITS más prevalente en el mundo: se contagian entre el 50% y el 60% de las personas durante los dos primeros años de relaciones sexuales.

Pero dejando a un lado el virus del papiloma, las ITS más frecuentes en adolescentes son la clamidia y la gonorrea.

"En torno a un 30% de los diagnósticos de clamidia y un 25% de gonococo corresponden a jóvenes menores de 19 años, de acuerdo a los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos", añade la doctora Epalza.

Clamidia

La clamidia es una bacteria fácil de curar con el tratamiento adecuado. En mujeres provoca secreción vaginal anormal y sensación de ardor al orinar.

En hombres causa secreción del pene, sensación de ardor al orinar y dolor e inflamación en uno o ambos testículos (aunque esto es menos común).

El problema de la clamidia es que suele pasar desapercibida y si no se trata puede tener consecuencias importantes.

  • En mujeres, puede provocar una enfermedad inflamatoria pélvica y aumentar el riesgo de infecciones de las tropas de falopio o del útero.
  • Esto afecta a la fertilidad, ya que si las trompas están obstruidas el embrión no puede pasar al útero y crece en las trompas, provocando lo que se conoce como embarazo ectópico (fuera del útero).
  • En hombres, si la infección es grave puede afectar a los testículos y a la próstata y provocar problemas de esterilidad.

Gonorrea

Es una infección de transmisión sexual muy común producida por la bacteria gonococo (Neisseria gonorrhoeae).

  • En hombres provoca dolor al orinar, hinchazón y dolor en un testículo, y secreciones en el pene.
  • En mujeres provoca sangrado entre reglas, dolor abdominal, aumento del flujo vaginal y dolor al orinar.

Si se complica, igual que la clamidia puede afectar a la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres.

Educación sexual, asignatura pendiente

A pesar de la alta incidencia de las ITS, a los pediatras les inquieta lo poco que se habla de ellas y de salud sexual entre los adolescentes.

Algo que resulta aún más grave si tenemos en cuenta que se inician antes en las relaciones sexuales y que muchos consumen contenidos sexuales inapropiados.

El doctor Félix Notario, presidente de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia (SEMA), advierte que más del 50 % de los adolescentes de entre 14 y 17 años suelen ver regularmente porno en internet, una conducta que les familiariza con prácticas de riesgo y contribuye a una descontextualización de la sexualidad.

Los expertos advierten que ver pornografía a edades tan tempranas, cuando el cerebro es todavía inmaduro, puede dificultar relaciones sexuales saludables en la edad adulta.

"Los adolescentes tienen más información que nunca pero entre sus conocimientos y su conducta existe una gran contradicción. Carecen de una información legitimada por la familia, la escuela y los profesionales de la salud, no se sienten cómodos para hablar de sexualidad con su entorno y eso no favorece una conducta responsable", explica el doctor Notario.

La figura del educador sexual en las escuelas

La salud sexual tiene un papel importante en el desarrollo del individuo. Y es que las conductas sexuales de riesgo no solo provocan un aumento de las ITS, también embarazos no deseados, abusos y frustración en las relaciones.

Para abordar el problema, el presidente de la SEMA propone que "en todas las escuelas haya al menos un educador sexual que pueda dar pautas específicas y adaptar programas de educación sexual para cada uno de los ciclos", así como la creación de espacios pensados para ellos donde se les pueda atender de forma gratuita y personal por parte de profesionales formados y sin presencia de sus tutores.