higos. Frutas con enzimas casi "mágicas"

1 / 5 Frutas con enzimas casi "mágicas"

Estas frutas aportan sustancias que facilitan la digestión. Si las tomas en las comidas, digieres mucho mejor y por eso el abdomen se infla muchísimo menos.

Su secreto es que proporcionan enzimas digestivas, que son sustancias químicas parecidas a las que fabrica el propio organismo para poder digerir los alimentos.

  • Piña. Su bromelaína descompone las proteínas (mejora la digestión de carnes, pescados, huevos...). Tiene que ser fresca y cruda.
  • Higos. Especialmente los secos (rehidratados) estimulan el tránsito intestinal. Aportan ficina, que mejora la digestión y evita los gases.
  • Papaya. Su papaína, similar a la pepsina que se encuentra en los jugos gástricos, le ofrece propiedades digestivas beneficiosas.
  • Kiwi. Un estudio reciente ha demostrado que contiene actidina, otra enzima que acelera la digestión de las proteínas.
chucrut. Fermentados con buenos probióticos

2 / 5 Fermentados con buenos probióticos

Una flora intestinal alterada entorpece la digestión y facilita los gases, lo que provoca un efecto "globo". Los probióticos la regeneran... ¡y tu vientre lo agradece!

  • Los alimentos probióticos contienen bacterias "buenas" que, si se toman en cantidad suficiente, pasan a "vivir" en tus intestinos y que esa flora de bacterias esté bien poblada es clave para evitar el estreñimiento (este favorece la putrefacción intestinal y la producción de gases).
  • Las especies de bacterias que más frecuentemente se usan como probióticos son los Lactobacillus y las Bifidobacterium, aunque existen más tipos de bacterias.
  • Las leches fermentadas, como el yogur o el kéfir son lor probióticos más comunes. Conviene tomar uno o dos al día. Los preferibles son los que contienen bífidobacterias.
  • Otors alimentos fermentados aportan probióticos a tu organismo. Por ejemplo las ciruelas umeboshi (son ciruelas japonesas encurtidas), el miso (se trata de semillas de soja fermentadas), el chucrut (es una col fermentada con sal típica de la comida alsaciana) y el kimchi (un fermentado de vegetales de origen coreano).
laurel. Plantas con doble beneficio

3 / 5 Plantas con doble beneficio

Las hierbas aromáticas con acción eupéptica favorecen y mejoran la digestión, al aumentar la producción de los jugos gástricos. Además, la mayoría de ellas tienen efecto carminativo, por lo que disminuyen la producción de gases y la hinchazón abdominal.

  • Algunas de las más útiles para aderezar los platos son: orégano, salvia, hinojo, anís estrellado, menta, estragón, laurel, etc.
  • Para que hagan su efecto, solo es necesario añadirlas en la preparación de los guisos de legumbres, estofados, salteados de verdura o postres.
canela. Especias que evitan la hinchazón

4 / 5 Especias que evitan la hinchazón

Toma cada día un poco de canela resulta una ayuda efectiva para frenar la formación de gases intestinales y así evitar la hinchazón abdominal.

  • Puedes añadirla a postres e incluso a platos salados o tomarla en forma de infusión. Para prepararla basta con añadir media cucharada de postre a una taza con agua a punto de hervir y dejar reposar 5 minutos.
jengibre. Raíz con efecto antiinflamatorio

5 / 5 Raíz con efecto antiinflamatorio

El jengibre estimula y mejora la digestión. Además, según un estudio en el European Journal of Gastroenterology and Hepatology, esta especia ayuda, de manera casi inmediata, a la expulsión de los gases intestinales.

  • Ralla un poco de la raíz sobre tus platos antes de servirlos (sin excederte) o hierve una porción y tómala después de comer.

Actualizado el

¿Por qué se generan los gases?

Sentirse hinchada como un globo es una sensación desagradable y muy incómoda. Suele deberse a la formación de gases intestinales (o flatulencias) que, además de la hinchazón abdominal, producen otras molestias, como dolor abdominal, malestar y ruidos de barriga.

Relacionado con este artículo

Incluso, si surgen después de cenar, también pueden afectar a la calidad del sueño siendo muy probable que pasemos una mala noche.

Los gases pueden provocar dolor y afectar al sueño

En muchos casos esta situación se produce como consecuencia de ciertos hábitos dietéticos, por lo que a menudo la clave para evitarlos o aliviarlos también se encuentra en la alimentación. Identifica todo lo que puede ayudarte a deshinchar más rápido tu abdomen.

¿Qué puede esconder esa hinchazón?

Cuando la formación de gases se convierte en una sensación habitual y nada parece "vencerla", conviene valorar qué hay tras ello.

Relacionado con este artículo

  • Síntoma de una alteración. Si la hinchazón abdominal es prácticamente constante, es recomendable consultar con un especialista para descartar que las molestias estén provocadas por una enfermedad (como el síndrome del intestino irritable o la dispepsia funcional).

Pueden ser síntoma del síndrome de colon irritable

  • Intolerancias que "hinchan". Los gases intestinales y la hinchazón abdominal, junto a otras molestias digestivas crónicas, pueden ser un síntoma de una intolerancia alimentaria como la enfermedad celiaca, la sensibilidad al gluten no celiaca, la intolerancia a la lactosa...