Gökotta: el método sueco para empezar bien el día y ser más feliz

Suecia es uno de los países más felices del mundo. Sin duda, una razón de peso para averiguar en qué consiste el método Gökotta, la filosofía de vida que llevan a cabo sus habitantes y que les ayuda a afrontar el día a día con fuerza y energía.

Actualizado a
Pareja feliz

El método sueco Gökotta ayuda a empezar el día con vitalidad.

iStock
Captura de pantalla 2024 03 02 a las 17 25 51
Eva Carnero

Periodista especializada en nutrición y bienestar.

Hace falta mucha fuerza para lidiar con todos los compromisos e imprevistos que cada día la vida nos pone por delante. Hay quien recurre a un desayuno con extra de café, otros prefieren ponerse las zapatillas y salir a correr y, por supuesto, también hay quien asegura que "no es persona" hasta que no han pasado unas horas. 

Bien, pues para empezar el día con energía y enfrentarse a la vida con la mejor actitud, existen infinidad de propuestas procedentes de todas partes del mundo. Unas responden a la filosofía de vida de los habitantes de un país, mientras que otras tienen su origen en los despachos de investigadores y profesores de universidad. 

En esta ocasión, nos ocupamos de un método de origen sueco con el que sus practicantes aseguran que viven mucho más felices.

Un país donde reina el bienestar

Sabemos que los suecos cada año "hacen podium" en el ranking de países más felices del mundo. De modo que, sin duda es una buena idea averiguar qué hay detrás de esa felicidad generalizada. 

A primera vista, cualquiera podría achacar gran parte de ese bienestar a su elevada calidad de vida. Y es que, según el Índice para una vida mejor (Better Life Index), elaborado por la OCDE, Suecia tiene los mejores niveles de empleo, educación, salud, calidad medioambiental, relaciones sociales, compromiso cívico y satisfacción ante la vida. De modo que, con ese panorama, no parece muy difícil ser feliz. 

Ahora bien, más allá de que cuando las necesidades básicas (y un poco más) están cubiertas y que las condiciones de vida son tan elevadas como lo son las suecas, lo cierto es que su filosofía de vida también es parte importante de su premiada felicidad.

"amanecer con el cuco"

Esa forma de ver la vida tiene nombre: Gökotta, y básicamente, consiste en levantarse temprano por la mañana, salir de casa y escuchar el primer canto de los pájaros. Según esta filosofía, este "amanecer con los pájaros" proporciona la paz y la energía suficiente para hacerte con cualquier nueva embestida del día a día. De hecho, ese momento tan especial marca la diferencia con el resto de la jornada y es el origen de un día feliz. 

El término Gökotta se traduce literalmente como "amanecer con el cuco". Tiene su origen en la tradición sueca de levantarse temprano en las mañanas de primavera, y en concreto, hace referencia al día de la Ascensión (también conocido como "Kristi Himmelsfärdsdag" en sueco), que generalmente cae a mediados o finales de mayo.

 

Levantarse temprano tiene premio

Esa salida a la naturaleza no tiene por qué limitarse a escuchar el canto de los pájaros, también puede incluir otras actividades como dar un paseo recorriendo los caminos de un bosque, detenerse entre los árboles y respirar lenta y profundamente, y por supuesto, contemplar el amanecer sin prisa, fijándonos en los colores y en las diversas tonalidades que ofrece ese momento tan especial. 

La idea es que a través de la naturaleza y, sobre todo, gracias a nuestra actitud abierta y dispuesta a pararse y disfrutar del momento, renovemos la energía de nuestro interior.

Para los suecos, la conexión con la naturaleza es algo esencial, del mismo modo que el cambio de las estaciones. De hecho, esta excursión simboliza la renovación de la naturaleza después del invierno.

 

Para una vida más plena

Hasta aquí hemos visto en qué consiste Gökotta, pero ¿qué beneficios concretos le atribuyen sus defensores? En general, se habla felicidad, bienestar y equilibrio emocional. Y es que dar un paseo matutino por el campo tiene efectos muy positivos para la salud mental. En concreto, reduce los niveles de estrés y ansiedad. 

Por otro lado, la luz natural del amanecer no solo es un espectáculo para los sentidos, también estimula la producción de hormonas que regulan el sueño. Algo fundamental para aumentar los niveles de energía a lo largo del día, y como efecto secundario, mejorar el estado de ánimo. 

en tierras españolas

Mujer en la naturaleza

Istock

Ahora, el reto consiste en adaptar el método Gökotta a tu vida diaria. Y es que, aunque, obviamente, no estamos en Suecia, eso no significa que no podamos aplicar esta filosofía a nuestra vida y aprovechar sus beneficios. 

En cualquier parte del mundo es posible disfrutar de los amaneceres y de los maravillosos espacios naturales que tenemos más cerca. 

Aquí tienes algunos consejos para vivir el método sueco Gökotta en tierras españolas:

  • Aléjate de las pantallas. Y también, de internet. De hecho, este paseo en la naturaleza es una excelente oportunidad para conectar contigo mismo y volver a ser el eras (sin móvil). Oblígate a no mirar el teléfono durante tu paseo. Tómatelo como un momento reservado solo para ti. 
  • Medita, estira, toma una taza de té... Además del paseo matutino, esencial en el método Gökotta, una buena idea puede ser incorporar pequeños rituales matutinos, como la meditación. En poco tiempo se convertirá en un hábito del que te será difícil prescindir. 
  • Descubre los espacios naturales más cercanos. El hecho de no estar inmerso en un bosque sueco, no es, ni mucho menos, un problema. Aprovecha los parques y jardines que hay cerca de tu casa. Es el momento de redescubrirlos.
  • Crea tu propio espacio "natural" en casa. Dado que es probable que no tengas cerca ningún parque, siempre puedes crear tu propio espacio rodeado de naturaleza. Para ello, por qué no colocas unas plantas cerca de una ventana o acondicionas una habitación para que el sol inunde tu hogar. Sí, ya sabemos que no es lo mismo, pero, te acercará un poquito más a esa anhelada felicidad. 
Loading...