Formas de aumentar la grasa marrón en tu cuerpo: la grasa que activa el metabolismo, evita picos de glucosa y te ayuda a adelgazar

Nuestro organismo tiene muchas formas de mantener el peso y de regular nuestra salud. Aprender como funciona es la clave para ponerlo a trabajar. Y uno de esos grandes secretos es la grasa parda.

Celia Perez León
Celia Pérez León

Redactora especializada en estilo de vida y nutrición

Actualizado a

mujer guapa joven comiendo

La grasa marrón juega un papel fundamental en el metabolismo y el control de la temperatura corporal.

ISTOCK

Estamos tan acostumbrados a escuchar que la grasa es el enemigo, que debemos quemarla, evitarla y destruirla, que descubrir que no toda la grasa es mala puede descolocarte un poco. Pero es cierto, no toda la grasa que hay en nuestro cuerpo sirve para almacenar reservas calóricas, ni hace que engordemos, ni es mala para la salud.

De hecho, con la grasa marrón o grasa parda sucede justo lo contrario. Su presencia en nuestro organismo garantiza que seamos capaces de protegernos del frío, mejora el metabolismo de la glucosa, previene enfermedades metabólicas y hasta puede ayudarnos a vivir más. Pero, ¿qué es esto de grasa marrón? ¿Cómo funciona? ¿Puede “fabricarse” a propósito? ¡Te lo contamos!

mujeres amigas felices amistad felicidad

Vivir mejor

Frases motivadoras de la psiquiatra Marian Rojas para recuperar el equilibrio emocional y aumentar tu felicidad

¿Qué es la grasa marrón y cómo funciona?

La grasa marrón o grasa parda, es un tejido adiposo especializado que suele encontrarse en ciertas áreas del cuerpo, como el cuello o la clavícula. Su principal diferencia con la grasa blanca (de la que solemos hablar normalmente) es que esta es rica en mitocondrias, en lugar de ser sencillamente un almacén de energía.

Esta estructura celular tan peculiar hace que la grasa marrón, en lugar de almacenar la grasa, la queme. Es decir, es uno de los tejidos responsables de producir energía, por medio del gasto calórico. En particular, su función consiste en producir calor para regular la temperatura corporal y protegernos del frío.

Esta forma tan especial de funcionar ha hecho que expertos en las áreas de la medicina metabólica y la nutrición se centren en descubrir los entresijos de su funcionamiento.

Según demuestran estos estudios, la grasa marrón puede ayudarnos a quemar grasa blanca y calorías por medio de la termogénesis. Y no solo eso. Este proceso, que mejora de forma natural el metabolismo, puede tener un efecto positivo sobre los niveles de glucosa en sangre.

Gracias a eso, tener una buena cantidad de grasa marrón y mantenerla activa puede ayudarnos no solo a perder peso, sino también a prevenir enfermedades metabólicas. Además, algunas investigaciones apuntan que podría tener un impacto positivo sobre la longevidad de las personas.

Mujer joven comiendo

Abraza la comida

La alimentación intuitiva: el método infalible si quieres adelgazar sin hacer dieta

¿Cómo aumentar o activar la grasa marrón?

Lo cierto es que no hay ninguna forma de “fabricar” más grasa marrón. El cuerpo forma este tejido adiposo durante su desarrollo embrionario, y su creación se ve afectada por factores ajenos a nuestro control: el ambiente, la genética o el estado metabólico de la madre durante la gestación.

A medida que crecemos, la cantidad de grasa marrón que hay en nuestro cuerpo se va reduciendo. Esta es una de las muchas razones que explican que con el pasar de los años cada vez nos resulte más complicado bajar de peso.

Por suerte, sí hay métodos que han demostrado activar el funcionamiento de estos tejidos adiposos marrones. Eso sí, debo decirte que, aunque, en general, todos estos consejos prácticos pueden ser beneficiosos para tu salud, su impacto sobre el peso es ínfimo. Al fin y al cabo, la grasa marrón no tiene como misión principal hacerte adelgazar, sino mantener la temperatura de tu cuerpo.

Dicho esto, aquí tienes algunos métodos eficaces para activar el funcionamiento de la grasa parda:

Date baños de agua fría

DUCHA FRIA

La duchas de agua fría activan la circulación.

