pies publi

Actualizado a

pies publi

Un día te levantas de la cama y sientes un pequeño pinchazo en la planta del pie al apoyarlo en el suelo. Lo miras y ves un bulto, como granuloso e incluso algún puntito negro en el que no te habías fijado hasta ahora. Sí, sin saber muy bien cómo te ha aparecido una verruga plantar.

No hay que preocuparse en exceso, no son especialmente graves y más comunes de lo que pensamos, sobre todo en los talones y los puntos del pie que soportan todo nuestro peso. Se diferencian de los callos porque estos últimos crecen hacia dentro, debajo de una capa de piel que se endurece y se va engrosando con el paso tiempo. En este artículo vamos a tratar de explicar sus causas y los tratamientos que existen, de forma que podamos aclarar todas las dudas que puedas tener al respecto.

¿Por qué aparecen las verrugas plantares?

Para conocer su origen y el porqué de su aparición, hay que saber qué entendemos por verruga plantar, y según los especialistas, se trata de una infección vírica causada por el virus del papiloma humano (VPH) que se aloja en las dos primeras capas de la piel, con apariencia de coliflor y a menudo puntos negros.

Penetra en el cuerpo a través de pequeños cortes, grietas o rasguños y el riesgo de contraerlo es frecuente si se camina descalzo por zonas de piscinas o baños, áreas tibias y húmedas como por ejemplo duchas o vestuarios, si se tienen cortes o rozaduras en los pies, o si se ha padecido con anterioridad. También conviene saber que, si bien todos somos susceptibles de padecerlas, suele ser más común en niños y adultos jóvenes, de hecho los podólogos hablan de la franja de edad comprendida entre los 12 y los 16 años.

La mayoría de las verrugas plantares son inofensivas y tienden a desaparecer por sí solas, de hecho el 60-70% se curan de forma espontánea, aunque hablamos de periodos de tiempos que pueden alcanzar desde uno hasta cuatro años hasta que dejamos de padecerlas. Pero hay ocasiones en que causan dolor o molestias, incluso en algunos casos en que se complica más, pequeños sangrados al romperse esos puntitos negros, que en realidad son pequeños vasos sanguíneos coagulados.

Cómo eliminar las verrugas en los pies

Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que se trata efectivamente de una verruga plantar, por lo que debe hacerse una visita al podólogo y que sea un especialista quien haga el diagnóstico correcto, y no aplicar así un tratamiento incorrecto.

En estos casos se puede optar por tratarlos con medicamentos de venta libre, es decir sin receta, hasta que desaparezcan, y solo en el caso de complicaciones más serias, recurrir a tratamientos médicos un poco más agresivos. Son varias las opciones de venta libre para el tratamiento de las verrugas plantares, como en la gama de productos Scholl, tu farmacéutico podrá indicarte la mejor alternativa, sin embargo, es importante ser constante con la aplicación del tratamiento para garantizar la desaparición de la verruga.

Scholl_new
Cumple con la normativa de productos sanitarios.

El objetivo del tratamiento siempre es eliminar las lesiones de la piel sin dañar los tejidos normales que están alrededor, por lo que en general, las formas de curarlo suelen moverse en el hecho de ahondar hasta resecar por completo la lesión. Así que si el tratamiento de venta libre no funciona, puede optarse por medicina exfoliante más fuerte, otros ácidos, láser o incluso cirugía. Pero no es lo habitual.

Lo que sí está en nuestra mano es tratar de prevenir la aparición de las verrugas plantares, ¿cómo? Evitando caminar descalzo por zonas de uso común como piscinas, baños, duchas o vestuarios, áreas en las que el contagio de verrugas plantares es más habitual, además de no tocarlas si ya las tienes, evitar el contacto directo con ellas, y no utilizar los mismos utensilios como lima o cortaúñas que utilizaste en la zona dañada en el resto de las zonas sanas.