Asesorado por el Dr. Pedro J. Delgado, Jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología y especialista en cirugía de mano del Hospital Universitario HM Montepríncipe

Por Soledad López, periodista especializada en salud

cuando operar tunel carpiano

El síndrome del túnel carpiano se produce cuando se comprime el nervio que pasa por la muñeca, que es el que proporciona sensibilidad y movimiento a la mano. La zona por donde pasa este nervio, llamado mediano, se conoce como túnel del carpo, de ahí el nombre del trastorno.

Dependiendo del grado de afectación, los síntomas pueden ir desde molestias en la zona de la muñeca acompañados de hormigueo hasta debilidad y atrofia en los músculos de la mano, lo que provoca torpeza al coger objetos.

El túnel carpiano afecta a un 3,8% de la población

Los casos leves pueden evolucionar favorablemente inmovilizando la muñeca o con inyecciones de corticoides, pero en casos más avanzados la solución es la cirugía para liberar el nervio atrapado en el túnel del carpo.

El Dr. Pedro J. Delgado, Jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología y especialista en cirugía de mano del Hospital Universitario HM Montepríncipe y del Hospital Universitario HM Nuevo Belén nos explica todos los detalles de esta cirugía.

"Más del 50% de los casos precisan cirugía y probablemente la causa es que se acude al cirujano de la mano cuando el dolor es severo y hay mucha dificultad para dormir. Está demostrado que cuanto más tiempo de evolución presenta el síndrome, más lenta es su recuperación, especialmente la atrofia muscular de la base de pulgar y palma de la mano", asegura el especialista.

¿Cuándo está indicada la cirugía del túnel carpiano?

La indicación de la cirugía se aconseja en función de los resultados de la exploración clínica y del electromiograma (EMG), que es una prueba diagnóstica para determinar la afectación del nervio mediano.

  • En los casos con afectación moderada en EMG y cuando el paciente no consigue conciliar el sueño o se despierta por la noche con las manos dormidas está indicada la cirugía.
  • Los casos con afectación severa en EMG, donde los síntomas aparecen todo el día y hay pérdida de función y masa muscular, también está indicada la intervención quirúrgica.
  • Los pacientes ancianos tienen una mayor indicación de tratamiento quirúrgico que los jóvenes, ya que suelen presentar un mayor déficit de masa muscular en la base del pulgar, lo que dificulta su recuperación.

¿Y si hay que operar las dos manos?

Si las dos manos están afectadas no se aconseja operarlas a la vez ya que el postoperatorio impediría poder realizar las actividades básicas (comer, aseo, vestirse…) sin forzar ni mojar el vendaje de la mano intervenida. Por tanto, si se intervienen las dos manos, el paciente dependerá de terceras personas para realizar estas actividades elementales.

Muchas veces, al operar una mano mejora la otra de forma espontánea

Por otro lado, se ha observado en pacientes con STC de ambas muñecas que, tras intervenirse una de las manos, la otra mejora de forma espontánea y no es preciso ser operada.

  • En casos de STC bilateral se recomienda operar primero la muñeca más dolorosa y, en caso de ser necesaria la intervención, realizar la cirugía de la otra mano a los 30 días aproximadamente.

¿En qué consiste la operación y cómo el el postoperatorio?

La intervención se realiza bajo anestesia local-regional, es decir, solo de la muñeca. Consiste en realizar una incisión de más o menos 2-3 cm en la palma de la mano para localizar el ligamento transverso del carpo y liberar de forma cuidadosa el nervio mediano.

Respecto a la recuperación postoperatoria:

  • No es necesario el uso de férulas o yesos después de la cirugía. Se realiza un vendaje compresivo algodonado que inmoviliza la muñeca, dejando libres los dedos.

En la operación se libera el nervio atrapado, que es lo que causa el dolor

  • La mano debe mantenerse en alto los primeros días tras la cirugía para disminuir la hinchazón.
  • La mejoría de las molestias de la mano es inmediata y la primera noche después de la cirugía el paciente ya siente alivio y consigue dormir sin despertarse con la mano dormida.
  • Los primeros 2-3 días suelen existir leves molestias en la zona de la incisión que se controlan con analgésicos por vía oral.
  • A los 5-7 días se realiza la primera cura y se cambia el vendaje por otro más cómodo. Durante este periodo es importante que el paciente mueva los dedos para facilitar la rehabilitación y disminuir la hinchazón local tras la cirugía.
  • A las 2 semanas, el paciente puede utilizar la mano para actividades que no requieran peso o fuerza, como coger un vaso de agua, vestirse, leer un libro o sujetar el teléfono.
  • No se podrá hacer fuerza (cargar una bolsa de compra, llevar un maletín...) hasta pasado un mes de la intervención.
  • Generalmente no es necesaria la realización de rehabilitación o fisioterapia, dado que la recuperación suele ser rápida, salvo en los casos severos o en pacientes ancianos con pérdida de masa muscular.
  • A partir de los 30 días se permite realizar todas las actividades normales, de una forma progresiva, pudiendo realizar incluso actividades físicas deportivas.

Ahora la recuperación es más rápida

El Dr. Pedro J. Delgado, también Director Médico el Instituto Europeo de Cirugía Reconstructiva y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad San Pablo CEU, aclara que antiguamente se creía necesaria una incisión amplia para poder liberar todo el nervio, lo que generaba una recuperación lenta y dolorosa.

  • Actualmente esta cirugía se realiza mediante incisiones pequeñas con técnicas de microcirugía y tratamientos mínimamente invasivos, como el asistido por artroscopia o guiado por ecografía. La cirugía mínimamente invasiva supone un menor daño de partes blandas y una recuperación más rápida.

¿Es frecuente que se produzca una recidiva?

Pese al adelanto en las técnicas quirúrgicas, hay hasta un 25% de complicaciones asociadas al procedimiento quirúrgico, señala el especialista.

Sin embargo, solo el 2% de los casos precisan una nueva cirugía de revisión y se asocia con más frecuencia a pacientes con hipertensión y diabetes.

Las causas más habituales de la recidiva suele ser:

  • El túnel no ha quedado completamente liberado.
  • Fibrosis reactiva alrededor del nervio.
  • Daño del nervio durante la intervención.

La cirugía del túnel carpiano es un procedimiento sencillo y habitual en los servicios de Cirugía Ortopédica y Traumatología, pero es importante ponerse en manos de un cirujano especialista en cirugía de la mano.

Tags relacionados