Qué es la inteligencia emocional y qué puedes hacer para mejorarla

La capacidad para detectar, evaluar, expresar y gestionar las emociones es lo que se conoce como inteligencia emocional, algo que no todos tenemos, pero que se puede trabajar y mejorar. Te explicamos todo lo que debes saber sobre la inteligencia emocional y cómo ponerla en práctica.

Actualizado a
Diana Llorens
Diana Llorens

Periodista

Qué es la inteligencia emocional y cómo puedes mejorarla
iStock by Getty Images

La inteligencia emocional hace referencia a cómo respondemos emocionalmente a las situaciones.

Hay personas que muestran constantemente empatía y comprensión y saben cómo reconfortarnos, incluso sin habérselo pedido. En cambio, otras parecen estar instaladas siempre en el conflicto. La diferencia entre ambas podría estar en la inteligencia emocional.

Y es que, a diferencia de la inteligencia cognitiva (que mide las habilidades de aprendizaje), la inteligencia emocional hace referencia a cómo respondemos emocionalmente a las situaciones.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional se define como la capacidad de reconocer, comprender y gestionar las propias emociones, así como identificar, interpretar y responder a las emociones de los demás.

El término “inteligencia emocional” lo acuñaron los investigadores John Mayer y Peter Salovey en 1990, pero lo popularizó el psicólogo Daniel Goleman con la publicación de su libro 'Inteligencia emocional' de 1995.

  • Unos años antes, Howard Gardner había mencionado los conceptos de inteligencia interpersonal e intrapersonal en el libro ‘Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica’. Este psicólogo defendía que indicadores de la inteligencia como el cociente intelectual​ no indican la capacidad cognitiva de una persona puesto que no tienen en cuenta la capacidad para comprender la emociones propias y ajenas.​

¿Cuáles son los beneficios de la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la que permite que personas que no tienen porque tener una mente “brillante” en otras áreas como las matemáticas o la historia, acaben triunfando en cualquier ámbito: saben relacionarse, coger lo mejor de cada persona, aprender, crecer y superarse día a día.

  • De hecho, muchos expertos sugieren que la inteligencia emocional es más importante que el coeficiente intelectual para tener éxito en la vida.

Además, este tipo de inteligencia ayuda a comunicarse y relacionarse con los demás de manera efectiva y constructiva.

¿Cómo saber si una persona tiene inteligencia emocional?

Te proponemos que descubras si tú ya estás dentro de este grupo de “privilegiados” analizando tu comportamiento habitual:

  • ¿Eres conciliador? Una de las características que poseen las personas que tienen una elevada inteligencia emocional es que siempre saben "manejar" las relaciones interpersonales. Por ello crean un clima de confianza y comodidad entre las personas y generan sensación de bienestar.
  • ¿Evitas la confrontación? Saber mantener bajo control las emociones, incluso en situaciones conflictivas y convertirlas en oportunidades de mejora es otra de las características que definen a este tipo de personas.
  • ¿Te piden consejos? Cuando una persona sabe manejar las emociones suele convertirse en “líder”. Es más creativa a la hora de resolver problemas y se muestra segura de sus decisiones. Por eso genera más confianza.
  • ¿Eres buen organizador? La inteligencia emocional permite disponer de recursos para negociar con eficacia, comunicarse mejor con las personas del entorno y motivarlas para generar en ellas una actitud proactiva de mejora continua.

Sabe gestionar conflictos, conciliar mejor y generar confianza en los demás

  • ¿Gestionas bien en tiempo? También es una característica de las personas con una elevada inteligencia emocional el saber gestionar bien el tiempo del que disponen. Por ello, si trabajan, también suelen saber conciliar mejor la vida profesional y la laboral.

¿Qué puedes hacer para tener una buena inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es esencial en todos los ámbitos, tanto en el personal, como en el relativo a la esfera profesional, y una de las grandes ventajas de este tipo de habilidad frente a la inteligencia pura y dura o a la propia, por ejemplo, de aquellas personas con mucha memoria, es que esta se puede “entrenar” y mejorar. Basta con poner en práctica una serie de estrategias.

