1 / 9 Chocolate

El chocolate contiene cierta cantidad de cafeína y este componente no es bueno para personas con problemas de tensión.

  • Pero el chocolate es un alimento con muchas vertientes: los flavonoides del cacao es cierto que pueden tener efectos beneficiosos sobre el corazón según muchos estudios, pero por otro lado, si es un chocolate con poca cantidad de cacao, contienen más cantidad de azúcar y eso ya no es tan bueno para la salud.
  • Así que siempre es preferible que el chocolate que elijas contenga un 70% de cacao o más, ya que tiene bajo contenido en grasa y azúcar.
  • Además, una onza (un cuadradito) no tiene porque ser peligroso pero procura no abusar de este rico capricho.

2 / 9 Carnes rojas

No es que debas eliminar la carne roja de tu dieta diaria, ya que tiene otras virtudes nutricionales, como su alto aporte en hierro. Ahora bien, el problema es su contenido en grasas saturadas.

  • Estas sustancias contribuyen a la presión arterial alta y afecta negativamente a la formación de plaquetas y la coagulación de la sangre. El pollo y el pescado son buenas alternativas.

3 / 9 Ramen

El ramen es un plato típico japonés que resuelve una comida en pocos minutos. Sin embargo, en su elaboración se incluye salsa de soja y glutamato monosódico, lo que se traduce en que en cada ración podemos encontrar cerca de 1 g de sodio.

  • También los fideos pre-empaquetados o los tallarines pueden subir la tensión. Un paquete de fideos de ramen contiene 986 mg de sodio.

4 / 9 Bebidas azucaradas

Los resultados de un estudio realizado por investigadores en el Reino Unido y Estados Unidos, y que que apareció publicado en la revista científica Hypertension, sugieren que la presión arterial sube gradualmente por cada lata adicional de bebida azucarada consumida al día.

  • Aunque el mecanismo exacto que hay detrás de esta relación aún se desconoce con exactitud, los científicos creen que demasiado azúcar en la sangre altera el tono de los vasos sanguíneos y los niveles de sal en el cuerpo.

5 / 9 Mostaza

Aunque no es una salsa muy calórica, sí es una de las más ricas en sodio. Su contenido en este mineral supera los 2 g cada 100 g.

  • Puedes diluirla o bien preparar tu propia salsa casera moliendo semillas de mostaza y sin añadir sal en su elaboración.

6 / 9 Regaliz

En pequeñas dosis no es un problema. Sin embargo, su consumo regular no está exento de contraindicaciones. Si padecemos hipertensión, el exceso de regaliz puede causar retención de sodio y la pérdida de potasio, agravando la patología.

  • En el caso de los dulces, si la concentración de regaliz es superior o igual a 4 g por kg, deberá constar el mensaje: "Contiene regaliz: las personas que padezcan hipertensión deberían evitar un consumo excesivo".

7 / 9 Patatas

Si eres hipertenso no te conviene abusar de este tubérculo en tus guarniciones. Según un estudio publicado en la revista médica British Medical Journal, comer cuatro raciones o más de patatas asadas puede aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión.

  • El problema está sobre todo en abusar de las patatas fritas, por el exceso de aceite que implica esta preparación.
  • Por otro lado es cierto que la patata contiene potasio y magnesio, dos minerales que si ayudan a controlar la tensión si se incluyen en la dieta de forma equilibrada.

8 / 9 Bebidas alcohólicas

Vino, cerveza, licores... cualquier tipo de bebida alcohólica estimula el sistema nervioso simpático y la frecuencia cardíaca, lo que hace subir la tensión arterial. Así lo revela una investigación publicada en la la revista Plos Medicine.

  • Está demostrado que más de dos copas al día se asocian con la hipertensión. Sin embargo, recientemente se llega a afirmar que incluso ingestas menores podrían tener un efecto perjudicial.

9 / 9 Bebidas con gas

Las bebidas carbonatadas suben la presión arterial debido su contenido en sodio. Ahora bien, no todas las bebidas con gas perjudican la salud de nuestro corazón. 

  • La excepción a esta regla la tenemos en el agua mineral con gas, ya que esta bebida protege contra la hipertensión arterial.
  • Un estudio realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas demostró que la ingesta de agua mineral con gas reduce las concentraciones de aldosterona, una hormona que incrementa la presión sanguínea. 

Actualizado a

Cuida toda tu alimentación

Unos 14 millones de españoles sufren hipertensión y unos 4 millones estarían sin diagnosticar, según la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA).

Si ya es un problema la primera cifra, no lo es menos la segunda, ya que si no somos conscientes de que tenemos la tensión por encima de los valores recomendados, difícilmente podremos ponerle remedio.

Ahora bien, una vez detectado el problema, se trata de atajarlo y para ello, sabemos que una dieta baja en sal y la práctica regular de ejercicio moderado pueden ayudar a recuperar unos registros saludables.

  • En cuanto a la dieta, es importante señalar no consiste solo de no echar sal en la ensalada o de sustituirla por hierbas aromáticas en nuestras recetas, que también, se trata de evitar o reducir muchos otros alimentos que por su contenido en determinadas sustancias, no solo el sodio, se configuran como un enemigo "oculto" para la salud cardiovascular.
  • En la galería que acabas de ver hemos recogido 9 alimentos que suben la tensión y que prueban que la culpa no es siempre de la sal.

MEJOR AL VAPOR O AL HORNO

Además de los ingredientes que escojamos, la forma de cocinar puede hacer que el plato que estemos preparando nos suba la tensión arterial o que, por el contrario, resulte de lo más saludable.

  • La técnica culinaria que debemos evitar por muchas razones es la fritura, ya que favorece el sobrepeso y las patologías cardiovasculares, entre ellas la hipertensión.

Esto se debe a que cuando freímos un alimento, el resultado final siempre posee mayor contenido graso que el alimento del que parte, ya que la fritura consiste en la inmersión completa de un alimento en un medio lipídico caliente (grasa o aceite).

  • Por este motivo, son preferibles las preparaciones al vapor, al horno o cocidas.

Tags relacionados