La regla de los 10 años para encontrar la felicidad, avalada por un psiquiatra

¿Por qué deberíamos cambiar cosas de nuestra vida cada década? El eminente psiquiatra Nassir Ghaemi nos explica la lógica de esta forma de actuar y que permite ser más feliz.

Actualizado a
FELICIDAD

La felicidad depende en gran medida de nuestras decisiones.

ISTOCK
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

En la vida no siempre es fácil hacer cambios. La incertidumbre que provoca todo lo nuevo puede llevarnos a pensar que el riesgo es justo lo contario del camino hacia la felicidad. Sin embargo, algunos de los más eminentes expertos en la materia nos dicen que estamos equivocados.

La felicidad no se basa solo en seguridad y dinero. Los finlandeses han conseguido durante años ocupar los primeros puestos entre los países con mejor nivel de felicidad y el filósofo Frank Martela revelaba los tres principios que les permite conseguir la felicidad. Ninguno es el dinero.

Hemos de buscar la felicidad y esa búsqueda exige movimiento. Lo ha explicado el doctor Nassir Ghaemi, profesor de Psiquiatría en la Universidad de Tufts (en Boston) además de conferenciante de Harvard. Es lo que él considera la regla de los diez años. Cada década debemos plantearnos cambios en nuestra vida. Solo así conseguiremos sentirnos plenamente satisfechos.

Por qué no es bueno estancarse

En este sentido, el doctor Ghaemi no es el primero en defender el cambio. Antes que él, otro científico, el profesor de Harvard Arthur Brooks, uno de los máximos expertos en la búsqueda de la felicidad, ya había establecido que debemos dar un giro a nuestro hábitos cada diez años.

Brooks se ponía a sí mismo como ejemplo. Fue músico a los veinte años, profesor de economía a los treinta, director de empresa a los cuarenta y ahora se ha convertido en un escritor superventas sobre liderazgo y felicidad, y se decida a explicar qué hace para ser feliz.

Aprovechar las oportunidades

Esos cambios fueron peldaños en una escalera de oportunidades. Se pudo quedar solo de músico, pero entonces ese estancamiento lleva a la monotonía. Además de que no le habría dado la fama que hoy tiene.

FELICIDAD

Cuando dominas algo, has de avanzar en otras direcciones. No es necesario cambiar todo. Pero lo que no hay que hacer es dormirse en los laureles. Hay que abrirse a nuevos retos.

Para todo hay un motivo. Hay un tiempo para ser experto en una cosa y otro en otra. No necesitas ser experto en lo mismo siempre”, razona el doctor Ghaemi en su artículo. Nunca se sabe, “tu próxima gran oportunidad puede no pasar si no dejas atrás la anterior”, concluye.

Cómo se aplica la regla de los diez años

Es decir, que el gran obstáculo para triunfar y ser feliz es un triunfo anterior. Por eso insiste este psiquiatra en que cada década tenemos que realizar un cambio significativo en aspectos de nuestra vida.

  • No hace falta que rompamos con todo. A veces es un cambio de casa lo que puede modificar ya muchos aspectos: permitirnos conocer gente nueva, lugares distintos. Cosas que nos pueden aportar riqueza vital.
  • Tampoco la regla de los diez años debe considerarse una norma exacta. Hay márgenes. “Si todo va mal cambia en cinco años; si va muy bien puedes retrasarlo hasta los quince años”, puntualiza el doctor.
  • Cuando oyes a alguien joven decir que no saben qué harán “el resto de su vida”, el consejo es que no tendrían ni que plantearse hacer algo el resto de sus vidas. Que se centren en los siguientes diez años.

Cómo lleva ese camino a la felicidad

Alguno podrá argüir que la felicidad no está en el cambio. Si te gusta lo que haces y te va bien, puede seguir yéndote bien otra década y otra. Además tendrás una seguridad y eso es todo lo que necesitas.

Uno de los puntos clave en los que se basa la felicidad es el del propósito: encontrar esa actividad con la que disfrutamos. Que un trabajo no se vea como trabajo, sino como una forma de realizarnos y disfrutar.

 

HORMONAS FELICIDAD NATIONAL

istock

El doctor Ghaemi no lo niega. Solo nos apunta que eso no siempre es fácil y menos anclados en las rutinas. Incluso dentro de un mismo trabajo, la felicidad es plantearse nuevos retos. “Hay buenos motivos para pensar de manera diferente, asumir un pequeño riesgo y abrirse a nuevas experiencias”, añade.

Otra duda que se plantea es que la felicidad se basa en muchas cosas. No consiste solo en el éxito y el bienestar laboral, aunque sin duda influye.

Por eso, esta filosofía de cambio también abarca otros aspectos. Igual que hablamos de un ciclo de diez años en el trabajo, también puedes plantearte cambios en tus aficiones. ¿Acaso la felicidad consiste en ver siempre el mismo tipo de películas, leer los mismos libros, hacer el mismo deporte y viajar al mismo sitio?

Loading...