1. Toma conciencia de ti mismo

Conócete más, analiza tus defectos e intenta mejorar como persona. Pero no olvides que es natural que cometas errores y que no hay que castigarse por ello sino que deben servirte como experiencia para aprender.

  • Es la forma más sencilla de practicar el “autocontrol” emocional. Y conocerte es el primer e imprescindible paso para lograr comprender a los demás y ser más flexible y tolerante ante el comportamiento ajeno.

Además, esto te permitirá confiar más en ti misma y ganar seguridad.

2. Esfuérzate en ser "mejor"

Debes intentar lograr tus objetivos esforzándote, poco a poco. Es cierto que debes aceptarte tal y cómo eres, pero también has de alimentar día a día tu espíritu de superación.

  • Lo conseguirás si adoptas siempre una actitud optimista: persistente a pesar de los obstáculos y los contratiempos, e intenta ver siempre la botella medio llena.

3. Ponte en el lugar del otro

La empatía, es decir, el saber ponerte en el lugar de los demás, es esencial para que tus relaciones personales mejoren. Si lo haces, verás cómo las personas de tu entorno te valoran, te respetan y confían en ti.

  • No hay nada que una más que una sonrisa cómplice o unas palabras de ánimo cuando el que está a tu lado lo pasa mal.

4. No te cierres al “cambio”

La vida te exige constantemente adaptarte a circunstancias nuevas. Por eso resulta mucho más constructivo adoptar el “aprendizaje" como elemento de mejora continua y fuente de gratificación.

Intenta aprender de las cualidades de los demás, fíjate también en sus errores para evitar repetirlos tú y ganarás inteligencia emocional.

¿Cómo utilizar la inteligencia emocional?

Cuando mejora tu inteligencia emocional puedes hacer que la vida de los que más quieres sea también más fácil y agradable, ayudándoles en su día a día. Las claves son las siguientes:

  • Observa su modo de actuar: Así aprenderás a interpretar sus sentimientos, necesidades y preocupaciones. Para ello es esencial que intentes entender su punto de vista y que te intereses activamente por las cosas que le apasionan y le preocupan.

No juzgues a los demás y deja que sientan que forman parte de tu vida

  • Anticípate: Si observas que algo va mal no esperes a que el problema se haga evidente o a que te pida ayuda. Anticípate y ofrécele herramientas para satisfacer sus necesidades. No le juzgues, simplemente apóyale.
  • Forma equipo: Debes ser capaz de avanzar en la vida junto a las personas de tu entorno y crear sinergías fuertes. Si dejas que los demás sientan que forman parte de tu vida, se sentirán mucho más a gusto contigo.

Así mejora tu vida la inteligencia emocional

Según varios estudios, al desarrollar tu inteligencia emocional, algunas facetas de tu vida pueden mejorar y ser más plenas:

  • Tienes menos riesgo de desarrollar trastornos alimentarios: Una revisión de estudios llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Málaga en 2021 ha visto que existe una relación entre una baja inteligencia emocional y los trastornos alimentarios.
  • Mejora tu rendimiento académico. En un metaanálisis de investigadores españoles ha podido comprobar que una buena inteligencia emocional tiene un efecto significativo en el rendimiento académico. En concreto, es un fuerte predictor del éxito en la educación secundaria.

La inteligencia emocional te ayuda a superarte a ti mismo y a mejorar las relaciones

  • Te conviertes en una persona más eficiente: Según las investigaciones, las personas con mayor inteligencia emocional son más eficaces en el trabajo. Un estudio realizado por la Universidad de Michigan (EE UU) ha revelado también que hacer un esfuerzo por entender las emociones propias y ajenas mejora el funcionamiento del cerebro y la capacidad de resolver problemas.
  • Tu relación de pareja se fortalece: En muchos casos desarrollar la inteligencia emocional puede ayudar a resolver los problemas cotidianos de la vida matrimonial. Por otro lado, una investigación del King’s College de Londres (Reino Unido) constató que las mujeres que tienen un nivel de inteligencia emocional mayor disfrutan más de sus relaciones sexuales.