¿Qué hermano es el aventurero y quién es el inteligente? Así nos marca el orden de nacimiento

La personalidad o la inteligencia viene marcada por el orden de nacimiento de los hermanos. Muchos estudios así lo confirman pero todo tiene sus matices.

Actualizado a
hermano más listo

Los hermanos tienen rasgos diferentes de personalidad según su orden de nacimiento.

iStock
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Si tienes varios hijos o tienes hermanos ya habrás visto lo diferentes que son unos y otros a pesar de haber crecido en el mismo entorno.

Cada uno tiene su propia personalidad pero parece que esto no es casual si no que depende del orden en que se nace dentro de la familia.

¿Ser el hermano mayor, el mediano o el pequeño puede influir en la inteligencia y la personalidad? A lo largo del tiempo, diversas investigaciones han comparando la inteligencia y personalidad de los hermanos: en 1927, el médico y psicólogo austríaco Alfred Adler realizó el primer estudio serio sobre la importancia del orden de nacimiento en la personalidad de los hijos y sus conclusiones eran que sí influía ser el mayor, el segundo o el benjamín de la familia, puesto que los padres trataban a unos y otros hijos de maneras algo diferentes.

Desde entonces, otros estudios han intentado aportar datos para refutar o confirmar una teoría que siempre ha resultado polémica. Hasta que hace unos años, el mayor estudio que se ha hecho al respecto parece haber cerrado (al menos de momento) el debate.

Tu personalidad según qué hijo seas

Todos los estudios fueron encontrando rasgos y características diferentes entre los hijos según el orden de nacimiento. En resumen, podemos destacar los siguientes:

  • El primogénito es una persona más inteligente, responsable y extrovertida, aunque también más mandona, ambiciosa y controladora. Eso se debe a que los padres les prestan más atención al principio y luego les piden que cuiden de sus hermanos.
  • Los hermanos medianos son más conciliadores, pacíficos y colaboradores, dado el papel que les toca vivir. Su talante es negociador y son más flexibles ya que están acostumbrados a adaptarse a distintas situaciones.
  • El hermano pequeño tiene fama de mimado, y los estudios han constatado que son sobre todo egocéntricos y divertidos. La última investigación encuentra que también son aventureros, muy independientes y más y rebeldes, porque las normas familiares son más laxas con ellos.

Seguramente al leer esto habrá quien se haya sentido identificado y quien no. Vaya, como con los signos del zodíaco. ¿Tienen o no base científica estos rasgos?

Las posibles explicaciones

Además de las razones que hemos apuntado, otras teorías más elaboradas se han sumado para justificar los hallazgos del doctor Adler y siguientes. Incluso se apuntaba la teoría darwinista: en cada familia cada niño ha de luchar por la atención de los padres para sobrevivir.

Por eso, si el hermano mayor es responsable y más inteligente porque recibió más atención inicial, los siguientes han de buscar su lugar rápidamente y por eso son más aventureros e independientes.

¿Y si eres hijo único? Dicen que asumes muchas de las características del hijo mayor y del menor a la vez. Además buscan la aprobación de los mayores.

Todos los estudios advierten que sus conclusiones no son determinantes al 100%. Ninguno de los estudios ha podido tener en cuenta todas las complejas características que se dan en un ambiente familiar. No es lo mismo una familia con tres hijos que otra con ocho. Y la situación económica y social también van a tener un peso significativo.

Lo que de verdad dice la ciencia

Si haces una búsqueda por internet es fácil que te aparezcan artículos (también en medios de prestigio) que dan por buenas todas estas características, en especial la de que el mayor es más inteligente. El problema es la letra pequeña.

El estudio más amplio no ha encontrado que la diferencia en el coeficiente intelectual de los hermanos sea significativa

El estudio más ambicioso y amplio que hemos mencionado lo llevaron a cabo dos psicólogos de la Universidad de Illinois en 2014. Tras analizar a 377.000 estudiantes, vieron que pese a que estadísticamente sí había una diferencia en el coeficiente intelectual de los primogénitos respecto a otros hermanos esta diferencia es tan pequeña que no tiene relevancia ni científica ni en la vida real.

Los investigadores añaden que muchas veces las explicaciones de los padres pueden provocar confusión y pueden haber tergiversado estudios previos. Por ejemplo, es fácil que los padres atribuyan mayor inteligencia al primogénito. No deja de ser el mayor y sabrá más cosas que los pequeños.

La conclusión es que el orden de nacimiento no debería influir en la crianza de los hijos, porque no afecta significativamente ni en la personalidad ni en el coeficiente intelectual”, concluía la profesora Rodica Damian, una de las autoras.

Lo que sí parece es que los benjamines son unos charlatanes egocéntricos. Si no, fíjate en este periodista, el menor de cinco hermanos, cogiendo protagonismo al final de un artículo de más de 700 palabras que solo te ha servido para confirmar que no hay nada confirmado.