tostaintegralpuerro

Tosta integral con revuelto de puerro

29 de junio de 2017, 11:00

Hoy el plato del día es una tosta de pan integral con un revuelto elaborado con huevo, puerro, calabacín y gambitas. Una receta saciante y muy nutritiva que puede ser una excelente opción tanto en el desayuno (una pequeña porción) como de segundo plato durante el almuerzo.

Actualizado el

tostaintegralpuerro

todos los beneficio de este plato

Pan integral

Este tipo de pan aporta una mayor cantidad de vitaminas y minerales que el pan blanco ya que está elaborado de harinas a partir del cereal completo, sin refinar. Destaca también por un mayor contenido en fibra que el blanco, por lo que, además de ser más saciante, mejora nuestro tránsito intestinal. Otro de sus beneficios es que presenta un índice glucémico inferior a los panes refinados, por lo que es más adecuados para personas con diabetes. También posee propiedades antioxidantes, ayuda a prevenir enfermedades coronarias gracias a su capacidad para bajar el colesterol ‘malo’ y ayuda en la prevención del cáncer de colon.

Huevo

Es un alimento muy rico en proteínas de alto valor biológico, es decir, que aporta todos los aminoácidos esenciales para nuestro organismo. A pesar de que el huevo es una importante fuente de grasas, la mayoría de ellas son mono insaturadas, lo que significa que son grasas beneficiosas, y entre ellas destacan las de Omega 3. También es muy rico en ácido fólico y vitaminas del grupo B, así como de vitamina A y D. El huevo también es rico en colina, una nutriente esencial para el correcto funcionamiento del cerebro.

Puerro

Es una hortaliza que, como la cebolla y el ajo, pertenece al grupo de las liliáceas y tiene unas propiedades altamente depurativas, laxantes y diuréticas, por lo que reduce la retención de líquidos, ayuda en casos de estreñimiento y combate enfermedades reumáticas, gota y cálculos de riñón.

Calabacín

Un calabacín mediano aporta alrededor del 60% de las necesidades diarias de vitamina C (unos 45 mg), que refuerza el sistema inmunitario y protege los tejidos del daño causado por los radicales libres. Además de fibra, el calabacín es muy rico en mucílagos, unos compuestos que protegen la mucosa del sistema digestivo y benefician a las bacterias ‘buenas’ de la flora intestinal. Los más pequeños y tiernos se pueden comer crudos en ensaladas. Lávalos bien y rállalos finamente o córtalos en tiras con un pelador. Para conservar mejor todas sus propiedades es mejor no pelarlos, y si los vas a cocinar, hazlos al vapor o pásalos por la sartén solo 2 o 3 minutos.

Gambas

Bajas en calorías, este crustáceo es rico en minerales como hierro, zinc y selenio, que fortalecen tu sistema inmunológico y cobre, magnesio y fósforo, que ayudan a mantener los huesos fuertes y colaboran en numerosos procesos metabólicos. Además, las gambas son una fuente de proteínas de alta calidad y, aunque contienen colesterol, también son ricas en ácidos grasos Omega-3, saludables para el corazón. También proporcionan cantidades significativas de vitaminas del grupo B que te dan energía y te ayudan a mantener un correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Completa tu menú de hoy con...

  • Empezar con un plato de coliflor salteada con jamón. Si la coliflor te provoca gases o hinchazón puedes saltear el jamón con otra verdura como judía tierna.
  • Y de postre, requesón con miel.