pastelpescado

Pastel de pescado

6 de julio de 2017, 11:00

Si estás buscando un plato con proteína de alta calidad, este es uno de los más completos. Hoy te recomendamos un delicioso pastel de pescado hecho con merluza, surimi, langostinos, nata líquida, huevos y tomate frito, lleno de nutrientes y con mucho sabor.

Actualizado el

pastelpescado

todos los beneficios de este plato

Merluza

Este pescado blanco, delicioso y muy nutritivo, es uno de los más consumidos del mundo. Aporta proteínas de alto valor biológico, tiene un bajo contenido en grasa, pocas calorías y es de fácil digestión. Este pescado es muy rico en vitaminas del grupo B, necesarias para el correcto funcionamiento muscular, nervioso, articular… Y de minerales como yodo, hierro, magnesio, fósforo y selenio, que mantienen un buen funcionamiento de nervios y músculos, estimulan el sistema inmunológico, además de protegernos contra enfermedades cardiovasculares. Esto, sumado la acción de la vitamina E, lo convierten en un potente antioxidante que retarda el envejecimiento celular y nos protege contra el cáncer.

Surimi

Es un producto elaborado con distintas especies de pescado, rico en proteínas y casi exento de grasas. Conserva muchas de las propiedades nutritivas del pescado, como su aporte en vitamina B12, que ayuda a la formación de glóbulos rojos y al mantener sano el sistema nervioso. Hay que tener en cuenta su gran contenido en sodio por lo que las personas hipertensas deberían moderar su consumo.

Langostino

Estos sabrosos crustáceos aportan una alta cantidad de proteínas completas, muy beneficiosas para el desarrollo muscular. Además, es interesante destacar su aporte de yodo, importante para nuestro metabolismo, para ayudar a quemar las grasas, mejorar la agilidad mental y fortalecer el cabello, la piel y las uñas. Los langostinos también destacan por su contenido de hierro, magnesio y selenio, vitaminas del grupo B y ácidos grasos Omega-3, que ayudan a nuestras defensas, y a la regeneración celular.

Nata líquida

Es una gran fuente de energía, proteínas y vitamina A, que también aporta vitamina D, potasio y calcio, aunque en menor proporción que la leche. Concentra muchas más grasas y calorías que el yogur, el queso o la leche, por lo que debe consumirse con moderación. Aunque en el supermercado también podemos encontrar la versión ‘baja en grasas’ es mejor no abusar de este producto.

Huevos

La proteína del huevo contiene todos los aminoácidos esenciales necesarios para nuestro organismo, además de ser una gran fuente de minerales como el hierro, que se concentra sobre todo en la yema, magnesio, fósforo, sodio, zinc y potasio. También aporta grasas buenas, gran cantidad de vitaminas y sustancias como lecitina, capaz de disolver la grasa y fluidificar la sangre, ácido fólico y colina, que ayuda a un buen desarrollo cerebral y luteína, que mejora la vista.

Tomate frito

Es una de las salsas más básicas de la dieta mediterránea. El tomate es una gran fuente de licopeno, un antioxidante que actúa contra los radicales libres de nuestro cuerpo, y su asimilación es superior cuando el tomate está cocinado y además combinado con el aceite de oliva. Así se convierte en un gran aliado para prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Además, ralentiza el envejecimiento de las células y mejora la protección de la piel contra la radiación ultravioleta.

Completa tu menú de hoy con...

Empezar con una ensalada de lacitos con brócoli y tomatitos cherry, una buena fuente de energía y nutrientes vegetales.

Y, de postre,una dulce compota de manzana.

Tags relacionados