Cómo se hace un test de antígenos en casa: paso a paso

Los test de antígenos que venden en farmacias son muy sencillos de hacer. Si tienes sospechas de síntomas de Covid puedes hacértelo tú mismo o a alguien cercano sin problema. Te explicamos el paso a paso para hacer bien el test Covid.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Cómo hacer el test de antígenos en casa: paso a paso
iStock by Getty Images

El test de antígenos es una prueba para detectar si estás contagiado del coronavirus. Es segura en un grado elevado, aunque no tanto como las PCR. Son especialmente fiables si sale positivo y te garantiza bastante que tienes el virus incluso siendo asintomático.

Funciona con un producto químico que reacciona ante dos proteínas del coronavirus (antígenos), la proteína S y la N.

La sustancia está acompañada de un colorante que hace que reaccione ante la presencia del coronavirus y cambie de color. Así ves fácilmente si en la muestra que has extraído hay virus.

No todos los test de antígenos son iguales

Para garantizar que el test es fiable lo primero es saber dónde lo compras, porque hay muchas marcas y no todas tienen el mismo grado de sensibilidad.

  • Los test son baratos, valen de 4 a 7 euros y los encuentras en farmacias. También hay paquetes de cinco o más tests.

No conviene que te arriesgues comprando en sitios de internet que desconoces o en tiendas de las que puedas dudar la procedencia.

Son fáciles de hacer, pero si crees que vas a tener problemas, en la misma farmacia te lo pueden hacer por unos cinco euros.

Algunas farmacias te permiten sacarte un certificado sanitario conforme has hecho la prueba. En ese caso, el precio sube a unos diez euros. No son precios estandarizados.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recuerda que, para que sean efectivos, los test de antígenos deben realizarse durante los 7 primeros días desde la infección o en los 5 primeros días desde la aparición de síntomas, cuando la carga viral está en su punto más álgido.

Test nasal o test de saliva

Hay dos formas de tomar las muestras.

  • El test con muestra nasofaríngea es el más conocido. Se extrae la muestra con un bastoncillo en la zona de la nariz. Los bastones son mucho más cortos que en las PCR.
  • El test de saliva. Este test de antígenos es menos extendido porque tiene más posibilidad de error. La muestra es de la saliva, pero ha de ser de un esputo (el escupitajo) que venga de la garganta.

Puede ser menos molesto. Sin embargo, en niños o personas mayores resulta más difícil conseguir que lo hagan bien.

Más allá de la toma de la muestra, todo el proceso es igual en ambos tipos de test.

La prueba es bastante fácil. Vas a encontrar los recipientes todos bien cerrados, porque hay que evitar que se contaminen los productos químicos o el bastoncillo de tomar la muestra.

Preparación para hacer el test

El test incluye un bastoncillo de muestra, un tubito con líquido y una tablilla de plástico que es el test propiamente dicho.

  • Coloca el tubito en un cartoncillo que incluye para que se mantenga derecho y retira el tapón.

Hay packs en los que el líquido está separado en una botellita con gotero para poder hacer varios tests. En ese caso se ha de añadir diez gotas de líquido a cada tubo.

El bastoncillo no es tan largo como una PCR, basta meter dos centímetros en la nariz

Vamos a recoger la muestra:

  • Retira el envoltorio que cubre el bastoncillo con la torunda de algodón (hisopo es el nombre técnico). Cómo es lógico, no puedes tocar con la mano ni apoyar en ninguna superficie la zona del algodón.
  • Debes introducir el palito dos centímetros (unos dos dedos) en la nariz. Con suavidad.
  • Una vez dentro gira el bastoncillo un par de veces en una dirección. Sácalo con cuidado. Algunas marcas recomiendan repetir el proceso en el otro orificio nasal.

Pasos para colocar la muestra:

  • Mete el palito con el algodón en el líquido del tubo hasta bien el fondo y hazlo rotar seis veces con los dedos para que se mezcle bien con el líquido.
  • Deja el bastoncillo en el tubo un minuto para que se impregne bien y aprieta el tubo, que es de plástico, con dos dedos para asegurarte de que chafa el algodón y la muestra ha pasado al líquido.
  • El bastoncillo puede estar contaminado de virus, así que debes desecharlo con cuidado y evitar tocar el algodón. Los test suelen incluir una pequeña bolsa de plástico para ir dejando las cosas. Si no, tíralo a la basura.
  • Tapa el tubo con un tapón de goteo.

Cómo hacer el test

  • Retira el protector del dispositivo del test y colócalo en la mesa junto al tubito del líquido. Se hace al momento. Si se deja fuera del plástico más de una hora, se ha de desechar.

Verás que tiene una zona redonda para poner la muestra y una tira alargada donde leer el resultado. Se parece mucho a un test de embarazo.

  • Vierte cuatro gotas del líquido del tubo que has preparado con la muestra en el círculo que te viene marcado.
  • Espera quince minutos para ver el resultado. Has de ser preciso, puesto que después de veinte minutos la prueba puede ya no ser válida.

Para interpretar el resultado, hay dos barritas de color:

  1. Una es la barrita muestra, la línea control (C), que siempre se colorea porque es para indicar que el test funciona. Si esta línea no se colorea, el test no es válido.
  2. La barrita de resultado, línea test (T) se colorea solo cuando es positivo, es decir ha detectado el coronavirus en la muestra.
resultado test antigenos 2

Saber Vivir

La intensidad del color de la línea de control C puede variar en función de la concentración de producto. Sea el tono que sea, se considera válido. Lo mismo ocurre con la línea de Test, que aunque sea tenue se debe considerar positivo.

Por último, no olvides que incluso si sale negativo, no hay garantía al cien por cien. Retira todos los productos cerrados y tíralos a la basura. Lávate inmediatamente las manos.