Qué es el VILPA: el desconocido y fácil ejercicio que no da pereza hacerlo y alarga la vida

Poner en práctica el método VILPA puede alagarte la vida y es muy fácil. Por eso hoy te contamos cuáles son sus claves y cómo puedes aplicarlo a tu día a día para beneficiarte de sus ventajas únicas.

Celia Perez León
Celia Pérez León

redactora especializada en estilo de vida y nutrición

Actualizado a

subir escaleras

El método VILPA consiste en introducir en la rutina diaria breves periodos de actividad física intensa y puede ayudarte a alargar tu vida. 

ISTOCK

Sacar tiempo para hacer ejercicio a diario no siempre es fácil. Por suerte, la ciencia también ha demostrado que pequeños cambios en la rutina diaria pueden marcar la diferencia, y en eso consiste la técnica VILPA. Es un método muy desconocido en España, pero sus beneficios ya han quedado demostrados por la ciencia. Puede alagarte la vida, mejorar tu forma física e incluso ayudarte a bajar de peso sin que te des cuenta, dado que consiste en cambiar pequeñas rutinas del día a día. No requiere de mucho tiempo y no da nada de pereza hacerlo. ¿Quieres saber más al respecto?

¿Qué es el método VILPA y cómo implementarlo en el día a día?

Aunque pueda sonarte como algo excesivamente técnico, en realidad VILPA son las siglas de Vigorous intermittent lifestyle physical activity. Es decir, “actividad física vigorosa e intermitente en el estilo de vida”. O más sencillo, incorporar breves periodos de movimiento físico intenso en el día a día.

Este método ha surgido a partir de un estudio realizado en la Universidad de Sydney, cuyo principal autor es Emmanuel Stamatakis, que ha concluido que quienes implementan este cambio en su rutina diaria pueden alargar su vida, disminuyendo en un 40% el riesgo de morir de cáncer y en un 50% el riesgo de morir por enfermedades cardiacas. Y para conseguir todos estos beneficios, bastan tres sesiones de VILPA al día. La clave reside en que el ejercicio sea potente, intermitente, repetido y regular.  

Consejos para poner en práctica el método VILPA

Para poner en marcha el VILPA y cumplir con estas tres sesiones diaria que, como dice el propio estudio, deben ser breves y repetidas en el tiempo, basta con poner en marcha algunos pequeños cambios en la rutina diaria. Estos son algunos ejemplos que puedes poner en práctica:

  • Camina o monta en bicicleta en lugar de coger el coche. Si está en tu mano, elige caminar o ir en bici en lugar de coger el coche o usar el transporte público. Debes hacerlo a un ritmo rápido, como si tuvieras prisa, para conseguir que el ejercicio sea intenso durante el tiempo que dure.
  • Sube las escaleras en lugar de usar el ascensor. Elige subir por las escaleras siempre que puedas. Al principio puede darte pereza, pero es una buena forma de incluir una sesión de VILPA en tu día a día de alte intensidad.
  • Haz pausas activas durante el trabajo. Si trabajas sentada durante largos periodos de tiempo, programa pausas activas cada hora. En casa una, dedica unos minutos a hacer estiramientos, sube o baja alguna escalera o da un paseo rápido por la oficina. Así romperás el sedentarismo y pondrás a funcionar todos los músculos de tu cuerpo.

Beneficios del VILPA para la salud

El cuerpo humano no está diseñado para estar ocho horas sentado frente al ordenador, eso está claro. Por eso no es de extrañar que el VILPA sea una técnica deportiva tan eficaz. Consiste, al fin y al cabo, en mantener nuestro cuerpo en movimiento tanto tiempo como sea posible a lo largo del día, intercalando periodos de reposo con periodos de alta intensidad física.

Gracias a este enfoque tan particular que ofrece el VILPA, no solo logra alargarnos la vida como demostraba el estudio previamente citado, sino que además consigue ofrecernos beneficios muy variados, como los que analizamos a continuación.

Cuida de la salud cardiovascular

El tipo de ejercicios que propone el VILPA, como correr o hacer movimientos de alta intensidad en periodos breves e interrumpidos, ejerce una demanda significativa sobre el sistema cardiovascular. Esto hace que el corazón se fortalezca, mejorando su capacidad y aumentando la eficiencia del sistema circulatorio.

Como resultado, el VILPA supone una reducción considerable del riesgo de padecer enfermedades cardiacas, accidentes cardiovasculares y otras afecciones del corazón.

Ayuda a perder y controlar el peso

Los periodos de ejercicio intenso e intermitente que propone este método, combinados con una dieta saludable, pueden aumentar en gran medida el gasto calórico diario, promoviendo así la pérdida de peso.

Además, este tipo de ejercicios son positivos para el funcionamiento del metabolismo. Esto puede hacer que nuestro cuerpo siga quemando calorías incluso tras haber terminado la actividad.

Su impacto sobre el metabolismo se debe a que este tipo de ejercicios intercalados con el reposo pueden mejorar la sensibilidad a la insulina, lo cual ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. Así, se reduce también el riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo dos.

Aumenta la fuerza y la resistencia

En el VILPA pueden incluirse todo tipo de ejercicios, como levantamientos de pesa, ejercicios de fuerza o técnicas aeróbicas. Todo esto, a la larga, contribuye a desarrollar la masa muscular, fortaleciéndola.

Esto no solo nos permite mejorar considerablemente la fuerza física, sino que también aumenta la resistencia, favoreciendo nuestra capacidad de realizar actividades físicas durante periodos de tiempo más prolongados sin fatigarnos. Además, cuanta más masa muscular desarrollemos, más fácil nos resultará controlar el peso, dado que estos tejidos consumen más calorías que otros incluso en reposo.

Mejora la salud mental

Está demostrado que hacer ejercicio físico de forma regular, incluso en periodos breves, es beneficioso para la salud mental. Esto se debe a que los movimientos intensos y exigentes, como los que propone el VILPA, desencadenan la liberación de endorfinas, unos neurotransmisores que regulan el estado de ánimo y actúan como calmantes naturales.

Aumenta la energía y la vitalidad

El ejercicio físico habitual y espaciado, como el que hacemos con el VILPA, puede ayudarnos a conciliar mejor el sueño por las noches y mejora considerablemente su calidad. De esta forma, conseguiremos descansar bien y recuperaremos la vitalidad perdida por culpa de un estilo de vida sedentario.

Además, este tipo de ejercicios pueden mejorar la concentración y la productividad, lo que contribuye a una mejor calidad de vida en general.