La cirugía robótica en el cáncer de riñón

El cáncer de riñón representa el 2,8% de todos los casos de cánceres. En la mayoría de casos, la extirpación quirúrgica del tumor es el primer paso del tratamiento y se puede realizar mediante cirugía robótica con da Vinci, una opción segura, precisa y mínimamente invasiva.

Actualizado a
da vinci en quirofano
Abex

Considerados como una compleja maquinaria de purificación, los riñones tienen una función tanto de eliminación como de regulación de los líquidos internos. Excretan agua, pero también la conservan; eliminan a través de la orina todos los productos del metabolismo de los alimentos que pueden ser potencialmente dañinos, antes de que alcancen niveles tóxicos. A pesar de ser tan pequeños, procesan y purifican toda la sangre cada 50 minutos, llegando a filtrar alrededor de 180 litros de líquido al día, de los cuales sólo se eliminan 1.5 litros en forma de orina.

Síntomas del cáncer de riñón

El cáncer de riñón se produce cuando las células del riñón se vuelven malignas (cancerosas) y crecen sin control, formando un tumor. Este cambio les hace perder su capacidad de filtración y/o reabsorción, lo que conduce a alteraciones de las concentraciones de los diferentes productos tóxicos en sangre y en la orina.

De acuerdo con la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de riñón representa el 2,8% del total de tumores diagnosticados en España y en 2022 habrá 8.078 nuevos casos en nuestro país.

Al principio de la enfermedad muchas personas no presentan ningún tipo de síntoma descubriéndose de forma accidental en alguna revisión. Solo cuando el tumor crece aparecen síntomas como sangre en la orina, fatiga extrema, pérdida de apetito, un bulto o dolor en un costado que no desaparece, fiebre o hinchazón de las piernas.

Afortunadamente, la mayoría de cánceres de riñón se detectan antes de que se propaguen (hagan metástasis) a otros órganos, lo que hace que sean más fáciles de tratar con éxito.

Causas del cáncer de riñón

No se conoce con exactitud cuáles son las causas del cáncer de riñón, pero sí se sabe que algunos factores pueden aumentar el riesgo de sufrirlo:

  • La edad y el sexo: se dan el triple de casos en hombres que en mujeres y es más frecuente a partir de los 50 años.
  • Tener antecedentes familiares de cáncer de riñón.
  • El uso de determinados fármacos.
  • La obesidad: el Global Cancer Observatory (GCO) del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) estima que en los últimos diez años, 64.000 casos de cáncer de riñón están relacionados con el sobrepeso y la obesidad y 16.000 de ellos se podrían haber evitado si el Índice de Masa Corporal hubiera sido el adecuado.
  • El tabaquismo, de acuerdo con la SEOM, dobla el riesgo de sufrir cáncer de riñón.
  • La presión arterial alta se ha relacionado también con una mayor probabilidad de este tipo de cáncer.

da vinci brazo robotico

Abex

Tratamiento del cáncer de riñón con cirugía robótica

El tratamiento del cáncer de riñón dependerá del estado de salud general de la persona y del estadio en el que se encuentre el tumor.

En la mayoría de casos, la cirugía es el primer paso del tratamiento. El Dr. Ignacio Moncada, Jefe del Servicio de Urología de la Clínica La Zarzuela en Madrid, explica que, “si bien antes el tratamiento consistía en extirpar todo el riñón, ahora se sabe que si se elimina solo el tumor (nefrectomía parcial) y se deja el resto del riñón ​que está sano, el paciente tiene la misma evolución y supervivencia a largo plazo, pero tiene un impacto menor en la función renal”.

La nefrectomía parcial es ahora posible gracias la cirugía robótica con el sistema quirúrgico da Vinci ya que permite una gran precisión en el abordaje terapéutico.

Para José Luis Álvarez-Ossorio, jefe del servicio de Urología del Hospital Puerta del Mar de Cádiz: “La nefrectomía parcial es una cirugía en la que los tiempos son muy importantes y en la que estamos condicionados por el tiempo de isquemia. La cirugía robótica facilita tanto la disección del tumor como la de la sutura reduciendo así los tiempos y facilitando la viabilidad de ese riñón conservado”.

Por eso, según Rafael Medina, director de la Unidad Clínica de Urología-Nefrología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, “la cirugía robótica aporta al cáncer de riñón un menor sangrado, mayor precisión, menos estancia hospitalaria, pero además aporta un abordaje más cómodo y seguro en cuanto a la cirugía conservadora del riñón, facilitando la maniobra del cirujano”.

Si se han extirpado los dos riñones o si el que queda no funciona bien, puede ser necesaria la diálisis (es decir, una máquina para limpiar la sangre) o un trasplante de riñón.

En este sentido, el Dr. Alcaraz, Jefe del Servicio de Urología del Hospital Clínic de Barcelona y pionero en cirugía robótica con el sistema da Vinci para el trasplante de riñón, explica que la cirugía robótica ha significado un cambio radical: “los resultados son los mismos funcionalmente que con la cirugía abierta, pero la recuperación del paciente es mucho mejor”.

Ventajas de la cirugía robótica en el cáncer de riñón

El sistema robótico da Vinci permite al cirujano realizar la intervención sentado a los mandos de una consola desde donde dirige los brazos articulados robóticos. Estos brazos tienen una capacidad de giro mayor que la mano humana lo que consigue una libertad total de movimientos y una cirugía más precisa gracias a la visión tridimensional y ampliada hasta diez veces.

La cirugía robótica con el sistema da Vinci permite una mínima invasión, lo que se traduce en una mayor ventaja tanto para el cirujano como para el paciente:

  • Para el cirujano proporciona una visión del campo quirúrgico ampliada y nítida y la posibilidad de tratar áreas que son difícilmente accesibles gracias a la visión tridimensional y ampliada hasta 10 veces lo que facilita una gran precisión. El uso de los brazos robóticos evita los temblores fisiológicos de las manos.
  • Para el paciente, la cirugía robótica implica una intervención menos traumática, con incisiones de menor tamaño, un sangrado mínimo, una menor necesidad de transfusiones, una recuperación postoperatoria menos dolorosa y más rápida, una hospitalización más breve y una pronta vuelta a la vida normal.

cirugía mínimamente invasiva

La cirugía mínimamente invasiva asistida por el sistema robótico da Vinci constituye el último avance tecnológico frente a la cirugía abierta y laparoscópica. En el abordaje de los tumores renales, el uso de esta tecnología quirúrgica proporciona al paciente múltiples beneficios como el menor riesgo de infección, menos dolor y sangrado y, además, una menor estancia hospitalaria, lo que conllevará un retorno más rápido a su vida cotidiana.