Con el asesoramiento del Dr. Jenaro Ángel Fernández-Valencia, Jefe de la Sección de Cadera del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Clínic

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

avances protesis cadera

Aunque pueda parecer increíble, dar el alta a un paciente horas después de implantarle una prótesis de cadera está cada vez más cerca. De hecho, es algo que ya ha logrado un equipo del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Clínic.

¿Cómo lo han conseguido? ¿Podrá implantarse este protocolo en un futuro? El doctor Jenaro Ángel Fernández-Valencia, responsable de la intervención, se muestra muy esperanzado al respecto.

  • "La intervención de prótesis de cadera ha evolucionado mucho, y lo ha hecho en muchos aspectos", nos cuenta. Y esto ha permitido que la recuperación tras la cirugía sea cada vez más rápida.

El candidato ideal es una persona joven y sin otras patologías graves

  • "El cambio de paradigma es preguntarse si el paciente está en condiciones de volver a casa de forma segura el mismo día de la operación, y esto puede ser así en un porcentaje importante de pacientes que ahora ya pasan una sola noche ingresados", añade el traumatólogo.

    El perfil que más se ajusta a estos criterios es el de una persona joven que esté sana. En cuanto a la edad, "es un criterio laxo, en el que pueden entrar tanto personas de 65 años como de 70 o incluso de 75, en función de su estado general de salud", aclara el cirujano.

Avances que lo han hecho posible

El proceso que ha permitido este avance comenzó hace años. "Desde 2013 ha habido muchos cambios, y se ha logrado romper con ciertas rutinas que se ha visto que no contribuían a mejorar la recuperación del paciente, como dejarlo dos días en cama y no permitirle mover la pierna durante ese tiempo", explica el experto.

La necesidad de hacer una transfusión ha pasado del 30% en 2013 al 2% actual

  • También se han incorporado a la intervención productos para reducir el riesgo de sangrado, lo que evita una posible transfusión, y no se utilizan sondas ni drenajes, que se ha visto que no aportan ventajas en la mayoría de pacientes y dificultan la recuperación.

Caminar desde el primer día

Ahora se sabe que la movilización precoz es muy importante. "Aunque costó bastante instaurarla, ya es una rutina en nuestro hospital y en muchos otros", insiste el doctor Fernández-Valencia.

  • "A las 4 horas de la intervención el paciente empieza a caminar con la ayuda de unas muletas y guiado por un fisioterapeuta, que le acompaña en el proceso. Y, si se encuentra bien, incluso puede empezar a subir y bajas escaleras", nos cuenta.

Prótesis y técnicas quirúrgicas mejoradas

Es otro de los grandes cambios que se han producido en los últimos años.

  • "La durabilidad de los implantes ha mejorado mucho, tanto por el material con el que están hechos como por los métodos de fijación –afirma el traumatólogo–. Por eso ahora lo más probable es que, si te ponen una prótesis, cuando pasen 20 años sigas con ella". Hace un tiempo, en cambio, se estimaba que las prótesis duraban tan solo una década.
  • Con respecto a las técnicas quirúrgicas, hoy hay opciones mucho menos agresivas. "Ahora operamos utilizando accesos que permiten poner la prótesis sin cortar ni músculos ni tendones, y esto es un cambio espectacular, que también permite una recuperación más rápida".

Un paciente cada vez más empoderado

Que la persona esté bien informada sobre todo el proceso que va a vivir es fundamental para reducir sus niveles de estrés y aumentar su confianza. Y no hay que olvidar que esto, también, puede contribuir a evitar errores en el postoperatorio y a que la recuperación sea mejor y más rápida.

  • Para potenciar esta correcta información, desde el Hospital Clínic han puesto en marcha unas charlas en las que, semanas antes de la operación, se informa a los pacientes que van a ser intervenidos sobre cómo es la cirugía, la recuperación posterior (qué ejercicios deben hacer, cómo deben levantarse de la cama, cómo llevar bien las muletas o que es normal sentir un poco de dolor los primeros días).

El objetivo es que el paciente se sienta lo más seguro posible antes de la cirugía

  • Las sesiones están dirigidas por una enfermera y una fisioterapeuta y, según el doctor Fernández-Valencia, "los pacientes agredecen mucho esta formación extra". Por ejemplo, "una de las cosas que hacen es enseñarles una prótesis, y esto facilita que el paciente vaya mucho más seguro a la intervención".

La prótesis de cadera no es cosa, solo, de mayores

Es una de las falsas creencias que arrastra este tipo de intervención. "Hay quienes la relacionan con la fractura: te rompes la cadera y, entonces, necesitas una prótesis. Y, sin embargo, mucha de la gente a la que operamos, yo diría que casi la mitad, tiene menos de 65 años", nos cuenta el especialista.

  • Los motivos que pueden hacer que a una persona se le implante una prótesis de cadera son varios: la artrosis suele estar detrás de la mayoría de casos, pero también puede necesitarse tras un traumatismo, o por una displasia que se tenga desde la infancia y vaya desgastando la articulación poco a poco, entre otras causas.

"La opción de la prótesis se valora cuando el dolor que genera el desgaste articular es persistente y afecta al día a día, pese a tomar medicación o hacer fisioterapia para combatirlo", aclara el experto.

  • "Hay personas, por ejemplo, que tienen la articulación muy gastada pero esto les provoca muy poco dolor, y en estos casos no hay que plantearse una intervención de este tipo", matiza.

Una vez puesta y consolidada la prótesis, la persona puede hacer una vida completamente normal: ir en bici, hacer senderismo, practicar la mayoría de deportes (aunque algunos de alto impacto, como por ejemplo el kárate o el esquí acuático, no están recomendados)...

Cómo es la recuperación

Además de caminar, se recomienda hacer ejercicios de potenciación muscular. "Está documentado que, sobre todo los primeros días, la fuerza del cuádriceps baja: podríamos decir que está a un 80% de su potencia habitual", afirma el cirujano.

  • Por eso es aconsejable hacer una serie de ejercicios, sobre todo al principio, para trabajar tanto los cuádriceps como los abductores. Son movilizaciones en las que se tonifica la musculatura sin utilizar resistencias (como serían, por ejemplo, unas pesas). El fisioterapeuta es quien debe indicar qué ejercicios convienen en cada caso.

Con respecto al uso de muletas para andar,"hay pacientes que en dos o tres semanas ya las están dejando o, simplemente, se apoyan en una para acompañar el movimiento", nos cuenta el doctor. Por tanto, no es obligatorio ni necesario llevarlas durante mucho tiempo.

Acude al médico si...

Los siguientes síntomas pueden alertar de que algo anda mal en la herida:

  • Cuando el paciente tiene fiebre mantenida, sobre todo por encima de los 38º.
  • Cuando no deja de salir líquido de la herida. "Si han pasado 5 días de la intervención, la herida no debería supurar. Si esto ocurre, podemos estar ante un principio de infección", nos cuenta el experto.
  • Cuando duele mucho y el reposo no alivia esta sensación. "Si además la pierna está dura, como si fuera madera, y se hincha, un trombo en la pierna podría estar detrás", añade.

Por último, el doctor Fernández-Valencia nos cuenta que, en lo que a la cirugía de cadera se refiere, "estamos viviendo un momento muy bonito: hay muchos cambios y son a mejor y, así, vamos ganando terreno para que la gente se recupere antes".

Tags relacionados