El truco de cocinero para que la tortilla de patatas quede igual de rica, pero que engorde 3 veces menos

¿Se puede bajar de peso sin renunciar a la tortilla de patata? Este truco cocinero te permitirá seguir disfrutando de tu plato favorito sin preocuparte por ganar peso.

Actualizado a
tortilla patata

Sobre si es mejor comerla con o sin cebolla, todos podríamos discutir durante varias horas. Pero, sin duda, habría unanimidad sobre un hecho indiscutible: la tortilla de patata es una de las recetas más esenciales de la cultura española. Por eso, cuando buscamos bajar de peso, cuesta tanto desprenderse de ella. 

Por suerte, no tienes que privarte de la deliciosa tortilla de patata si sabes hacerla bien. Existe un truco cocinero, más antiguo que el hambre, que puede ayudarte a seguir disfrutando de esta receta de una forma mucho más saludable. ¡Engorda 3 veces menos!

El truco de cocinero para una tortilla más saludable

En esencia, los ingredientes de la tortilla de patata no tienen nada de malo. Cebolla (al gusto), patata y huevo. Tres alimentos que pueden formar parte de cualquier tipo de dieta, incluso una de adelgazamiento, siempre con moderación y en las cantidades adecuadas. Lo único que puede molestarnos de esta receta es la fritura que aplicamos a las patatas. Por suerte, hay un remedio casero y muy antiguo que pone solución a este asunto.

  • Empieza por preparar tus patatas al vapor. Si no tienes una vaporera, no te preocupes. Hay soluciones muy eficaces, como los estuches de vapor de Lekúe. Con ella, puedes preparar tus patatas al vapor en unos 7 u 8 minutos al microondas. Todo lo que debes hacer es añadir la patata ya cortada en el estuche, con una cucharada de agua y una de aceite, y al microondas.
  • Mientras se cocinan las patatas, pon una sartén al fuego con una cucharada de aceite. Pica la cebolla, y a pocharla.
  • Cuando consigas el efecto deseado, retira la cebolla de la sartén, pero no tires el aceite. Añade las patatas al vapor en la sartén para sofreírlas y que cojan un poco más de sabor.
  • Luego prepara tu tortilla como siempre. En un bol, añade las patatas, la cebolla y el huevo. Mézclalo todo bien, y de nuevo a tu sartén de confianza.

Con este método, podrás preparar la tortilla de patata de toda la vida con mucho menos aceite, de forma que engorde hasta tres veces menos.

¿Por qué engorda menos esta tortilla?

Como has podido ver, esta receta solo cambia un punto de la tradicional. Evitamos freír la patata antes de empezar a cocinar la tortilla, y solo con este pequeño truco, se reduce considerablemente la cantidad de calorías que nos aporta el plato.

TORTILLA DE PATATAS

ISTOCK

Esto se debe a que el aceite es una fuente de energía concentrada. Contiene, aproximadamente, 9 calorías por gramo, lo que lo convierte en uno de los alimentos más densos en calorías de cuantos consumimos habitualmente.

A esto debemos sumarle los inconvenientes del proceso de fritura. Durante este tipo de cocción, los alimentos absorben gran parte del aceite, aumentando su contenido calórico y de grasas. Además, la alta temperatura del aceite provoca la deshidratación de la patata, concentrando aún más su contenido energético.

Al evitar la fritura, no solo reducimos considerablemente la cantidad de aceite que utilizamos en la elaboración, sino que evitamos que la patata absorba todas estas calorías adicionales, consiguiendo un plato con un índice de aporte energético mucho menor.

Para verlo más claro y con números, 150 gramos de patata cocida aportan alrededor de 130 calorías, mientras que la misma cantidad tras el proceso de fritura aumenta su aporte energético a 400 calorías.

Otros trucos para cocinar más saludable

Para terminar de dominar los trucos de la cocina saludable, hay otros trucos que puedes tener en cuentas. Estos te ayudan a controlar la cantidad de grasas y calorías que aportan tus recetas, de forma que te resulte más sencillo bajar de peso o controlarlo para mantener tu cuerpo sano.

  • Mejor al vapor o al horno. Como ya habrás podido adivinar, un buen truco que puedes aplicar generalmente a tus elaboraciones es evitar a toda costa el proceso de fritura. Si puedes cocinar al vapor o al horno, mejor que mejor.
  • Elige bien los aceites que utilizas. Sin duda, el aceite de oliva virgen extra es que nos ofrece grasas más saludables y mayores beneficios para la salud. Por tanto, siempre que puedas elegir entre este y otros tipos de aceite, no dudes en escogerlo.
  • Alternativas saludables. Muchos ingredientes ricos en grasas y calorías pueden sustituirse fácilmente por alternativas más saludables. Por ejemplo, puedes sustituir la crema agria por el yogur griego natural, la leche desnatada en lugar de la leche entera o un poco de miel en lugar de azúcar blanca en tus recetas.
  • Aprovechas las especias. Si sientes que a tus elaboraciones les falta sabor, no añadas más ingredientes a la mezcla. Apuesta por las especias. Sin aumentar el índice calórico de tus recetas, aportarán sabor y diversidad a las mismas.
  • Muchos vegetales. No hay nada de malo en comer, de vez en cuando, algunos alimentos ricos en calorías que te apetezcan y te gusten. Pero en esas ocasiones, asegúrate de acompañar el plato con muchos vegetales. Así te resultará más sencillo moderar el consumo de los alimentos más calóricos, gracias al efecto saciante que aportan las verduras y las hortalizas ricas en fibra.
  • Utiliza platos más pequeños. Puede parecer un detalle sin importancia, pero servir tu comida en platos más pequeños te ayudará a controlar mejor las cantidades que consumes, reduciendo la cantidad de calorías que consumen de forma diaria sin que te des cuenta.
Loading...