¿Tengo suficiente leche?

La naturaleza te ha hecho un regalo maravilloso: la posibilidad de amamantar a tu hijo. No dudes de tus posibilidades, son contados los casos en los que no es posible la lactancia materna.

A menudo el entorno familiar o social no ayuda, más bien suele poner en entredicho la capacidad de la mamás primerizas de amamantar al bebé. Si el bebé están agarrado correctamente y succionan bien, tu pecho producirá tanta leche como él extraiga; y cuanta más saque, más vas a producir. ¡La generosidad de las madres es infinita!

7 Claves para dar el pecho

Así que partimos de la base de que todas las mujeres podéis dar el pecho, pero quizá te sirva de ayuda saber qué se puede hacer para facilitar esta etapa y qué prácticas actúan como pequeños obstáculos.

Relacionado con este artículo

Lo que puedes hacer

  • Iniciar la lactancia lo antes posible y facilitar el agarre espontáneo. Cuidar la posición del pecho, recordando que no debe doler.
  • Dejar que el bebé decida cuándo quiere mamar, o lo que es lo mismo, dar el pecho a demanda.
  • Buscar un lugar tranquilo, para que los dos estéis relajados y sin distracciones.
  • Seguir vaciando el pecho, a mano o con un extractor, si no se puede poner al bebé al pecho ayudará a que esta etapa sea satisfactoria y duradera.

Lo que no es recomendable

  • Restringir al bebé el acceso al pecho y tomar anticonceptivos sin consultar al médico.
  • Tampoco darle agua u otros líquidos distintos de la leche, porque lo sacian y hacen que mame menos.
  • Ponerle el chupete o intentar distraerlo cuando está reclamando el pecho. Todo esto dificulta la lactancia materna, y al mismo tiempo favorece que se abandone incluso antes de lo recomendado por los sanitarios.

Tags relacionados