bronquitis

Actualizado el

Si tras un resfriado o gripe aparece una tos persistente acompañada de mocos, “silbidos” en el pecho, cansancio e incluso fiebre, es muy posible que sufras una inflamación de los bronquios.

Así se produce una bronquitis

En un 90% de los casos las bronquitis -una inflamación e infección de los bronquios- son producidas por virus, que varía según la época del año: en invierno los comunes son los de la gripe o influenza A y B pero también puede suceder con el buen tiempo, en verano, con el llamdo echovirus.

Así pues, la forma de contagio es la misma: mediante el aire si una persona afectada tose cerca de nosotros o nos da la mano sin habérsela lavado antes y luego nos tocamos la nariz. Por eso lavarse las manos a menudo es básico para evitar el contagio. Además, ten en cuenta que los ambientes húmedos y fríos la favorecen y que fumar dispara el riesgo.

Relacionado con este artículo

La principal seña de identidad de este trastorno es una molesta tos, que suele empeorar por la noche y puede ser productiva (si además hay mucosidad) o seca y en este caso resulta un tipo de tos muy irritante. Además, hay otras señales características que pueden ayudarte a identificarla y ponerle remedio para evitar complicaciones: sibilancias, fatiga, dolor de garganta, congestión nasal, fiebre poco elevada y dolor torácico.

LO QUE DEBES HACER PARA CONTROLARLA

Una vez diagnosticada por un especialista puedes tomar una serie de medidas que te ayudarán a que el proceso sea más llevadero. Pero a la vez debes controlar algunos factores para evitar complicaciones ya que podrían afectar de forma grave al sistema respiratorio, y en casos puntuales, convertirse en un riesgo para el resto del organismo.

Algunas medidas efectivas

  • Abandona el tabaco y evita productos irritantes como lacas de pelo o lejías.
  • Bebe más líquidos (agua, infusiones, caldos caseros…) ya que resultan muy útiles para ayudar a eliminar el moco.
  • Los humidificadores con vapor frío combaten la sequedad excesiva suavizando la tos nocturna.
  • Los antibióticos no son aconsejables excepto en caso de sospecha de sobreinfección bacteriana. Así que no te automediques con este tipo de fármacos ya que únicamente provocarás resistencias bacterianas por su mal uso y además luego no serán eficaces cuando los necesites. Los antibióticos deben tomarse solo bajo prescripción médica.

Relacionado con este artículo

  • Los broncodilatadores pueden suavizar los síntomas si hay obstrucción aérea. También debe ser el especialista quien los aconseje y indique la dosis correcta.
  • Los analgésicos, antipiréticos, descongestionantes nasales y mucolíticos pueden ser útiles para reducir las molestias. En cambio, se ha comprobado que los antivirales no aportan grandes beneficios.

OPCIONES NATURALES SI ESTÁS ENFERMO

La fitoterapia es una buena opción para reducir los síntomas de las infecciones propias del invierno. Javier Mansa, experto en terapias naturales recomienda:

  • Gordolobo. Tiene virtudes antialérgicas, suavizantes, antiinflamatorias y expectorantes, por lo que se aconseja en caso de bronquitis asmática. Esta planta suele emplearse combinada con otras para realizar decocciones, y como extracto formando parte de jarabes para el tratamiento de trastornos respiratorios.
  • Drosera. Esta planta reduce el reflejo de la tos y, por tanto, la irritación. También es expectorante. Se emplea en decocción, pero normalmente suele formar parte de jarabes y extractos combinados con otras plantas.

Reducir la tos te ayuda a sentir menos irritación en el pecho

  • En suplementos, la quercitina es un compuesto que neutraliza la histamina, sustancia que aumenta en los trastornos respiratorios. La dosis es de 250 a 500 mg,1 vez al día durante 2 semanas
  • Consulta con un terapeuta natural antes de tomar fitoterapia ya que también posee efectos secundarios o puede tener alguna interacción con otras medicaciones que estés tomando.

¿Cuándo se considera una urgencia médica?

Las bronquitis suelen solucionarse en un par de semanas sin mayores problemas tomando simplemente medidas para aliviar los síntomas, pero hay ciertas señales que pueden revelar un problema más grave, por lo que en caso de sospecha hay que consultar al médico enseguida.

  • En caso de que la fiebre sea elevada o no desaparezca en de 3-4 días, tengas dolor en el pecho, dificultad para respirar, moco verde o con sangre, los síntomas duren más de 15 días o sufras una enfermedad pulmonar como EPOC podría ser que la bronquitis haya derivado en una neumonía, por lo que debes acudir al médico sin demora.