ISTOCK

Dado que el objetivo de la grasa marrón es regular la temperatura corporal y protegernos del frío, la mejor forma de activar su funcionamiento es exponiéndonos al frío. Y una buena forma de conseguirlo, es por medio de las duchas de agua fría.

Este hábito ha sido recomendado por muchos expertos por razones diversas. El agua fría no solo activará el funcionamiento de la grasa marrón. También estimula la circulación sanguínea, fortalece el sistema inmunológico y se ha demostrado que puede tener efectos positivos sobre la mente.

El choque del agua fría sobre el cuerpo, además de activar la grasa marrón, estimula el sistema nervioso central, poniendo a funcionar nuestra mente y activando la alerta mental. Además, este contacto frío desencadena la liberación de las endorfinas, que pueden ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo y a reducir el estrés. Este último punto, como verás más adelante, es también muy importante para la activación de las células marrones.

Haz ejercicio de alta intensidad

mujer joven ejercicio gimnasio

Si haces ejercicio debes aumentar el consumo de proteínas.

ISTOCK

Hacer ejercicio de forma regular es esencial para mantener el cuerpo sano. Todos los expertos confirman que, incluso en intensidades y cantidades bajas, cualquier ejercicio que hagamos es beneficioso para la salud general del organismo. Y, por supuesto, este tipo de actividades también aumenta la actividad de la grasa marrón.

Aunque si realmente quieres conseguir resultados en este sentido, debes apostar por el ejercicio de alta intensidad. En lugar de mantener un ritmo estable caminando o corriendo, este tipo de entrenamiento consiste en intercalar intervalos de alta intensidad con minutos de reposo.

El ejercicio aeróbico y el entrenamiento de fuerza también pueden ser beneficiosos para la activación de estos tejidos adiposos, pero no tanto como el entrenamiento de alta intensidad.

Té verde y un toque picante

te verde

El proceso por medio del cual la grasa parda quema calorías, glucosa y grasa blanca es la termogénesis. Este consiste en utilizar las reservas energéticas del cuerpo para generar calor. Y se ha demostrado que ciertos alimentos pueden activarlo de forma natural.

Hablamos de los que se conocen como alimentos termogénicos. Entre los más eficaces, se encuentran aquellos con un toque picante (especialmente los pimientos) y el té verde. Consumirlos de forma habitual puede ayudar a que tu cuerpo aumente la actividad de la grasa parda, poniéndola a funcionar.  

Cuida de tu ciclo de sueño

MUJER 40 50 DORMIR

El ambiente de la habitación es clave para conciliar el sueño.

ISTOCK

Nada es más nocivo para el cuerpo que un mal horario de sueño. Durante las horas en las que dormimos, nuestro organismo lleva a cabo gran variedad de procesos reguladores y regeneradores, entre los que se encuentra la activación de la grasa parda para mantener la temperatura corporal durante las horas de sueño.

Descuidar este aspecto de tu vida puede influir de forma negativa sobre tu salud metabólica y el funcionamiento de la grasa marrón. Lo ideal es que procures acostarte y levantarte siempre a la misma hora. Además, debes evitar tomar bebidas estimulantes, como el café o el té, a últimas horas de la noche, dado que pueden afectar de forma negativa al sueño y el descanso durante la noche.

Aprende a vivir sin estrés

iStock Estres engorda  1333976612

Unos niveles elevados de cortisol a causa del estrés favorecen el aumento de peso.

iStock

Si algo puede desequilibrar por completo el funcionamiento de nuestro cuerpo es el estrés. Su carga afecta de forma negativa a muchos procesos de nuestro organismo, entre los que se encuentran el metabolismo. Y, por tanto, puede tener un impacto negativo sobre la activación de la grasa marrón.

Aunque vivir sin estrés es complicado, hay algunas técnicas y prácticas que pueden ayudarte a reducirlo de forma considerable. El yoga, la meditación, el pilates o, sencillamente, tomarse unos minutos al día para relajarse y vivir conectada al presente puede tener un gran impacto sobre la salud metabólica y el funcionamiento de la grasa parda.